/

6 trucos para ser más asertivos

Practica en tu vida diaria estos trucos para ser más asertivo y disfruta de tu entorno y de los tuyos sin olvidarte de ti mismo

Cuando hablamos de expresarnos de manera fructífera, mantener buenas relaciones personales y gestionar adecuadamente el estrés y nuestras emociones, ser más asertivos es una de las claves. Esta forma de comunicación consiste en mostrar nuestras opiniones y sentimientos, defendiendo nuestra postura, sin herir, molestar o agredir a nadie, de manera que nos entenderán mejor y evitaremos conflictos sin renunciar u ocultar lo que pensamos.

De tal manera, ser asertivos es una manera de relacionarse con los demás que puede aprenderse, practicarse y mejorarse, la cual evita que uno pueda caer en el negativo comportamiento de las personalidades pasivo-agresivas. Practica en tu vida diaria estos trucos para ser más asertivo y disfruta de tu entorno y de los tuyos sin olvidarte de ti mismo.

Exprésate con sencillez

asertivos
Pxhere

Parece un truco muy simple pero siempre funciona. ¿Nunca te has fijado cuando alguien quiere decir algo o expresar cómo se siente pero por temor a incomodar a alguien o a no responder a sus expectativas empieza a dar vueltas a su discurso enredándose en frases interminables? Pues eso es todo lo contrario a la asertividad.

Para ser asertivo debes aprender a decir lo que piensas con respeto, de manera clara y sencilla, para que no quede duda de lo que opinas. No obstante, no es necesario que justifiques cada uno de tus pensamientos o actuaciones ante cualquiera.

Una cosa es que las personas de tu entorno comprendan tu punto de vista y otra que busques excusas constantemente para no dar dar la cara y decir con sinceridad que algo no te gusta o que no quieres apuntarte a esos planes que han organizado tu familia o amigos por temor a decepcionarles.

Di cómo te sientes

Por supuesto, este truco tiene que ser tomado en consideración en función del lugar en el que te encuentres. Y es que, de manera general, con las personas de tu día a día necesitas decir cómo te sientes para que no se lleven a engaño. Si algo te ha molestado, si te ha parecido mal o si te molesta, debes decirlo con tranquilidad, explicando el motivo, para dar la oportunidad de la otra persona de explicarse o corregir su comportamiento y solventar el conflicto.

Lo contrario sería optar por un comportamiento pasivo-agresivo que, en vez de utilizar la empatía, poniéndose en el lugar del otro, se limita a castigarlo de una u otra forma sin que aquel tenga ni idea de por qué. Recuerda que lo verdaderamente beneficios y saludable para los demás y para uno mismo es que nos mostremos asertivos.

Por ello, al igual que debes expresar tus emociones negativas, también tienes que decir las positivas. Si algo te ha encantado, coméntalo. Si estás orgulloso por el comportamiento o el logro de un familiar o amigo, díselo. La asertividad también es eso. Y te sorprenderá ver la reciprocidad que se produce cuando actúas así.

Practica la escucha activa

escucha activa
Pxhere

Parece fácil, pero para mucha gente no lo es. Y es que una cosa es oír lo que nos están diciendo y otra prestar atención sin prejuicios imaginándonos en el lugar de la otra persona.

La escucha activa consiste en escuchar de manera atenta y sin barreras a nuestro interlocutor. Es decir, no puedes estar pensando en que no has puesto la lavadora mientras alguien te habla o darle vuelta a pensamientos negativos sobre esa persona que tienes delante porque nunca le has dicho lo que verdaderamente piensas o juzgar con antelación lo que va a contar porque te has creado una idea preconcebida de ella. Escucha con atención y luego responde adecuadamente. A todos nos gusta que nos traten así.

Cuida el lenguaje

Para ser asertivos no basta con el mensaje que queramos transmitir, igual de importante es el modo en el que lo hacemos. No tendrás más razón por hablar a gritos, elevar el dedo de forma amenazante o cruzarte de brazos en actitud defensiva. Y tampoco lo harás bajando la cabeza y enmudeciendo ante alguien que lleve la voz cantante.

Habla con tranquilidad, en un tono de voz medio, muestra tus manos y expresa tu opinión tratando a la persona que tienes delante como te gusta que te traten a ti. Y si añades una sonrisa a tu discurso o interpelas a tu interlocutor para darle ocasión de responderte, mejor que mejor. Pregunta lo que piensa o lo que desea y muestra interés, nunca des nada por supuesto, otorga a los otros la posibilidad de dar su opinión sin caer en la soberbia de creer que ya lo sabes.

Aprende a decir no

pareja
Pxhere

Tan malo es hablar a gritos como decir que sí a todo y terminar actuando en contra de lo que uno desea. Si no quieres ir a ese sitio, no tienes tiempo de hacer ese favor que te piden o no te apetece quedar con alguien, simplemente di que no.

Aprender a decir no es necesario para mantener el equilibrio y no terminar frustrado por hacer solo lo que quieren los demás. Quien te quiere bien, ya sea tu pareja, tus padres o amigos, respetarán tu postura. Pero si ni siquiera muestras tus sentimientos o deseos, difícilmente lo entenderán. Recuerda que ninguno de nosotros es adivino, y no se puede saber lo que no digas. Ser asertivos también es atreverse a mostrarse ante el mundo.

Mantén la calma

Si alguien no está de acuerdo con tu opinión, no te alteres ni te enfades. No todos tenemos que pensar lo mismo, y hay personas con las que jamás llegarás a un acuerdo en determinados asuntos. No vale la pena que te saquen de tus casillas y te disgustes para nada. Una vez muestres tu postura, si no es posible o no resulta imprescindible lograr un consenso, cambia de tema.



1 Comment

  1. Es un articulo excente.Solo que a veces en la vida no se puede ser tsn asertivo cono uno quisiera.Demasiados condicionantes nos pone la vida.Gracias

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.