Público
Público

Violencia machista El Congreso cierra filas frente al negacionismo de Vox sobre la violencia de género

El discurso de la formación de ultraderecha en una propuesta que animaba a combatir el negacionismo acerca de la violencia de género en la Cámara enciende las alarmas del resto de grupos, que dejan solo a Vox y advierten sobre el "retroceso social" que provocan sus dicursos.

Diputados de Vox en el Congreso
La secretaria general del Grupo Vox, Macarena Olona, este martes tras su intervención en el Congreso / EFE

El PSOE ha querido pulsar este martes en el Congreso la presencia institucional del discurso que niega la existencia de la violencia de género, y se lo ha encontrado de cara y más exaltado que nunca. Todos los grupos de la Cámara han cerrado filas frente al discurso de Vox en una proposición no de ley que busca instar al Gobierno "para combatir el negacionismo de la violencia de género".

Aunque la propuesta se vota el miércoles, todos los partidos, salvo Vox han manifestado ya que votarán a favor de la propuesta de los socialistas, si bien algunos grupos han querido, sin suerte, introducir algunas enmiendas en su contenido. El discurso de Vox ante la PNL ha dado lugar a un enardecido debate que ha arrancado a raíz de la intervención de la secretaria general del grupo de ultraderecha, Macarena Olona.

Antes de la diputada de Vox, ha presentado la PNL la parlamentaria socialista Laura Berja, una iniciativa "en defensa propia y en defensa colectiva": "Negar la violencia de género pone en riesgo la seguridad, la libertad y la vida de las mujeres", ha arrancado, recordando que desde 2003 han sido asesinadas 1.054 mujeres, 21 este año, "en una viole niños y a las niñas asesinados por criminales machistas que quisieron provoncia que también alcanza a loscar el mayor de los daños que se le puede hacer a una madre".

"No caben discursos a medias ni dudas, solo cabe su rechazo", ha añadido la diputada socialista sobre la violencia machista. Berja ha alertado sobre aquellos discursos "negacionistas" que ponen en duda la existencia de este tipo de violencia "específica contra las mujeres, y que se da por el hecho de ser mujeres"; y ha zanjado: "Debemos bloquear el discurso negacionista en defensa de las demás, en defensa propia y en defensa de la mitad de la población que somos las mujeres".

"¿Creían que íbamos a estar acomplejados, que iban a arrinconarnos? Eso es lo que lleva haciendo la derecha en estos últimos 20 años, estar acomplejada. Como mujer, madre y política afirmo que la violencia no tiene género. No aceptamos sus leyes ideológicas y totalitarias. La ley de 2004 (contra la violencia de género) es 'hembrismo', odio patológico hacia el varón. Aquí estamos 52 valientes para decirles que la violencia no tiene género", ha respondido una agitada Olona en una intervención que ha sido calificada por el diputado del PNV Andoni Agirretxea como "propia de una telenovela".

Olona ha negado en varias ocasiones la existencia de una violencia específica contra las mujeres y, siguiendo la línea argumental que mantiene Vox respecto a esta cuestión, se ha referido de forma indirecta a la existencia de una "violencia intrafamiliar": "¿Saben cuántos niños, abuelos, hermanos y parejas de homosexuales han sido asesinados desde 2003? Yo tampoco lo sé, porque no tenemos cifras".

El discurso de la diputada de Vox ha sido rechazado por el resto de la Cámara, y varias portavoces de los grupos han alertado de sus consecuencias y han instado al resto de partidos a blindar los derechos de las mujeres y los consensos alcanzados en materia de violencia machista. "La violencia de género es un problema social y nos interpela a todos. Son datos, no es ideología. La violencia no tiene ideología, pero sí que tiene género", ha afirmado la diputada del PP Margarita Prohens.

El riesgo de "desandar lo andado"

La diputada conservadora se ha referido a la intervención de Olona: "Los que suban a arremeter contra mi grupo parlamentario, que reflexionen sobre si su intervención va a generar alguna acción positiva más allá de arañar algún voto. Este grupo está orgulloso de la lucha desarrollada contra la violencia de género".

"Sería un retroceso social negar esta realidad. Tenemos que mostrar consenso, unidad y el apoyo y el trabajo contra esta lacra. Negar que existe esta violencia es el primer paso para que se deje de luchar contra ella, y no lo vamos a permitir", ha defendido la diputada de Ciudadanos Sara Giménez. La parlamentaria ha instado al resto de grupos a "no quedarse en el discurso" y "poner en marcha" el Pacto de Estado Contra la Violencia de Género alcanzado en 2017.

"Tenemos a los negacionistas del holocausto, a los terraplanistas, a los negacionistas del cambio climático y ahora también tenemos a los de la violencia de género", ha dicho la portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua. "Estas actitudes nos llevan a un punto crítico en el que las mujeres víctimas no solo tienen que enfrentarse a su agresor o a un sistema judicial, sino también a esta gente que les dice que lo que sufren es una invención, o, como mucho, una interpretación incorrecta de la realidad".

"La ultraderecha pretende levantar debates sobre derechos conquistados que costaron mucho conseguir. Si no ponemos pie en pared, desandaremos todo lo avanzado, y esa derecha impresentable habrá conseguido su propósito, invisibilizar la violencia de género", ha zanjado Aizpurua.

Mar García Puig (Unidas Podemos): "Quien niega la violencia, vuelve a asesinarlas, vuelve a golpearlas, es cómplice de la violencia futura"

Una de las diputadas que ha querido mostrar ese encendido de las alarmas de forma más directa ha sido la parlamentaria de Más País Inés Sabanés: "Por primera vez la extrema derecha en esta Cámara se permite tener un discurso negacionista. No podemos consentir que se articule el odio ante nuestros derechos. Señoras diputadas no negacionistas, hablemos y defendamos nuestros derechos".

Una de las parlamentarias más duras ha sido Pilar Vallugera, de ERC: "No estaba preparada para estas barbaridades. Esto es insoportable. Ustedes no dan una opinión, ustedes han traído a esta Cámara el fascismo". La diputada catalana ha acusado a las parlamentarias de Vox de "estar atravesadas por su condición de clase, si no, sabrían lo que es ser consideradas una propiedad". "No tengo ninguna duda, los combatiré, claro que vamos a combatir sus ideas".

"Los crímenes de la violencia machista no tienen que ver con el ADN, tienen que ver con la desigualdad estructural entre hombres y mujeres. Quien niega esto vuelve a asesinarlas, vuelve a golpearlas. Quien niega la verdad de la violencia pasada es cómplice de la violencia futura. Por mucho que griten e intenten intimidar, nos tendrán a las feministas muy en frente", ha dicho la diputada de Unidas Podemos Mar García Puig.

Más noticias de Política y Sociedad