Público
Público

#YoParoPorMiPueblo La España vaciada parará este viernes por el futuro de los pueblos

Hasta 121 agrupaciones en defensa de los derechos del medio rural proponen un parón reivindicativo de cinco minutos a las 12:00 horas y recordar la necesidad de crear un Pacto Nacional que haga frente a las desigualdades territoriales.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen de la manifestación de la España vaciada del 31 de marzo en su paso por el Paseo Recoletos. /EFE-Archivo

Este viernes a las 12:00 horas la España vaciada dirá 'basta'. Al menos, lo hará durante los cinco minutos que durará una iniciativa llevada a cabo por 121 asociaciones locales de la parte rural de nuestro país. Durante ese breve lapso, los organizadores invitan a los pobladores de estas regiones a abandonar sus lugares de trabajo, comercios que frecuenten o incluso a los que estén en casa a que salgan a las plazas de sus municipios mostrando carteles reivindicativos.

Con este acto, que pretenden difundir a través de las redes sociales, buscan volver a captar la atención sobre las demandas de la España vaciada ante la inactividad política para frenar la problemática de la despoblación. Que sean solo cinco minutos de paro no es algo casual, sino una demostración de la actitud que esta parte de España y las asociaciones que luchan por sus derechos quieren mantener en su particular brega. “Yo me paro, cojo aire, reflexiono sobre qué relato se ha construido hasta aquí y decido continuar luchando”, asegura Pepe Polo, responsable de Teruel Existe, una de las organizaciones que promueven la iniciativa.

“Es un paro para no parar, para continuar en la pelea por cambiar el relato y para que las inversiones tantas veces prometidas y demandadas se vayan cumpliendo en un Pacto de Estado en estos próximos veinte años”, continúa Polo. Además, en muchas localidades el paro será acompañado del sonido de las campañas de sus iglesias y catedrales. Con ello, quieren simbolizar el antiguo uso de las mismas cuando tañían para avisar a la población de un peligro inminente. 

A través del hastag #YoParoPorMiPueblo los habitantes de la España rural ya han comenzado a difundir sus historias, fotos y reivindicaciones en Twitter. Además, también se ha creado una página web donde también se recogen este tipo de contenidos para unificar fuerzas en sus reclamas.

Una cronología inesperada

El paro coincide con las vísperas de unas nuevas elecciones en nuestro país, lo cual se antoja idóneo para llevar las reivindicaciones del mundo rural al plano político. También llegó en una etapa idéntica la revuelta de la España vaciada del pasado 31 de marzo, en la cual miles de vecinos del medio rural llenaron las calles de Madrid en una multitudinaria manifestación.

Sin embargo, los primeros objetivos de esta iniciativa eran bien distintos. Nació el 22 de junio en la Casa de Soria en Madrid, cuando los organizadores esperaban contar en estas fechas con un Gobierno ya formado y, por lo tanto, encontrarse ahora en plena negociación de los presupuestos.

La iniciativa se convocó el 22 de junio, esperando que ahora hubiera un Gobierno formado y se fueran a negociar los nuevos presupuestos

Por lo tanto, lo que buscaba esta iniciativa era tratar de marcar la agenda política de cara a esta nueva distribución de la financiación estatal y autonómica. Además de las aspiraciones de conseguir un Pacto de Estado por la despoblación, el paro también sirve a la España vaciada para "coger músculo como organización", asegura Polo. Ante la existencia de múltiples y diversas asociaciones y agrupaciones en una misma provincia, resulta necesario clarificar quién se ocupa de cada labor y que algunas de ellas se erijan como líderes o representantes de las demandas de su región. 

Sin embargo, el convulso panorama político estatal ha querido que este paro llegue dentro de un nuevo periodo preelectoral y no en la negociación de prespuestos. No obstante, pese a haber transcurrido seis meses, las reivindicaciones del medio rural español no han cambiado y siguen desatendidas, por lo que la vigencia de la iniciativa se mantiene intacta.

Más noticias en Política y Sociedad