Público
Público

Víctimas de Billy el Niño denuncian ante la Eurocámara la impunidad de los crímenes franquistas

Las víctimas de la violencia policial durante el franquismo reclaman la justicia que España no les ha dado ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, al entender que la ausencia de reparación y justicia contraviene el derecho europeo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Los eurodiputados españoles que forman el llamado grupo de Memoria Histórica (IU, Podemos, ERC, PNV, BNG, ICV, PSOE y PDeCAT), junto a tres víctimas de tortura, donde han registrado una petición en la que se denuncia la impunidad en España del inspector de la Brigada Político Social Juan Antonio González Pacheco, conocido como Billy el Niño. EFE/José Villalgordo

“Europa nos lo debe; muchos españoles dieron la vida por la lucha antifascista en Europa,” sentencia Rosa María García que, como otras víctimas de Billy el Niño ha pedido ante el Parlamento Europeo la justicia que España niega a las víctimas del franquismo.

Centenares de personas sufrieron las torturas de Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño durante la década de los 70, cuando éste trabajaba como inspector de la Brigada de Investigación Social. Sus actos, durante y tras la dictadura franquista, quedaron impunes. Este martes sus víctimas lo han denunciado ante el Parlamento Europeo.

“¿Por qué ha costado tanto contar las torturas?” se pregunta García. “Nos callamos por pudor. Me parecía una cosa casi sin importancia en comparación con lo que había pasado anteriormente. Habíamos sobrevivido. Es el pudor del superviviente,” reflexiona. Y el temor, también el temor, dice “es una arma muy poderosa y duradera”. Y el silencio, asevera, “ayuda a parar esta onda expansiva”.

La Asociación La Comuna Presxs del Franquismo ha querido romper ese silencio también en Europa y ha presentado una petición en el Comité de la Eurocámara al entender que España, al no proveer con verdad, reparación y justicia a las víctimas de la dictadura, viola la legislación europea.

Los peticionarios describen las atrocidades cometidas por Billy el Niño, y las violaciones sistemáticas de los derechos humanos cometidas durante la dictadura de Franco, que han quedado sin castigo. Pero no solo. Denuncian además que los torturadores no solo no pagaron por sus crímenes sino que han sido, como en el caso de González Pacheco, premiados.

Billy el Niño ha recibido hasta cuatro distinciones entre 1972 y 1982 y a día de hoy continúa siendo invitado, como el pasado 4 de octubre, a actos oficiales de la Policía, cuando participó en la celebración Patrón de la Policía en la comisaría del distrito de Ciudad Lineal, en Madrid.

La petición relata las hasta nueve querellas criminales por torturas presentadas contra González Pacheco en España, que han caído en saco roto al haber prescrito los crímenes. También expone la causa abierta en Argentina por crímenes contra la humanidad cometidos durante la dictadura franquista, en la que está imputado Billy el Niño.

Los peticionarios entienden que la argumentación basada en la prescripción de los delitos “contraviene frontalmente la normativa comunitaria, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Penal Internacional”.

El ‘Informe Nagy’

Los peticionarios sientan las bases de su reclamación en las demandas de la propia Eurocámara en materia de Memoria Histórica.

En diciembre de 2016, el Parlamento aprobó el conocido como Informe Nagy que describe la situación de los derechos fundamentales en la UE. El informe reclamaba la colaboración de los Estados miembros con las investigaciones destinadas a esclarecer la responsabilidad “y a procurar verdad, justicia y reparación a las víctimas de crímenes de lesa humanidad cometidos en la Unión por regímenes totalitarios”.

El contenido del informe no es vinculante pero reclamaba además a la Comisión Europea que pusiera en marcha una evaluación de la situación de estos procesos en los Estados miembros, “con vistas a promover la Memoria Democrática.” El incumplimiento de las recomendaciones internacionales en esta materia, alertaba el informe, “vulnera principios básicos del Estado de derecho”.

Pero los denunciantes van más allá y alegan que el trato judicial del caso en España vulnera su derecho a derecho a la tutela judicial efectiva, recogido en la Carta Europea de Derechos Fundamentales; y constituyen una “trivialización de los crímenes de genocidio, contra la humanidad o de guerra”.

Entienden además los peticionarios que el trato a las víctimas del franquismo vulneran la legislación europea en materia de apoyo y protección de las víctimas de delitos.

La abogada Begoña Lalana ha explicado que el objetivo es solicitar una investigación, se considere violación del derecho comunitario y se dé la palabra a las víctimas.

Los peticionarios han estado acompañados por los miembros del Grupo de Memoria Histórica en el Parlamento Europeo, del que forman parte Podemos, Izquierda Unida, el PNV, Esquerra Republican de Catalunya, PSOE, PdCat, BNG.

El Eurodiputado de Podemos y portavoz en el Parlamento Miguel Urban ha denunciado “impunidad heredada” del franquismo. “La democracia española no puede tener tal nombre hasta que no se acabe eso,” ha asegurado. Urban ha señalado que tanto el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, como el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, han rehusado reunirse con las víctimas.

La Comisión de Peticiones deberá examinar ahora la cuestión pero no es la primera vez que este organismo del Parlamento Europeo aborda la cuestión de la memoria histórica en España. En julio de este mismo año, una asociación de víctimas de la matanza del 3 de marzo en Vitoria compareció ante la Comisión, que anunció que remitiría un escrito al ministerio de Justicia y solicitaría al ejecutivo europeo un estudio sobre la memoria en el Estado español.