Público
Público

La Xunta de Galicia culpa al Gobierno del colapso de las urgencias en los hospitales públicos de titularidad autonómica

Las asociaciones de sanitarios y pacientes consideran "impresentable" que el Ejecutivo de Rueda eluda su responsabilidad cuando tiene todas las competencias en materia sanitaria y atribuyen la situación a los recortes del PP.

22/8/22 Dos imágenes del colapso en urgencias del Clompejo Hospitalario Universitario de A Coruña.
Dos imágenes de archivo del colapso en urgencias del Clompejo Hospitalario Universitario de A Coruña, con pacientes encamados en los pasillos.

Galicia tiene transferida la gestión completa de la sanidad pública, pero el Gobierno de Alfonso Rueda cree que la culpa de los colapsos recurrentes en los servicios de urgencias de sus hospitales la tiene el Gobierno central. E incluso acusa al Ministerio de Sanidad de provocarlos en toda España para generar "conflictos en todas partes".

Los servicios de urgencias de varios de los grandes hospitales de Galicia, todos gestionados por la Xunta a través del Servizo Galego de Saúde (Sergas)  llevan saturados desde hace semanas, con pacientes graves encamados en los pasillos en camillas o en sillas de rueda, esperando horas e incluso días a que les asignen una cama en planta. Los médicos llevan años denunciando que los recortes han dejado bajo mínimos la atención primaria, donde las citas se retrasan semanas y provocan que los pacientes acudan a urgencias como último recurso para ser atendidos.

Aunque es la Xunta la única que puede contratar médicos para el sistema público de salud en Galicia, el Conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, asegura que la culpa es del Gobierno central por no convocar plazas de médicos internos y residentes (MIR) y de familia en atención primaria. Un argumento que ya ha empleado en varias ocasiones Alfonso Rueda, y que García Comesaña agrava porque, afirma, cree que incluso que el Ejecutivo podría estar haciéndolo adrede.

"El colapso es permanente, y lo que están haciendo es tratar de normalizarlo"

Frente a esa versión, las asociaciones de sanitarios, pacientes y usuarios de la sanidad pública responsabilizan a la Xunta. "El colapso es permanente, y lo que están haciendo es tratar de normalizarlo", asegura Fernando Abraldes, portavoz de la Asociación de Pacientes e Usuarios del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS). Lo dirige Eloína Núñez Feijóo, ex concejala del PP en Ourense y prima del presidente popular,  Alberto Núñez Feijóo, quien la ascendió a la gerencia del área sanitaria compostelana cuando presidía la Xunta en 2017, tras haberla designado gerente de la de Ourense pocas semanas después de llegar al poder en 2009. Precisamente, fue García Comesaña quien la sustituyó en Ourense.

"Hoy a las 14.15 había 16 pacientes graves en los pasillos de urgencias y otros 40 con ingreso asignado pendientes de una cama", explica Abraldes, quien añade que este mismo jueves un paciente terminal de cáncer que acudió en estado "agónico" al hospital Clínico de Santiago murió en la unidad de críticos tras haber pasado más de diez minutos sin atención en los pasillos de urgencias.

Dos días antes, según recoge el diario digital Galicia Confidencial , otro hombre que llegó inconsciente a urgencias del mismo centro se pasó 3 horas en una camilla en el pasillo y otras 48 horas en un box hasta que fue trasladado a una cama y atendido en planta.

26/5/22 El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y la gerente del área sanitaria de Santiago, Eloína Núñez Masid
El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y la gerente del área sanitaria de Santiago, Eloína Núñez Masid. Xunta

El pasado miércoles, García Comesaña rechazó que la situación en las urgencias de varios hospitales públicos de gallego fuera de "colapso" o "saturación", y explicó que cualquier paciente con una dolencia urgente es atendido de inmediato. "Aquellas [patologías] que no son urgentes son las que esperan", explicó, para derivar cualquier responsabilidad hacia el Gobierno.

"Han pasado cuatro años desde el acuerdo entre comunidades autónomas y Ministerio de Sanidad para la formación de médicos MIR y de familia", añadió, "y pasan los años y vemos como el departamento que dirige Carolina Darias, que es el que tiene la capacidad de decir dónde se pueden formar más médicos, no lo hace". "Yo creo que con clara intención de llegar a este punto y que surjan conflictos en todas partes", concluyó el conselleiro.

Lo cierto es que sólo dos días antes de sus declaraciones, la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) había denunciado la gravedad de la situación en otros centros de la Xunta, como el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), donde se acumularon en un día hasta setenta pacientes sin cama.

SEMES denunció colapsos s similares en las áreas sanitarias de Vigo y Pontevedra, donde a mediados de diciembre pasado a Xunta tuvo que derivar a clínicas privadas a pacientes que acudían a urgencias de los centros públicos.

La falta de personal se debe " a los recortes del PP", según los Asociación para a Defensa da Sanidade Pública

La Asociación Gallega para la Defensa de la Sanidad Pública, que agrupa a profesionales de todos los ámbitos sanitarios (médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos, psicólogos, trabajadores sociales, gestores, y economistas, entre otros), hizo público este jueves un comunicado en el que califica de "impresentables" las excusas de la Xunta, recuerda que Galicia tiene transferidas todas las competencias en materia sanitaria y atribuye la falta de personal médico "a los recortes del PP de Galicia para reducir el gasto público".

Esa reducción prespuestaria, recuerdan, supuso "la amortización de las plazas por jubilación, la precariedad laboral que favorece que el personal formado en Galicia por el sistema MIR huya de los hospitales [públicos] hacia la [sanidad] privada y a otros países que garantizan estabilidad laboral y mejores condiciones, dando dignidad a la profesión sanitaria".

Según la asociación, los cierres de centros de salud decretados por la Xunta, así como de servicios de pediatría extrahospitalaria y de puntos de atención continuada – unidades que atienden urgencias no vitales fuera del horario de atención del centro de salud o en días festivos-, sumados a las esperas que superan la semana para que una persona sea atendida por su médico de cabecera y la "hegemonía" de la consulta telefónica, "obliga a la población enferma a acudir a las urgencias hospitalarias como último recurso para ser atendida".

¿Te ha resultado interesante esta noticia?

Más noticias