/

¿Cómo afecta el calor a nuestro ánimo?

Nerviosismo, apatía, mal humor, agresividad, insomnio... El calor extremo tiene indudables consecuencias negativas en nuestro ánimo. Pero, ¿qué opina la psicología sobre los efectos que tiene el clima en el estado anímico? A continuación, exponemos las consecuencias que puede tener el calor en nuestro ánimo.


Los cambios en el clima y las temperaturas extremas afectan a nuestro ánimo. Así como la reducción de la luz solar y el frío habitual del invierno tienen una importante repercusión psicológica en muchas personas, el calor extremo también puede influir en el temperamento afectando nuestro estado emocional. A continuación, exponemos las consecuencias que puede tener el calor en el estado de ánimo. 

El calor y el trastorno afectivo estacional 

Calor extremo

Nerviosismo, apatía, mal humor, insomnio… El calor extremo tiene indudables consecuencias en nuestro estado anímico. Pero, ¿qué opina la psicología sobre los efectos que tiene el clima en el estado anímico? El denominado trastorno afectivo estacional engloba buena parte de las alteraciones que ocasiona el clima en la salud mental de las personas.  

El psiquiatra, escritor y conferenciante sudafricano Norman E. Rosenthal comenzó a investigar este concepto en 1984, diferenciando entre el SAD (Seasonal Affective Disorder) asociado al invierno y el SAD asociado al verano, menos frecuente, pero también detectado en sus investigaciones.  


El SAD de verano es más una depresión agitada; mientras que las personas con SAD de invierno tienden a quedarse dormidas y a comer en exceso, el SAD de verano a menudo se manifiesta con insomnio y disminución del apetito”.

En este sentido, el calor afecta más cuando el cambio es muy brusco y no estamos preparados, trastocando nuestro ritmo de vida. Al margen de que tengamos mayor o menor aversión a las altas temperaturas, cualquier cambio externo que suponga una importante alteración de nuestra rutina exige una adaptación por nuestra parte. Y el calor altera considerablemente nuestro ritmo de vida, desde el propio descanso, al trabajo o a las actividades de ocio. 

Los efectos negativos del calor en nuestro ánimo 

Cómo afecta el calor a nuestro estado de ánimo
Cómo afecta el calor a nuestro ánimo. Fuente: Unsplash

“Persistía el mismo resplandor rojo, sobre la arena el mar jadeaba con la respiración ahogada de las olas pequeñas (…) Todo aquel calor pesaba sobre mí y se oponía a mi avance (…) No sentía más que los címbalos del sol frente a mí (…) Entonces todo vaciló, el mar cargó un soplo espeso y ardiente. Me pareció que el cielo se abría en toda su extensión para dejar que lloviera fuego. Todo mi ser se distendió y crispé la mano sobre el revólver”.  


Estas líneas de El Extranjero de Albert Camus son una de las expresiones más extremas sobre el efecto del calor sobre el temperamento de las personas. Diversos estudios e investigaciones apoyan una de las teorías expuestas por el escritor francés en esta obra. Y es que el calor puede sacar lo peor que llevamos dentro espoleando nuestra latente agresividad.  

Un estudio de la Universidad de Berkeley asegura que durante las olas de calor se registran más violaciones y asesinatos. Así mismo, esta investigación también establece un vínculo entre los conflictos étnicos y las guerras civiles en Europa y África y las olas de calor, vínculo que también es apoyado por un estudio sobre los homicidios en Sudáfrica: por cada grado que sube el termómetro, aumenta un 1.5% el número de asesinatos.

En esta línea, un estudio realizado por Liuba Belkin y Maryam Kouchaki, de la Universidad de Lehigh y la Universidad de Northwestern, ambas en Estados Unidos, puso en relación las elevadas temperaturas con la irritabilidad y la apatía a través de varios experimentos.  

En uno de ellos se pidió a dos grupos de estudiantes que realizaran una encuesta para una ONG. A uno de ellos se les ubicó en una sala con altas temperaturas y al otro en un sala refrigerada con temperatura agradable. Solo el 64% de los estudiantes de la sala con calor respondió al menos a una pregunta por un 95% de la sala refrigerada: efectivamente, el calor aumenta la fatiga reduciendo el entusiasmo…


Así mismo, un estudio del Centro de Salud La Unión de Murcia analizó durante nueve años las temperaturas en relación a las urgencias del Hospital Psiquiátrico Román Alberca concluyendo que en los días en los que la temperatura superaba los 30 grados incrementaban notablemente las urgencias por trastornos obsesivos compulsivos. 

Estas investigaciones apoyan la teoría según la cual las personas mantienen un mejor equilibrio emocional en climas templados en los que no se producen cambios bruscos en la temperatura o la humedad. 

¿Cómo evitar los efectos negativos del calor? 

Cómo afecta el calor a nuestro estado de ánimo
Cómo afecta el calor a nuestro ánimo. Fuente: Unsplash

Para evitar que las altas temperaturas y la humedad nos influyan negativamente debemos seguir unas sencillos pautas: 

  • Evita salir a la calle en las horas centrales del día. Entre las 12 y las 5 de la tarde se producen las mayores subidas de temperatura. Debemos intentar no permanecer en la calle en ese intervalo temporal. En caso de que sea imprescindible, hidratarnos adecuadamente para evitar el temido golpe de calor. 
  • Trata de mantener una rutina de sueño. El insomnio es una de las mayores amenazas del calor extremo ya que nos impide descansar adecuadamente aumentando nuestra irritabilidad durante el resto del día. El aire acondicionado, los ventiladores, las corrientes de aire o la ducha nos pueden ayudar a conciliar el sueño en las peores noches de verano. 
  • El mencionado doctor Rosenthal, divulgador del trastorno afectivo estacional, señala, en este sentido, que la mejor forma de luchar contra el SAD veraniego son las duchas y baños fríos fecuentes y los paseos a las primeras horas de la mañana que evitan el contacto con la intensa luz solar y la humedad propias del resto del día.
  • Evita el consumo de alcohol ya que tiene un importante efecto deshidratador. Si bebemos alcohol perderemos agua tanto por la orina como por el sudor aumentando los riesgos derivados de la deshidratación. 
  • Cuida tu alimentación evitando las dietas que generan digestiones pesadas, el excesivo consumo de grasa, el café y otras sustancias que pueden perjudicar la conciliación del sueño, aumentando el consumo de frutas y verduras.
  • Intenta mantener tu rutina habitual en la medida de lo posible. El calor afecta al ritmo de vida y esa es una de las causas de los trastornos en las personas. Adapta tu ritmo de vida al calor, pero intenta mantener tus rutinas. Por ejemplo, sal a correr a última hora de la tarde si estás acostumbrado a hacer esta clase de ejercicio.  
  • Los niños, las personas mayores y las mujeres embarazas son los colectivos que más cuidado deben tener en caso de temperaturas extremas. En este sentido, conviene recordar que la mortalidad en personas mayores o vulnerables aumenta hasta en un 15% durante las olas de calor. 

Los efectos positivos del calor en nuestro ánimo 

Cómo afecta el calor a nuestro estado de ánimo
Cómo afecta el calor a nuestro ánimo. Fuente: Unsplash

Agresividad, violencia, apatía, irritabilidad, estrés… El calor puede tener un impacto negativo en las personas, pero, por el contrario, también aporta bienestar, especialmente gracias al efecto de la luz solar. La exposición al sol aporta vitamina D que produce una modificación en nuestro sistema endocrino que es el encargado de producir hormonas como la serotonina.  

La serotonina tiene una función importante en la inhibición de la ira o de la agresividad siendo una de las sustancias químicas responsables de la sensación de alegría y felicidad. La falta de luz de los meses invernales reduce la presencia de estas hormonas con lo que puede aparecer una sensación de apatía típicamente asociada a los días grises y nubosos.  


Esta aportación de la vitamina D, tan importante en niños y personas mayores, así como la estimulación en la síntesis de los neurotransmisores y la mejora de la circulación sanguínea tienen unos considerables efectos positivos en nuestro estado de ánimo. Así pues, y siguiendo unas sencillas pautas, disfrutemos del calor y el buen tiempo

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.