/

Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares

La Navidad es una etapa delicada para las relaciones familiares en las que vemos a personas con las que tenemos poco en común, como el cuñado. Si te entra un escalofrío solo de pensar en verle estas fiestas, no te pierdas estos consejos sobre cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares.

La Navidad es una etapa delicada para las relaciones familiares. A menudo, te encuentras con personas que habitualmente no ves y con las que no tienes mucho en común. Es el caso de la figura del cuñado que representa simbólicamente a ese personaje que disfruta polemizando, no calla ni para brindar y siempre tiene la última palabra. Si te entra un escalofrío solo de pensar en verle estas fiestas, no te pierdas estos consejos sobre cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares. 

No te sientes junto a él 

Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares
Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares. Fuente: Pixabay

Sentar a los invitados en una cena de Nochebuena es toda una ciencia como bien sabe cualquier maestro de ceremonias. Salvo que los asientos ya están adjudicados de antemano, busca sutilmente sentarte lo más lejos de tu cuñado. Y quien dice cuñado, dice suegra, yerno o cualquier otro familiar con el que no tengas muchas ganas de departir. Algo tan aparentemente banal como la posición en la mesa del comedor puede cambiar el devenir de una cena familiar. Tenlo por seguro. 

Muérdete la lengua 

Aunque a priori te parezca una eternidad, las cenas familiares durante las Navidades transcurren más rápido de lo que crees. Generalmente es mucho más agotador pensar en ello y prepararse para los posibles cataclismos familiares de las comidas, que la comida en sí misma. No sufras por adelantado.  


No obstante, en caso de que surja uno de esos temas que pueden llevar a una acalorada discusión, muérdete la lengua. Tan sencillo como callar y desviar la conversación hacia otro tema menos polémico. Si el cuñado es mínimamente perspicaz entenderá que esta Navidad no, no vas ser su contrincante dialéctico.  

Evita temas polémicos 

Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares
Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares. Fuente: Unsplash

Todos conocemos esos temas que pueden despertar controversia en una cena familiar: política, religión, fútbol, Covid… Si no quieres discutir, pasa por encima de ellos y evita un posicionamiento pasional.

Esto no quiere decir que tengamos que hablar de la meteorología durante toda la velada, si no que tratemos de ser diplomáticos cuando surja algún tema delicado. Las cenas de Navidad no son el foro adecuado para arreglar el mundo. Déjalo para otro día, y menos con tu cuñado presente, que tendrá una opinión tajante sobre cualquier tema además de información confidencial sobre el mismo.  


Por otro lado, también hay que tener cuidado con algunos episodios y temas familiares que suelen surgir en cada reencuentro. Todas las familias tienen un anecdotario más o menos hilarante que se repite cada Navidad. Es probable que tú seas el protagonista de una de esas vergonzosas historias que todos querrán escuchar, sobre todo tu cuñado, mientras tú hundes más y más la cara en la sopa de marisco. Tranquilo, ya queda menos.  

Controla las emociones 

La nostalgia, el estrés, el alcohol y el exceso de comida son un cóctel explosivo que alienta las emociones. No será la primera ni la última Nochebuena en la que varios comensales terminan la velada llorando agarrados a su copa de cava. Cosas de la Navidad.  

Desde luego que todos tenemos buenas razones para llorar a lágrima viva, pero las cenas familiares tampoco son el escenario adecuado para los arrebatos emocionales, por mucho que funcionen en las películas de Woody Allen o Mike Leigh. Si notas que empiezas a tener unas ganas locas de pedir perdón a tu madre por aquella vez que siendo niño tiraste el puré al suelo porque sabía mal, es hora de dejar de beber.  

Empatiza con tu cuñado 

Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares
Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares. Fuente: Unsplash

Sí, ya sabemos, su equipo siempre gana, sabe más del Covid que la CIA y siempre mete la papeleta correcta en cada votación, pero seguro que puedes encontrar la forma de intentar entenderte con tu cuñado. La empatía es la facultad que más deberemos usar en una cena de Navidad con nuestra familia.


De acuerdo que puede ser agotador intentar entender a todo el mundo, incluso al nuevo novio kazajo de tu hermana, pero al final siempre podemos encontrar un punto de encuentro con todos los comensales. Porque el objetivo de todos es el mismo: sobrevivir a las fiestas pasándolo lo mejor posible.  

Cuidado con la condescendencia 

Debemos tratar de igual a igual a nuestros familiares sin que la mesa de Navidad se acabe transformando en un escenario teatral en el que todo sea fingido. Si te sientes superior a tu cuñado por mi cuñado que este sea, tal vez el cuñado seas tú.  

Las buenas intenciones, el control emocional y la empatía mal entendida pueden derivar en condescendencia. Es un error que hay que evitar en toda situación, también en una cena familiar y también con el cuñado. Acomodarse tanto a la voluntad de los demás durante los eventos familiares de forma que suponga caer en el exceso de condescendencia puede ser un arma de doble filo. Cuando volvamos a casa, tal vez no sintamos ridículos o frustrados maldiciendo nuestra impostura. No hay que llegar a este punto.

¿Qué hacer en caso de discusión? 

Hasta ahora nos hemos sentado lo más lejos posible del cuñado, hemos evitado temas polémicos, nos hemos mordido la lengua, hemos rechazado la quinta copa de vino y hasta nos hemos reído de un chiste sin gracia. ¿Y si no es suficiente con todo esto? ¿Y si se cruza una línea roja? Todos tenemos un límite, y aunque las cenas de Navidad no sean eternas, es posible que acabemos entrando al trapo con el cuñado.  


Si la discusión ya está sobre la mesa, trata de defender tus posturas de forma educada y evita siempre los ataques personales que arruinan cualquier discurso. Y en cuanto hayas rebajado un poco la tensión y tengas una oportunidad para cerrar el tema, hazlo, pese a que el cuñado siga erre que erre. Y recuerda que discutir no es lo mismo que pelear, es defender una postura ante un tema.  

Los cuñados siempre son los demás 

Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares
Cómo evitar el conflicto con tu cuñado en tus cenas familiares. Fuente: Unsplash

La figura del cuñado representa todo lo que hemos desgranado en estos consejos para evitar los conflictos familiares navideños. Pero adaptando la célebre frase de Sartre, no hay que olvidar que el cuñado siempre son los demás. Tu cuñado no lo sabe todo… pero tú tampoco. Ambos tenéis la capacidad para ejercer de cuñados durante las cenas familiares de estas Navidades. Pero en vuestras manos está evitar farsas, conflictos y ataques personales que terminen por arruinar la velada. Y aunque la Nochebuena se haga más corta de lo que parece, nadie quiere que sea la última: dejemos el cuñadismo para los grupos de WhatsApp.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.