Público
Público

Zapatero y González piden "todos los votos" en Catalunya

Logra un San Jordi a reventar, como en los mejores tiempos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Rodríguez Zapatero hizo ayer doblete en Andalucía y Catalunya, las dos comunidades autónomas que por su población y el número de diputados que eligen pueden determinar el resultado final de las elecciones.

Los socialistas catalanes echaron el resto con 650 autobuses y, en Barcelona, reventaron el aforo de la catedral del Palau San Jordi, como no ocurría desde 1996 con Felipe González, ayer de nuevo presente, como telonero y avalista de su sucesor. Toda una exhibición de fuerza y unidad para obtener 'el voto mayoritario' y la 'victoria amplia' que reclama el candidato socialista.

Sobre un escenario que parecía diseñado para uno de esos conciertos únicos de los Rolling Stones -una amplia plataforma con el único decorado de un gran corazón con las siglas del PSC-, Felipe Jagger González, que sigue provocando el delirio de los suyos -hasta le cantaron el feliz cumpleañ056990os por el aniversario que cumplió el miércoles-, dio un respaldo explícito a la gestión de Zapatero, con un 'muy bien' en la lucha contra ETA y la omisión intencionada de la política territorial.

González no dejó títere con cabeza -'Federico Jiménez de los Demonios', 'Pedro Jeta el del Inmundo', 'la Inquisición con cara de Rouco' ...- y equiparó la oposición practicada por Mariano Rajoy a 'la que hicieron su mentor y él mismo entre 1993 y 1996'. En la evocación de ese tiempo reveló haber pedido personalmente a Jordi Pujol que pactara con Aznar 'para enseñar a lo que él llamaba la derecha castellana a convivir con la España diversa'. Su conclusión es que no aprendieron entonces, por lo que ahora 'hay que enseñarles a perder para que alguna vez aprendan a ganar'. Para eso, pidió que no haya 'ningún voto inútil para que ganen los que no tienen que ganar'.

Rajoy: 'Ni proyecto ni equipo'

La prueba más evidente que esgrimieron, primero González y después Zapatero, fue 'la desfachatez' de Rajoy al declarar ayer, en El País, que el 11-M no ha sido motivo de oposición por el PP. González recordó que el candidato conservador llegó a decir que 'el juicio era anulable por falta de pruebas' y Zapatero rememoró que ha sido el único presidente en comparecer ante el Parlamento por un atentado cometido cuando estaba en la oposición.

El candidato presidencial subrayó que Rajoy ha llegado a las elecciones 'sin nada que ofrecer: ni proyecto, ni equipo'. Si en Barcelona reclamó 'todos los votos', en una apelación indirecta a los partidarios de CiU y ERC, para que sea esta comunidad 'la que lidere la victoria' socialista, en Córdoba pidió que 'ni un solo voto andaluz vaya al PP, por dignidad', después de que la dirigente conservadora Ana Mato calificara de 'analfabetos' a los niños andaluces.

Zapatero dijo a Catalunya que 'nadie tiene la propiedad intelectual de España', sino que 'es como la queramos los españoles', pues 'está puesto por escrito y se llama Constitución', el 'proyecto común'. Antes, el presidente de la Generalitat, José Montilla, reinvindicó 'una España federal' y 'que se desplieguen con diligencia y amplitud de miras las competencias del Estatut'.