Público
Público

Vox ficha como asesor en Les Corts al ultra que se enfrentó con Valtonyc

Alberto Tarradas tiene 24 años, sin experiencia laboral o académica probada más allá de haber cursado estudios en comercio internacional, pero es de la total confianza de Santiago Abascal. Un aval que le ha permitido convertirse en el líder de Vox a Girona y, ahora, un trabajo como asesor del grupo parlamentario de extrema derecha en el parlamento valenciano.

A la derecha, Valtonyc, se enfrenta al presidente de Vox en Girona, Alberto Tarradas, en Bruselas. (REUTERS)
A la derecha, Valtonyc, se enfrenta al presidente de Vox en Girona, Alberto Tarradas, en Bruselas. REUTERS

Los medios digitales de la ultraderecha lo denominan  "la joven promesa de Vox". Con solo 22 años, Alberto Tarradas Paneque, se convirtió en la cabeza de lista por Girona a las elecciones generales de abril del 2019, el más joven de toda España. Y ya antes había sido proclamado presidente provincial del partido.

A pesar de los pobres resultados (obtuvo solo el 2,8% de los votos, por detrás del Front Republicà, que contaba con menos recursos y atención mediática) volvió a repetir como alcaldable de Girona (1,37% de los votos) y de nuevo en los comicios del 10 de noviembre (5,21%), sin obtener representación en ninguno de los casos.

¿Los motivos de esta repetida confianza? Alberto Tarradas se hizo famoso por reventar un acto de Valtonyc en Bruselas y llegó prácticamente a las manos con el rapero. Unos hechos que él mantiene orgullosamente en la cabecera de su perfil de Twitter. Después volvería a la palestra con el intento de boicot en una conferencia de Carles Puigdemont en el Parlamento Europeo. 

Un perfil de agitador que lo ha hecho conocido en las redes, con 20.000 seguidores en Twitter y 11.000 Instagram, donde mantiene una actividad frenética, incluida la difusión de comentarios insultantes sobre las mujeres y noticias falsas de cariz xenófobo.

Su escaso éxito en votos, sin embargo, no ha sido un impedimento para conseguir un sueldo público. Desde hace pocas semanas, Tarradas ha sido contratado como asesor del grupo parlamentario de Vox en Les Corts valencianas. No se sabe con qué funciones ni qué retribución.

Ha sido imposible obtener una versión de Vox sobre estos temas, y la autonomía de los grupos parlamentarios les permite mantener total opacidad. De hecho, en el portal de transparencia del parlamento valenciano, ni siquiera aparece el nombre de Tarradas.

La formación de extrema derecha no ha actualizado la lista de asesores contratados desde el 13 mayo. Tampoco él se ha hecho eco del nuevo trabajo, a pesar de su incesante actividad en redes sociales.

En sus perfiles, de hecho, no hay ninguna referencia a València ni a las responsabilidades que podría estar desarrollando. Tampoco enlaza ningún artículo o comentario sobre política valenciana o algún tema de interés para los contribuyentes que le pagan el sueldo.

De hecho, no parece que haya dejado de vivir a Girona en ningún momento ni que su tarea como presidente gerundense del partido haya dejado de ser en exclusiva. El jueves 23 de octubre, por ejemplo, difundía una fotografía de él mismo ante la sede de la Generalitat catalana en Girona durante una concentración de hostaleros contra la orden de cierre de sus establecimientos.

Alberto Tarradas nunca ha hecho público un currículum, más allá de explicar que tiene estudios en comercio internacional (un ciclo de grado superior), así que se hace difícil saber en qué materias puede estar asesorando los diputados autonómicos de Vox. El grupo parlamentario tampoco publica las retribuciones de su personal, pero por las cuentas del 2019 colgados al portal de transparencia, se puede saber que gastó 68.477.74 euros de la subvención en este capítulo, contribuciones a la seguridad social a parte.

El "fraude" de los asesores y la "polémica Alvise"

Los grupos parlamentarios tienen total autonomía para la contratación del personal y asesores que necesitan y la normativa de transparencia es bastante laxa pues ni siquiera tienen que hacer públicos sus nombres con una mínima diligencia. Con todo, el reglamento de Les Corts obliga que estas personas trabajen para el grupo parlamentario y no se dediquen a otras tareas, como la organización del partido, por ejemplo. El 2012 fue muy polémica la contratación por el PSOE de Miguel Soler, un dirigente del partido de Alicante que apenas se lo veía por la sede parlamentaria.

Más recientemente, también levantó polvareda el fichaje de Alvise Pérez (otra estrella de la tuitsfera de la extrema derecha) como jefe de comunicación de Toni Cantó, portavoz de Ciudadanos en el País Valencià. Pérez, a pesar de que su sueldo lo pagaban Les Corts valencianas, prácticamente nunca hizo ningún comentario sobre política valenciana, dedicándose casi exclusivamente a la agitación y, a menudo, la difusión de mentiras por redes sociales, generando polémicas que acababan salpicando su jefe. Al final Cantó optó para apartarlo como jefe de gabinete y Pérez dimitió y abandonó el partido, dejando tras suyo una estela de enfrentamientos y una imagen de extrema derecha que ahora Ciudadanos intenta sacudirse.

Perfil provocador

En muchos sentidos, el perfil de Alberto Tarradas (Albert según su DNI) se asemeja al de Alvise Pérez, pero sin los estudios universitarios ni la experiencia internacional del este. Los dos entraron en política muy jóvenes (Tarradas se afilió en Vox con solo 20 años) y han hecho de la provocación en las redes su marca personal para darse a conocer.

Personas que han conocido personalmente a Tarradas aseguran que la vena política le viene por el segundo marido de su madre, próximo a la extrema derecha, con quién el dirigente de Vox se habría sentido muy próximo. Por parte de madre está emparentado de forma lejana con Sílvia Paneque, la líder del PSC en Girona.

Más noticias de Política y Sociedad