Público
Público

Vox quiere ocupar el sitio de Ciudadanos en el hemiciclo y rechaza irse al 'gallinero'

El vicepresidente cuarto de la Mesa del Congreso, Ignacio Gil Lázaro, avanza que la formación de ultraderecha se sentará "probablemente en la posición que antes ocupaba otro grupo", aunque no se refiere concretamente a Cs "por estrategia".

El diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro (c) toma posesión de su asiento como cuarto vicepresidente de la Mesa / EFE

Vox tratará de ocupar los escaños en los que se sientan los diputados de Ciudadanos en el hemiciclo. Esto es lo que se desprende de las declaraciones realizadas por Ignacio Gil Lázaro, vicepresidente cuarto de la Mesa del Congreso, que este miércoles se ha estrenado en la primera reunión del órgano de la XIV Legislatura.

Preguntado sobre las intenciones del grupo de ultraderecha en cuanto a la ubicación de sus escaños en los plenos, el diputado ha avanzado que "probablemente nos sentaremos en la posición que antes ocupaba otro grupo parlamentario". La prensa le ha inquirido si se refería al grupo dirigido en la actualidad por Inés Arrimadas, pero Gil Lázaro ha evitado contestar para "no desvelar nuestra estrategia".

En la pasada legislatura, y también en la anterior, los parlamentarios de Ciudadanos se han sentado a la izquierda del PP, en una posición más o menos central del hemiciclo. Esa sería la posición que ambicionan los de Abascal, que en la pasada legislatura llegaron a plantear ocupar los asientos que están más a la derecha de la sala de los Plenos, al lado de los de Pablo Casado.

También en la pasada legislatura el resto de grupos de la Cámara Baja llevaron a cabo un reparto de escaños que mandó a Vox al denominado gallinero, la posición más alejada de la tribuna del hemiciclo. Entonces, los de Abascal tenían 24 diputados y eran la quinta fuerza política del Congreso en número de escaños.

Gil Lázaro ha advertido de que su grupo "no consentirá" un nuevo reparto que acabe con la ultraderecha en el gallinero. "Somos la tercera fuerza política de España y no consentiremos que ni unos ni otros menosprecien a 3,5 millones de votantes. La fase de gallineros se ha acabado para siempre. Ya no vamos a gallineros".

A falta de conocer el reparto de los sitios del hemiciclo, que no se producirá previsiblemente hasta que los grupos estén constituidos, parece poco probable que el PP apoye un reparto en el que Vox vaya al 'gallinero'. En el caso de que los de Abascal se hagan con los asientos ocupados anteriormente por Ciudadanos, los de Arrimadas deberían buscar una nueva ubicación en la Cámara.