Público
Público
Únete a nosotros

VOX El vicepresidente de Vox, condenado por las irregularidades contables en una de sus empresas

El Tribunal Supremo ha ratificado una sentencia de la Audiencia Provincial de León en la que se muestra que Victor González Coello de Portugal, cometió irregularidades contables en la empresa de la que fue administrador hasta 2014, según informa El País. 

Publicidad
Media: 3.56
Votos: 9

Victor González, vicepresidente primero de Vox, en una intervención en el programa 'El Gato al Agua'  |  Youtube

El Tribunal Supremo ha ratificado una sentencia de la Audiencia Provincial de León en la que se demuestra que Victor González Coello de Portugal, vicepresidente primero de Vox, cometió irregularidades contables en la empresa de la que fue accionista y administrador hasta 2014.

Según informa este viernes El País, en 2015 el alto tribunal aprobaría la resolución de la Audiencia Provincial por la cual se inhabilitaría al político durante tres años, sin posibilidad de administrar bienes ajenos y/o a “representar o administrar a cualquier persona”.

Adquirida por González en 2007, la empresa Marmolería Leonesa contó con el vicepresidente de Vox como administrador único hasta junio de 2014, momento en el que entro en liquidación por concurso de acreedores

A su vez, en la sentencia se destaca el periodo en el que el exadministrador gestionó el cierre de la firma y el despido de 60 trabajadores, en plena caída de los pedidos auspiciados por la crisis económica, y que dejaron unas deudas que sumarían un total de 3,8 millones en 2013.

Irregularidades contables en los balances

Por otro lado, una sentencia de la Audiencia Provincial de León de 2015 juzgó los balances contables de la empresa marmolera, al no constar en ellos una operación crediticia con otra de las sociedades de González. 

Según explica El País, la Audiencia Provincial detectó que entre 2009 y 2012 existía un movimiento entre Marmolera Leonesa y Petrabor Producción S.L., controlada también por el número tres de Vox, que supuso una disminución patrimonial de 1,4 millones y que no se reflejó en el balance de la primera. 

El fallo de la Audiencia Provincial de León recoge estas "irregularidades contables relevantes para la comprensión de la situación real, financiera y patrimonial de la empresa concursada" y explica que estos desvíos en la contabilidad no se adecuan a “la normativa legal”.

Más noticias en Política y Sociedad