Público
Público

Vox Abascal y Espinosa de los Monteros cobraron sueldos del exilio iraní durante ocho meses

El líder del partido recibió un salario de 3.570 euros mensuales y el portavoz en el Congreso percibió mensualidades de 2.300 euros, que ha reconocido haberlas cobrado "muy brevemente".

El presidente de Vox, Santiago Abascal (d), y el portavoz Iván Espinosa de los Monteros, durante el debate de investidura. /EFE
El presidente de Vox, Santiago Abascal, junto a Iván Espinosa de los Monteros./ Emilio Naranjo (EFE)

público

Los líderes de Vox Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros estuvieron a sueldo del exilio iraní durante ocho meses. Se trata de una nueva vinculación entre la formación de ultraderecha y el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), que financió su campaña para las elecciones europeas en 2014

Abascal tenía un sueldo de 3.570 euros y Espinosa de los Monteros percibía 2.300 euros al mes

Según informa El País, dos de las caras más visibles e importantes de la tercera fuerza política española por número de diputados (52) habrían recibido varias nóminas de dinero iraní entre febrero y octubre de 2014. En concreto, Abascal, que actualmente cobra 55.000 euros como presidente de Vox, percibía una mensualidad de 3.570 euros al mes netos, cobrando unos 40.000 euros en total. Esta nueva revelación se suma a la extraña vida laboral del líder de Vox, en la que el sector público ha sido su habitual fuente de ingresos

Por su parte, Espinosa de los Monteros, actual portavoz del grupo de ultraderecha en el Congreso de los Diputados, percibía una cantidad menor, 2.300 euros al mes que facturaba a través de una sociedad. Otro de los fundadores de Vox, Javier Ortega Smith, rechazó recibir ningún sueldo

El propio Espinosa de los Monteros ha reconocido el cobro de esos sueldos, aunque ha matizado que los percibió "muy brevemente". No obstante, el dirigente del partido de ultraderecha ha negado haber mantenido dichos emolumentos durante ocho meses. 

El portavoz de Vox en el Congreso ha señalado que la vía de financiación iraní de Vox fue "absolutamente legal". También ha afirmado que ese dinero se recibió de una manera "muy transparente" por parte de "personas perfectamente identificadas".

Espinosa de los Monteros ha reconocido que percibió esos salarios "muy brevemente"

Ambos salarios procedían de una caja común del partido, establecida gracias 141 transferencias internacionales procedentes de diferentes países, aunque con el nexo común de que todos eran simpatizantes del CNRI, organización considerada terrorista en Estados Unidos hasta el 2012.

El dinero iraní ha estado presente en el partido de ultraderecha prácticamente desde su nacimiento. De hecho, el mismo día en que era fundado el 17 de diciembre de 2013, Vox fue agraciado con una transferencia de simpatizantes del exilio iraní que ascenidó a los 1.156,22 euros.

Pero esta no fue la única vez en que el partido presidido por Santiago Abascal, que durante unos meses dirigió una fundación pública sin apenas actividad a razón de 82.000 euros de sueldo que no ha podido ser fiscalizada, encontró financiación en el CNRI. De hecho, esta vez los donantes iraníes fueron más generosos con Vox, otorgándoles cerca de un millón de euros, concretamente 971.890,56 euros, entre diciembre de 2013 y abril de 2014.

El objetivo era dotar a Vox del suficiente músculo financiero para afrontar las elecciones europeas de ese año, en las que la formación ultra no obtuvo ningún eurodiputado. También se destinó parte de ese dinero a la fianza y el alquiler de la primera sede del partido y a material de oficina como muebles.

El CNRI estuvo en las listas negras de la UE y EE.UU

Otro de los fundadores del partido, Alejo Vidal-Quadras, fue clave para que la organización inyectara financiación en los inicios de Vox. El antiguo presidente de la formación de ultraderecha está relacionado con los miembros del exilio iraní, habiendo acudido de forma habitual (hasta en 15 ocasiones) a una concentración que el CNRI convoca anualmente en París, en la que interviene como conferenciante. 

Esta organización fundada en 1965 fue considerada terrorista y estuvo en las listas negras de la Unión Europea, Reino Unido o Estados Unidos. Durante las primeras dos décadas de este siglo, la organización luchó jurídicamente para borrar su nombre de estos listados, consiguiéndolo en 2008 salir del británico gracias a un proceso impulsado por 35 parlamentarios. 

Compromís pide reprobar a los diputados 

Compromís ha registrado este martes una iniciativa en el Congreso para que la Cámara repruebe al presidente de Vox, Santiago Abascal, y a su portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, por haber cobrado del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), que cuenta con un "brazo armado".

"Espinosa de los Monteros ha reconocido que el 80% de la campaña electoral de VOX en 2014 se financió a través de organizaciones iraníes, pero se le ha olvidado que uno de los miembros del CNRI, era un grupo terrorista que acumula más de 10.000 muertes", ha denunciado el partido. 

Según Baldoví, Abascal y Espinosa de los Monteros están "inhabilitados" para representar a los españoles en el Congreso porque "se desconoce quiénes son sus jefes". "Queremos que el parlamento condene la financiación de un partido político a través de organizaciones con brazo armado. Sabemos que los salvapatrias de VOX sacaron del CNRI casi un millón de euros pero ¿qué han sacado las organizaciones iraníes para apoyar a la extrema derecha española?, ¿qué les deben los de Vox?", se ha preguntado. 

Por todo ello, ha pedido que el Congreso repruebe a Abascal y Espinosa de los Monteros, una figura que sólo se contempla para los miembros del Gobierno, pero no para otros diputados, por lo que está por ver si la Mesa del Congreso da trámite o no a la iniciativa.

Más noticias de Política y Sociedad