/

Cómo decirle a tu pareja que quieres abrir la relación

Existen muchos tipos de parejas, tantos como adultos que deciden vivir sus relaciones estableciendo sus propias reglas, con respeto y consentimiento mutuo. Pero más allá de lo más habitual respecto a las que son monógamas y cerradas, mucho se ha hablado en los últimos tiempos de las abiertas y no son pocos los que se plantean una relación así para gozar de su sexualidad con otras personas.

Si estás entre ellos y no sabes cómo abordar ese tema con la persona a la que quieres, vamos a darte algunas claves sobre cómo decirle a tu pareja que deseas abrir la relación. Recuerda que necesitarás una buena comunicación y empatía.

Qué es lo que quieres

Relación de pareja
Pareja sentada frente al agua / Foto: Unsplash

Antes de lanzarte a la aventura de soltarle a tu pareja que quieres que vuestra relación se convierta en abierta, piénsalo bien. Es decir, una cosa es una fantasía sexual que puede excitar imaginar en tu cabeza y otra, una realidad que vivir. Reflexiona ampliamente sobre ello para estar seguro de que deseas hacerlo y estás dispuesto a asumir todas las consecuencias que implica.

Por un lado, mantener a la vez varias parejas sexuales requerirá más tiempo y se incrementará el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. Los celos también son una parte a considerar, así como el miedo a perder a la pareja. ¿Soportarás que la otra persona tenga también libertad para hacer lo que tú estás pidiendo? Las relaciones abiertas constituyen un carril de doble dirección y vivirlas en igualdad supone que pueden producirse los encuentros sexuales con otros por cualquiera de sus miembros. Asimismo, no olvides que también tendréis que lidiar con el estigma social o la presión del entorno por no comprenderos o no aceptar vuestra forma de vida.

Habla sobre las relaciones abiertas

Pero si le has dado mil vueltas a todo lo anterior y tienes claro que es lo que quieres, toca hablar con tu pareja. Si nunca habéis abordado este tema en vuestras conversaciones, tantea primero qué es lo que piensa al respecto, para tratar mejor el asunto cuando llegue el momento de hablarle de tus necesidades.

Aprovecha para conversar sobre los distintos tipos de relaciones abiertas. Se consideran como tal todas las relaciones que no son monógamas de forma consensuada, por lo que es posible incluir en este grupo los intercambios de pareja, los contactos sexuales ocasionales con exclusividad emocional o el poliamor, cuando se mantienen más de dos relaciones sexuales y/o amorosas de manera simultánea. Quizá te sorprendas y la otra persona también lo haya pensado y nunca se atrevió a pedírtelo o, por el contrario, puede que ponga el grito en el cielo.

Elige el mejor momento

pareja
Pareja sentada en un bando / Foto: Unsplash

El momento en el que mantenemos una conversación condiciona en cómo se desarrolla la misma. Si estáis teniendo algún problema o superando alguna crisis, abordar este tema no va a ayudar. Lo mejor será esperar a que las circunstancias sean favorables.

Las relaciones abiertas han de planearse en aquellas parejas consolidadas y con fuertes lazos o, de lo contrario, lo más seguro es que acaben en desastre. Una vez encuentres la ocasión propicia, expón tus sentimientos y opiniones poco a poco, con suavidad y empatía.

Di qué es lo que quieres

Hombre
Hombre con expresión pensativa / Foto: Unsplash

Cuando hables del tema, no des lugar a malas interpretaciones ni dobles sentidos. Sé claro y específico, con respeto y afecto. Deberás exponer qué es lo que quieres, qué es lo que te gustaría, aunque no te resulte fundamental y qué cosas no aceptarías. Por supuesto, en el caso de planteárselo, deberás esperar a que tu pareja proponga también sus propias reglas, aunque si no reacciona bien y se enoja, lo mejor será que pospongas la conversación para cuando se tranquilice.

Escucha activamente

Tendrás que escuchar de manera activa. Esto conlleva prestar atención a tu pareja, no interrumpirla cuando hable y pedir aclaraciones para el caso de que no entiendas bien algo de lo que dice o puedas interpretar alguna frase de diferentes formas.

Seguramente, tu pareja te hará muchas preguntas, así que debes de estar preparado para no ponerte a la defensiva. Esas cuestiones son lógicas y las tendrás que contestar para que no haya malentendidos. Las más frecuentes son si le has engañado con otra persona, si no te gusta el sexo con ella o qué es lo que ha hecho mal para que no te resulte suficiente.

Acepta y respeta la decisión de tu pareja

manos
Manos de hombre y mujer / Foto: Unsplash

Para el supuesto de que tu pareja también se plantee mantener una relación abierta, deberéis establecer las bases de la misma de manera consensuada. Esos límites tendrán que incluir puntos como si está permitido acostarse solo con desconocidos o también con amistades y compañeros de trabajo, si vais a contaros los detalles de vuestras relaciones o no y si es posible repetir encuentros sexuales con la misma persona.


Si la otra persona no quiere mantener una relación abierta, tu respuesta dependerá de las necesidades que sientas al respecto. Si para ti resulta algo imprescindible, será el momento de que cada uno siga su camino. Si te pesa más seguir con la relación que tienes, tendrás que abandonar la idea.

En todo caso, el hecho de mantener una relación abierta debe ser por consenso y deseo de ambas partes, sin que medie el chantaje emocional ni el temor porque la otra persona te abandone si no cumples sus deseos. Decidáis lo que decidáis, el respeto y la honestidad entre ambos resulta fundamental. Y si veis que no podéis gestionar este tema solos, siempre tenéis la opción de acudir a una terapia de parejas.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.