Público
Público

Verdú asegura que avisó a Rato de que las 'tarjetas black' eran “una mala práctica”

El exconsejero delegado de Bankia dice que no llegó a abrir el sobre en el que venía su tarjeta opaca y que en sus 30 años en banca “no había visto nada así”

Publicidad
Media: 4.80
Votos: 5

Francisco Verdú, exconsejero delegado de Bankia, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE/J. J. Guillén

MADRID.- El que fuera consejero delegado de Bankia nombrado por Rato entre 2011 y 2012 ha asegurado este viernes ante el juez Andreu en la Audiencia Nacional que advirtió a Rodrigo Rato de que la utilización de las 'tarjetas black' era “una mala práctica bancaria”.

Verdú ha sido citado como testigo y es uno de los pocos consejeros que no llegó a usar el plástico opaco. De hecho, según ha asegurado, no llegó a abrir el sobre que le entregaron y que contenía el PIN de la tarjeta.

El exconsejero también ha asegurado que en sus 30 años en la banca "nunca había visto nada así", en referencia a la utilización de las tarjetas opacas por parte de la cúpula del banco.

El expresidente de la entidad, Jaime Terceiro, que también ha acudido hoy a declarar como testigo, ha reconocido que antes de su entrada como presidente no existían las tarjetas visa para los consejeros. Fue presidente de la caja entre 1988 y 1996.

Francisco Verdú, que fue consejero delegado de la entidad nombrado por el propio Rodrigo Rato, ha sido el más tajante de los testigos que han declarado hoy ante el juez Andreu. No ha tenido reparo en asegurar que Rodrigo Rato "miente" al decir que no habló con él para entregarle la tarjeta opaca, según han asegurado a Público fuentes presentes en la declaración.

"La tarjeta me la entrega el propio Rato", asegura, "y me dice que tiene un límite de 75.000 euros anuales que puedo gastar en lo que quiera". Verdú asegura que ese mismo momento decide rechazar la tarjeta y no llega ni siquiera a abrir el sobre en el que se encuentra junto con el contrato y la documentación.

A Rato le dice en ese momento que no la puede aceptar y que esa tarjeta es "una mala práctica". Rato le informa en ese momento de que la tarjeta la tendrán cuatro personas, incluidos ellos dos, en esas mismas condiciones.

A la pregunta de por qué no usó la tarjeta, Verdú ha sido claro: "no estaba en mi contrato y por oficio bancario no podía aceptarla". Ha contestado que tiene "30 años de experiencia en banca" y "sabe" que no se puede usar una tarjeta de esas características sin justificar ningún gasto.

Sobre de dónde se tenía que deducir el gasto de la tarjeta, Verdú ha asegurado que "de haberla aceptado", entiende que se tendría que haber reducido ese gasto del límite de 600.000 euros de su salario, lo que en la práctica no se hizo con los demás consejeros que sí usaron la tarjeta.

La implantación de las tarjetas


Jaime Terceiro, expresidente de Caja Madrid, que ha insistido en la "gestión austera" llevada a cabo por su presidencia en la caja, ha reconocido que en 1988 se acuerda establecer un sistema para "compensar gastos en el ejercicio de su función [de los consejeros]" y es el momento en el que se decide implantar una tarjeta visa.

"Cada usuario tenía una tarjeta, nunca jamás hubo más, con un límite mensual de 600 euros", ha asegurado ante el juez Andreu, según ha podido conocer Público de fuentes presentes en la declaración. Aun así, Terceiro ha asegurado que el gasto medio mensual "no superaba los 250 o 300 euros", por lo que nunca hizo falta cambiar ese límite de 600 euros mensuales.

Estas tarjetas, siempre según Terceiro, no tenían PIN y no permitían obtener dinero en metálico. Además de esta tarjeta, el único dinero que recibían los consejeros era en forma de dietas, que por sus restricciones "suponían unos 1.800 euros al año por consejero".

Terceiro ha asegurado que el control de los gastos de las tarjetas "era muy estricto", aportando "recibos y justificantes" de todos los gastos. El secretario general Ángel Montero se encargaba personalmente de fiscalizar estos gastos, según Terceiro, y además todo estaba supervisado por una auditoría interna.

Este viernes también han declarado Iñaki Azaola, director de la auditoría interna de Bankia, y dos consejeros que no llegaron a usar las tarjetas opacas, Iñigo Aldaz y Esteban Tejera.

Azaola ha revelado que la investigación interna se inicia en enero de 2014 a raíz de tres documentos con gastos de las tarjetas pertenecientes a consejeros de la entidad.

Tanto Aldaz como Tejera han asegurado que nunca tuvieron tarjeta 'black'; sólo tuvieron, han asegurado, tarjetas para gastos de representación, los cuales justificaban con recibos y nunca fueron reprochados por nadie.

ue

Más noticias en Política y Sociedad