Público
Público
Únete a nosotros

Vox Andalucía El sector educativo andaluz, en pie de guerra contra la caza en los colegios: "Quieren volver a lo más retrógrado"

Asociaciones de padres y madres, directores, sindicatos y entidades animalistas muestran su rechazo a la propuesta recogida en el acuerdo firmado por PP, Ciudadanos y Vox de la "promoción y conocimiento" de la caza en las escuelas.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 28

Un grupo de niños en el colegio. EFE/Juanjo Martín

Los planes del Gobierno andaluz en materia educativa pasan por impulsar un programa de actividades complementarias en las escuelas para la "promoción y conocimiento" de la caza. Así se recoge en el acuerdo firmado por PP, Ciudadanos y Vox de cara a aprobar los presupuestos de la comunidad autónoma en 2020. El punto 13 del documento especifica que este tipo de formaciones servirán para exponer "la importancia de la actividad cinegética para el mantenimiento de nuestro medio rural, la conservación de la fauna y los espacios naturales".

Sobre la propuesta no se conocen más detalles que los que se recogen en las cuatro líneas del acuerdo para aprobar las cuentas. Fuentes de la Consejería de Educación afirman que esta cuestión "todavía no se ha abordado" aunque ya existen contenidos curriculares obligatorios relacionados con la caza en el área de las Ciencias Naturales.

En contra de la propuesta se han posicionado numerosas entidades que forman parte del sector educativo, desde asociaciones de padres y madres hasta sindicatos y directores de colegios. La presidenta de la Confederación andaluza de asociaciones de padres y madres del alumnado por la educación pública (Codapa), Estela Gil, se muestra en contra de que se destinen fondos a este tipo de formaciones y recuerda que el Comité de los Derechos del Niño ha advertido a España sobre los peligros y los efectos negativos que supone exponer a menores a acciones violentas como puede ser la caza.

Además, considera que esta iniciativa no es compatible con el plan Escuela Espacio de Paz, que trata de fomentar unos valores positivos que no se identifican con la actividad cinegética: "Tratamos de inculcar el respeto y el cuidado de los animales y la flora, así como la gestión sostenible de los espacios naturales. Estamos en contra de cualquier acto de maltrato y violencia", destaca Gil.

En esta línea se expresan también desde la Federación Provincial de Sevilla de asociaciones de madres y padres del alumnado Fampa Sevilla Nueva Escuela. Para su vocal Rocío Bejínez la propuesta es "un despropósito" y no concuerda con las ideas que tienen que ver con la lucha por la emergencia climática ni con las de inculcar la empatía con todo ser vivo: "A los niños se les va a enseñar que existe una actividad que se realiza con armas y que se considera o bien un deporte, o bien una tradición, que en realidad consiste en maltratar y matar animales. No lo entendemos", sentencia.

Fampa Sevilla también critica la deriva conservadora que está tomando la educación pública andaluza desde que el nuevo Gobierno del PP y Ciudadanos está cediendo a las presiones del grupo parlamentario de Vox y afirma que unir la caza a la conservación de la fauna, el medio rural y el medio ambiente es "una perversión del lenguaje para pervertir las mentes infantiles actuales y adultas de mañana".

Sin información ni diálogo

Mientras, el presidente de la Asociación Andaluza de Directores y Directoras de Centros de Infantil, Primaria y Residencias Escolares (Asadipre), Enrique Jabares, critica la falta de consenso a la hora de abordar la cuestión: "Se levanta mucha polémica y después resulta que se oferta el plan a los centros y a lo mejor no participan la mayoría de ellos", señala. Del mismo modo, incide en que hay otras muchas actividades que promocionar antes que la caza y recuerda que, a pesar de haberse reunido en el mes de junio con los diferentes grupos parlamentarios, ninguno puso la cuestión de introducir la actividad cinegética en las aulas sobre la mesa.

Por otro lado, el secretario de Comunicación del sindicato de profesores de la enseñanza pública de Andalucía (Anpe), Antonio Brea, lamenta que los debates sociales en torno a la educación versen sobre estos temas que tilda de anecdóticos: "Al profesorado este debate le interesa bastante poco más allá de las fobias personales que pueda tener cada docente respecto a este tema. Los debates que nos interesan son otros".

Así, Brea evita posicionarse "ni a favor ni en contra de la medida". Además, considera que si la administración educativa determina oportuno desarrollar este programa le asiste su derecho, puesto que la caza es una actividad legalmente regulada, pero admite que tampoco tienen ninguna información sobre cómo se va a plantear el proyecto.

"Un intento de volver a lo más retrógrado"

"Este acuerdo supone un claro ataque a la libertad de conciencia de las familias andaluzas y un uso instrumentalizado de los centros educativos y del profesorado". Por su parte, el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO en Andalucía, Diego Molina. Además, crítica que la "ultraderecha política" imponga también su discurso en materia de educación en valores y pretenda adoctrinar al alumnado: "Precisamente esos partidos opinan y critican que eso es lo que sucede en la educación que se desarrolla en otras partes de España", sentencia Molina.

Para el Sindicato de Estudiantes de Andalucía, esto es una involución y supone "un intento de volver a lo más retrógrado dentro de la escuela pública", explica la portavoz Ainoa Murcia. Del mismo modo, Murcia argumenta que así se percibe cómo Vox y sus socios pretenden fomentar la violencia hacia los animales y hacia cualquier colectivo vulnerable mientras que hablan de "educar en libertad".

Además de los actores directamente relacionados con la educación, también se han posicionado contra la medida grupos animalistas. La asociación Abogacía Andaluza por la Defensa Animal ha emitido un manifiesto que ya han firmado más de 9.000 personas en la plataforma change.org que reclama que se retire dicha medida de forma inminente al considerarla también una forma de adoctrinamiento. Consideran que "es absolutamente inadmisible que la Junta de Andalucía, en lugar de velar y defender los derechos de los menores, promocione escenarios donde se ponga en riesgo las vidas de estos".

Tema aún sin abordar 

Tampoco han sido consultados ni informados del plan son los mismos que se deberían encargar del programa de actividades según recoge el acuerdo, la Federación Andaluza de Caza.

Fuentes de la agrupación de aficionados a la actividad cinegética explican que no tienen "ni idea" del tema y que se enteraron del asunto por la prensa: "Nadie nos ha dicho que existe ese proyecto ni en qué se va a concretar", explican, aunque entienden que les hayan incluido en el plan por ser "la entidad referente en el sector" en Andalucía.

Así, desde la federación explican que no les importaría participar siempre y cuando se tratara de un proyecto educativo plural: "Si nosotros pedimos que no se adoctrine en contra, no vamos a querer tampoco que se adoctrine en favor", señalan. Y añaden que no tienen la intención de vincular la caza a un proyecto político concreto al considerarla algo transversal.

El PP: "No hay adoctrinamiento"

Para el portavoz adjunto del PP en el Parlamento andaluz, José Ramón Carmona, el plan no atenta contra los principios ideológicos del alumnado. Y defienden que la caza sostenible es una necesaria actividad económica: "Genera mucho empleo y no es nociva para la ciudadanía, todo lo contrario. No agrede a nadie y entendemos que es absolutamente respetuosa".

La propuesta no supone "ningún tipo de adoctrinamiento" para el parlamentario y, en su opinión, se ha creado una polémica innecesaria: "La realidad del acuerdo es que se establecerá la posibilidad de dar una explicación divulgativa de una actividad totalmente normalizada en la sociedad andaluza", asegura. Y ha especificado que el plan tratará de enseñar el respeto al medio ambiente y a la actividad cinegética: "No es enseñar a los niños a cazar", explica.

Desde la oposición, el portavoz de Educación de Adelante Andalucía, José Ignacio García, explica que están en contra de la promoción de la caza en las escuelas y consideran que actividades como la cinegética se deberían ir eliminándo de la cultura y de los centros educativos. Y critica la deriva conservadora del Ejecutivo andaluz: "Vox pretende instaurar su política y sus valores más recalcitrantes en las aulas. Parece que el Gobierno de la Junta, como depende de la formación de ultraderecha, le está dando hueco a esto. Nos parece una barbaridad", sentencia García.

El Consejero de Educación, Francisco Javier Imbroda, comparecerá el próximo miércoles en el pleno del Parlamento andaluz para dar explicaciones sobre esta cuestión y la propuesta del PIN parental, también impulsada por Vox, que priva de independencia a los colegios para impartir contenidos llevando a que los alumnos necesiten una autorización expresa de los padres para asistir, por ejemplo, a charlas sobre diversidad sexual.

Más noticias en Política y Sociedad