Público
Público

VTC Fomento ultima un nuevo sistema de sanciones para Uber y Cabify

Se pretende garantizar que los servicios de VTC se adaptan a las características establecidas por ley, y por los que se diferencian del servicio que ofrecen los taxis. Ábalos, además, avisa de que estas plataformas dejarán de dar servicio en cuatro años si los gobiernos regionales y los ayuntamientos no regulan su servicio. 

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, comparece en la Comisión parlamentaria correspondiente a su departamento. EFE - Kiko Huesca

europa press

El Ministerio de Fomento prevé aprobar próximamente nuevas sanciones para los vehículos de alquiler con conductor (VTC), los que operan para plataformas como Uber y Cabify, que se impondrán en el caso de que estos coches no presten servicio de acuerdo a lo establecido en la ley.

Además, ha advertido de que dejarán de operar en las ciudades en que están presentes en cuatro años si, antes de este plazo, los gobiernos regionales y los ayuntamientos no regulan este servicio de transporte de vehículos de alquiler con conductor (VTC) en sus territorios.

Así lo ha anunciado el titular del Departamento, José Luis Ábalos, que aseguraba que la reforma de las sanciones se elevará "próximamente" al Consejo de Ministros en forma de proyecto de ley.

En concreto, se pretende garantizar que los VTC contratan previamente sus trayectos con el cliente, que sus vehículos no captan viajeros por la calle, que van convenientemente identificados y que no estacionan en lugares de gran afluencia de pasajeros como estaciones, aeropuertos o grandes recintos.

"No es verdad que Fomento se haya desentendido y se haya quitado la responsabilidad, la tenemos, pero a escala nacional", aseveró Ábalos en el Congreso.

Así, detalló que el Ministerio también está a punto de poner en servicio, una vez que termine su última fase de pruebas, el registro telemático en el que los VTC tendrán que dar cuenta de todos sus servicios. Además, recordó que Fomento tiene en marcha un grupo de trabajo con las comunidades para coordinar y compartir experiencias en cuanto a la regulación en sus territorios del taxi y los VTC.

Un plazo de cuatro años

"Si las comunidades autónomas no quieren regular, lo único que va a pasar es que dejarán prestar servicio las VTC en su ámbito", advirtió. "Esa es la consecuencia y tienen cuatro años para evitarlo", añadió.

Por ello, Ábalos llamó a los gobiernos regionales a "ponerse a trabajar" en la regulación de los servicios como los de Uber y Cabify, una cuestión que, además, considera "extremadamente relevante para sus ámbitos y sus territorios".

Ábalos: "No serán efectivas si en su diseño no se integran todos los medios de transporte y agentes implicados"

En esta línea, recordó que todas las grandes ciudades, entre las que citó Nueva York, París o Berlín, son las que regulan los servicios de Uber en sus territorios. "Las políticas de movilidad de las ciudades no serán efectivas si en su diseño no se integran todos los medios de transporte y agentes implicados", insistió.

En el caso de los VTC, recordó que el Real Decreto aprobado por el Gobierno establece que en cuatro años las licencias que tienen los 13.200 vehículos de este tipo que actualmente circulan por el país, unos 6.300 en Madrid, dejarán de ser efectivas para realizar trayectos urbanos, su principal negocio y con el que compiten con el taxi, en el caso de que las comunidades y los ayuntamientos no tengan lista una regulación para ellas.

Más noticias de Política y Sociedad