Público
Público

Zapatero a Iglesias: “Su elogio
hacia mí es a todo el PSOE”

El ex presidente dice que su partido es el único capaz garantizar la cohesión política y territorial de España.

El expresidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, saluda a los asistentes a su llegada al mitin de campaña.- EFE

MANUEL SÁNCHEZ

VALLADOLID.- Había expectación por escuchar a José Luis Rodríguez Zapatero tras ser señalado por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, como su “consultor” y haberlo calificado como el mejor presidente de la democracia española. Pero el viejo talante del ex presidente volvió a salir, y se mostró más que tibio en la respuesta, que algunos dirigentes esperaban más contundente. Zapatero se limitó a agradecer las palabras de Iglesias, y añadió: “El reconocimiento hacia mí supone el reconocimiento a la labor del PSOE”.

En el plano más político, Zapatero sí que se diferenció claramente del proyecto de Podemos, durante un mitin celebrado en Valladolid, su localidad natal, ante más de 2.000 personas que llenaron a rebosar el pabellón La Victoria, algo que siempre le suele costar al PSOE por estas tierras.

Así, Zapatero negó que haya nueva o vieja socialdemocracia, y aseguró que socialdemocracia solo hay una “y es la que representa el PSOE”. Y, además, pidió el voto para que en España haya “un Gobierno serio que gobierne, para garantizar la cohesión social, política y territorial de España, y esa labor hoy sólo la pueden hacer los socialistas”, afirmó.

Zapaterio: "“La política es
la política, y es la que antepone por encima de todo el interés de España”

También negó el manido dicho de Podemos entre la política nueva y la vieja, el ex presidente dijo no con la cabeza: “La política es la política, y es la que antepone por encima de todo el interés de España”.
Arrancó sus mayores aplausos cuando recordó el asesinato de la diputada laborista, la matanza de Orlando o la situación de los refugiados, y pidió al PSOE que no olvide que tiene que hacer bandera cada día, “del respeto a la diversidad, a la libertad de cada uno, frente al odio, la sinrazón y el fanatismo”.

Luego, no olvidó reivindicar su legado y presumir de que sus leyes sociales siguen ahí en pie porque, proclamó, España es el país más tolerante del mundo y, dijo, ni el PP se ha atrevido a derogarlas con toda su mayoría absoluta.

Zapatero copó toda la atención, aunque hizo de telonero del candidato Pedro Sánchez, a quien citó poco también su intervención, y sólo le dijo que lo que más le gustó de su intervención en el debate “a cuatro” es que dijera que el PSOE era el partido de las mujeres. “Así es”.


Sánchez, sabedor de que el foco de interés estaba hoy en otro sitio, hizo una intervención ya conocida y llena de lugares comunes, con una excepción, la advertencia de que Podemos vuelve a desempolvar su obsesión por el control de la policía, los fiscales o los jueces, y recordó que fue lo mismo que pidió para negociar su investidura.
Sánchez volvió a rechazar esa forma de entender la política en estos ámbitos, al igual que en la RTVE, “que ni es de Iglesias, ni es de Rajoy, la televisión pública debe ser independiente y de todos los españoles”.

El líder del PSOE volvió a pedir el voto útil y sigue recordando en cada acto que Podemos no llegó a un acuerdo para investirlo presidente porque superpone el derecho a la autodeterminación de Catalunya, País Vasco y Galicia a la consecución de la igualdad y los derechos sociales. En Valladolid, sonó a música celestial, y fue una de las frases más aplaudidas.

Finalmente, Sánchez, posiblemente inspirado por Zapatero, llamó a la movilización y “al poder de un voto”, lema utilizado por el ex presidente en 2008 y que le llevó a conseguir más de once millones de sufragios. Y ajeno a las encuestas, que siguen pintando nubarrones negros para los socialistas, proclamó que el 26-J el PSOE debe ser el partido más votado.

Más noticias de Política y Sociedad