Público
Público
FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO

Villarejo, el 'procés', el rey emérito y su propio nombramiento: los frentes de Dolores Delgado tras un año en la Fiscalía

La fiscal general del Estado cumple un año al frente de la institución rodeada de polémicas por sus amistades y reuniones con empresarios; sus vínculos con el excomisario Villarejo; los clientes de su pareja, Baltasar Garzón; la falta de resultados en la investigación sobre los negocios del emérito; y su pasado como ministra socialista.

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, durante su comparecencia en la Comisión de Justicia del Congreso. EFE/Zipi
La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, durante su comparecencia en la Comisión de Justicia del Congreso. Zipi / EFE

La comparecencia este martes de la fiscal general del Estado en la comisión de Justicia del Congreso de los Diputados se ha convertido en una especie de moción de censura contra Dolores Delgado, en el primer aniversario de su mandato. Los portavoces de los grupos parlamentarios han arremetido, salvo los del PSOE y Unidas Podemos, contra su gestión por su "connivencia" con el Gobierno. Delgado, que ha acudido al Congreso para dar cuenta de las memorias fiscales de 2018 y 2019, ha resultado interpelada sobre las cuestiones más polémicas que rodean en estos momentos a la vida judicial española: desde la supuesta investigación de la Fiscalía sobre el rey emérito, las grabaciones del exagente del CESID Juan Alberto Perote respecto al asesinato del joven Mikel Zabalza, hasta las querellas contra el Gobierno por la gestión de la covid, los delitos relacionados con la libertad de expresión y la presencia de neonazis en el Ejército español, como acaba de desvelar Público

Pero Dolores Delgado, que tomó posesión de su cargo el 26 de febrero de 2020,  apenas ha dedicado unos minutos a responder las extensas cuestiones planteadas por los diez portavoces de Justicia. Ha abandonado la Comisión de Justicia visiblemente disgustada. "¿Somos todos iguales ante la Fiscalía? --le ha preguntado Jaume Alonso-Cuevilla, de Junts per Catalunya--¿Por qué no está investigando la Fiscalía al rey emérito o la manifestación antisemita en Madrid? Gracias a usted habrá cada vez más republicanos en España".

La mayoría de las críticas a la fiscal general del Estado han versado sobre su pasado como ministra de Justicia socialista (junio de 2018-enero de 2020) y aunque Delgado ha repetido dos veces que lleva en la Fiscalía 31 años, ese pasado político parece que pesa en un cargo tan señalado. "Es una anomalía democrática inaceptable. La norma de que no haya contaminación política parece que afecta a todos los fiscales menos a quien dirige la Fiscalía", ha reprochado Edmundo Bal, de Ciudadanos. El portavoz del Partido Popular, Luis Santamaría, la ha acusado directamente de "evitar que se pudieran presentar querellas contra el Gobierno por la gestión de la pandemia", pese a que Delgado ha afirmado que la Fiscalía "ha estado desde el primer momento al lado de las familias y monitorizando la situación en las residencias". En la actualidad solo hay 27 denuncias interpuestas por el Ministerio Público ante la muerte de ancianos en esos centros durante la primera ola de la pandemia, según ha afirmado Delgado.

Los hipotéticos indultos a los políticos condenados por el 'procés', la retirada del fiscal Stampa de la Fiscalía Anticorrupción, los homenajes a los miembros de ETA, las once condenas del Tribunal Europeo de Derechos Humanos a España por no investigar torturas por parte de las Fuerzas de Seguridad y la relación de Dolores Delgado con el excomisario Villarejo han sido los temas más controvertidos escuchados este martes en la Comisión de Justicia, en un rosario de polémicas o frentes abiertos contra la fiscal general . Pero ella, antes de abandonar la comisión, ha indicado que el Ministerio Público tiene recursos "para que no se pueda influir en él. Estamos ante un Estado de Derecho". 

Uno de los más graves frentes que tiene abierto Dolores Delgado es precisamente judicial: los recursos que presentaron PP y Vox contra su nombramiento como fiscal general del Estado por su adscripción ideológica al PSOE. Los 52 diputados del partido ultra denunciaron que la exministra de Justicia no cumplía dos de los tres requisitos de obligado cumplimiento para el acceso a la Fiscalía General del Estado: "Ni es una jurista de reconocido prestigio ni reúne el requisito de imparcialidad", consta en su denuncia. Aunque la Abogacía del Estado pidió archivarlos, el Tribunal Supremo sigue adelante con la tramitación.

Dolores Delgado fue tres veces reprobada como ministra de Justicia y su trayectoria como fiscal general de Estado no deja de ser igual de polémica. Dirige la acción de la Fiscalía, ejerciendo de acusación pública en todas las causas penales, pero el reguero de indicios sobre cómo se mezclan sus relaciones personales con el exjuez Baltasar Garzón -- actual pareja de la fiscal--, y con el comisario José Manuel Villarejo ponen en duda su parcialidad, para diferentes fuentes del mundo judicial consultadas por Público.

Sus vínculos con Villarejo

En la causa Tándem o macrocausa 'Villarejo', el despacho del que es administrador único su compañero, Baltasar Garzón, llamado Illocad, defiende a la mayoría de los comisarios acusados: Carlos Salamanca, Enrique García Castaño y el exnúmero dos de la Policía, Eugenio Pino. Para que ganen los clientes de Illocad es fundamental la postura que adopte la Fiscalía al acusar, teniendo en cuenta que el Ministerio Público se rige por un sistema jerárquico.  Por ejemplo, ya ha quedado demostrado que demostrado en la pieza 'Dina' de esta misma causa obligó a que el último interrogatorio lo realizara el propio fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, y nopermitió que lo hiciera el fiscal Stampa, encargado del caso, que fue expulsado por falta de imparcialidad al tener una supuesta relación con la abogada de la acusación popular de Podemos, sin que esta relación se haya podido demostrar cierta.

Pero ahondando en la causa Tándem, tanto Baltasar Garzón como Dolores Delgado aparecen reseñados en conversaciones y en las agendas del comisario Villarejo, a las que ha tenido acceso Público, e incluso la Fiscalía Anticorrupción tuvo que emitir un comunicado diciendo que no pensaba pedir la imputación de la entonces ministra de Justicia, en la pieza conocida como 'PIT' y que investiga la intermediación a favor de los hermanos Ángel y Álvaro Pérez Maura, administradores de uno de los grupos marítimos más importantes de España y a quienes se les pedía la extradición desde Guatemala por un procedimiento de corrupción.   

Las últimas anotaciones de Villarejo: atacar al fiscal Grinda

En las últimas anotaciones de la agenda de Villarejo, a las que ha accedido este diario, aparecen reseñadas unas comidas del excomisario junto con otro juez también de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, y también comidas con la pareja Garzón-Delgado  y otro policía. En ese momento, en 2017, Baltasar Garzón estaba dedicado a su trabajo en el despacho Illocad, por eso no se entiende bien que la red de Villarejo se dedique a facilitarle información al comisario ahora en prisión en contra de un fiscal ejerciente, compañero de carrera de Dolores Delgado y a quien en la actualidad debería proteger: el fiscal anticorrupción José Grinda.

El motivo de esta persecución es que el fiscal Grinda se ha topado en algunas investigaciones con la Banca Privada de Andorra de la que eran dueños los hermanos Cierco, exchavistas relacionados con la petrolera venezolana PDVSA o con otros clientes vinculados con el despacho Illocad de Baltasar Garzón.
La relación con los Cierco salpica tanto a Baltasar Garzón como a Dolores Delgado. En 2009, el abogado José María Fuster-Fabra, letrado de los hermanos Cierco, invitó a dar una charla sobre blanqueo de capitales en la Banca Privada de Andorra a tres personajes relevantes de la Audiencia Nacional: el fiscal  Javier Zaragoza; y sus colegas, el presidente de la Sala de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez, y el entonces titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Baltasar Garzón. Los gastos corrían a cargo de Banca Privada, de la que era abogado Fuster-Fabra por su amistad con los propietarios, Higini y Ramón Cierco.

Dolores Delgado y Baltasar Garzón, en 2010, durante los cursos que impartió el entonces juez en la Banca Privada de Andorra, organIzados por el abogado José María Fuster Fabra, en el centro, letrado de los hermanos Cierco.-PÚBLICO

Los tres funcionarios de Justicia han confirmado a este medio que la Banca Privada Andorrana cubrió al menos una noche de hotel y una cena, pero no recuerdan si cobraron por el evento. Al año siguiente, también asistió la actual fiscal general del Estado y por entonces fiscal, Dolores Delgado, entre otros destacados miembros del mundo judicial, que han vuelto a confirmar que los gastos fueron pagados por el banco.

'Tándem', una pieza delicada para la Fiscalía

Esta relación entre el mando máximo de la Fiscalía y el dueño del despacho que lleva la defensa de los imputados en 'Tándem', así como de algunas personas señaladas en las agendas del comisario Villarejo, está creando gran malestar entre las acusaciones populares y compañeros de la Fiscalía Anticorrupción. Si la causa 'Tándem' llevó a Villarejo a la cárcel el 3 de noviembre de 2017 por delitos tan graves como organización criminal y blanqueo de capitales, este martes la Audiencia Nacional rechazaba el recurso sobre la puesta en libertad provisional de Villarejo en tres de las 31 piezas de dicha causa debido a que la Fiscalía ya no le acusa de esos dos graves delitos.

La comida con Florentino

La última situación comprometida en la que se ha visto envuelta Dolores Delgado ha sido a propósito de la comida con su "amigo" el empresario Florentino Pérez, el director de La Sexta Antonio García Ferreras y su pareja, Baltasar Garzón, según ella misma explicó a Carlos Alsina en Onda Cero.
Como desveló este diario, la empresa Clece Mayores filial de ACS no está en ninguna de las denuncias interpuestas por la Fiscalía por las muertes en las residencias de ancianos en la primera ola de la pandemia, mientras que la asociación Marea de Residencias tiene al menos dos familias que formularán acusación contra esa empresa. Según Marea de Residencias, que está ejerciendo la acusación popular en la primera gran querella interpuesta por los familiares, "por ahora el papel de la Fiscalía está siendo cien por ciento activo para solicitar el archivo de las causas, porque considera que no son punibles los hechos".

Más noticias de Política y Sociedad