/

5 beneficios de entrenar fuerza para el bienestar físico y mental

El entrenamiento de fuerza es una de las mejores opciones cuando queremos estar en buena forma física para desarrollar nuestra resistencia, aumentar la masa muscular y, cómo no, incrementar nuestra fuerza. Sin embargo, son muchos más los beneficios que puedes obtener de esta actividad deportiva.

De tal modo, en sitios web como el blog de fit generation podrás aprender sobre entrenamiento de fuerza y nutrición deportiva para aprovechar cada día al máximo. Nosotros compartimos hoy contigo cinco de los principales beneficios de entrenar fuerza para el bienestar físico y mental. ¡Comienza el año con energía!

Mejora el tono muscular

Mujer
Mujer entrenando con pesas/Foto: Pixabay

Cuando nos ponemos en forma con un entrenamiento de fuerza la mejora del tono muscular es una de las principales consecuencias, además de las más visibles. Gracias a ello, corregimos la postura corporal y nuestros músculos se encuentran más firmes, al tiempo que mejoramos considerablemente la coordinación motora.

No es necesario ganar volumen muscular si no lo deseamos, los ejercicios adecuados para lograr un tono óptimo lograrán que mejoremos nuestra imagen y nuestra salud física.

Refuerza el sistema inmunológico

Flexiones en entrenamiento fuerza
Hombre y mujer haciendo flexiones/Foto: Pixabay

Esos beneficios en la salud física tienen como resultado un reforzamiento de nuestro sistema inmunológico. Este se produce al incrementar la circulación sanguínea y la consecuente distribución de los glóbulos blancos y los anticuerpos por todo nuestro organismo. Además, la temperatura corporal se incrementa durante y después de hacer ejercicio, por lo que se ralentiza el desarrollo de bacterias que pueden ser perjudiciales para la salud.

Hay que recordar que la liberación de hormonas como las del estrés se ve retardada por el hecho de hacer ejercicio, por lo que con el entrenamiento evitamos que aquellas aumenten el riesgo de padecer alguna enfermedad y nuestro sistema inmunológico se debilite. Así, el entrenamiento de fuerza es una de las mejores formas de tener el estrés a raya y alejar de nosotros los estados de ansiedad.

Mejora la calidad del sueño

Hombre en gimnasio
Hombre en gimnasio/Foto: Pixabay

La calidad del sueño y la facilidad para conciliarlo también es uno de los beneficios que nos produce entrenar de esta forma. El ejercicio siempre contribuye a que durmamos mejor, pero este concretamente lo hace de un modo más especial.

El motivo es que el entrenamiento de fuerza utiliza más cantidad de adenosina, la cual se transforma en trifostato de adenmosina (ATP) durante la actividad. ¿Y por qué esto es importante? Porque al acabar el ejercicio, el ATP se convierte de nuevo en adenosina y, llegados a este punto, provoca somnolencia.

De igual modo, al dormir profundamente, nuestro cuerpo se recuperará al máximo y llevará a cabo los procesos naturales de regeneración para estar al día siguiente como nuevo, levantarse con la mente despejada y tener la energía a tope.

Mejora el estado de ánimo

Mujer con pesas
Mujer con pesas/Foto: Pixabay

Los ejercicios de fuerza como levantar pesas contribuyen a liberar endorfinas, responsables de que nos sintamos con un mejor estado de ánimo. Además, ver cómo uno se va superando a sí mismo nos aporta gran confianza y mejora la autoestima, así como la satisfacción de comprobar cómo el esfuerzo merece la pena y tiene su recompensa. Todo ello nos ayuda a mantener un adecuado equilibrio mental y emocional.

Consigue huesos más fuertes

Hombre practicando entrenamiento de fuerza
Hombre haciendo ejercicio en el bosque/Foto: Pixabay

Si los músculos están más fuertes y combinas los ejercicios de fuerza con los de resistencia, conseguirás que tus huesos estén más protegidos y sean más resistentes, aumentando su densidad.

Y es que la salud ósea es otro de los principales beneficios del entrenamiento de fuerza, de ahí que también se recomiende especialmente a partir de cierta edad. Recuerda que después de los cuarenta años, la reducción de la masa ósea puede alcanzar hasta un 1% cada año que pasa. Si realizas entrenamiento de fuerza, disminuirás esta reducción y prevendrás futuras lesiones, además de aprovechar los beneficios cardiovasculares que el entrenamiento te otorga.


¡No lo dudes más y empieza a cuidarte! Ganarás en bienestar físico y emocional, así como en calidad de vida.

*Contenido elaborado en colaboración con una marca



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.