///

Descubre al narcisista que se esconde en tu grupo de amigos

¿Tienes entre tus amigos a una persona que siempre decide a dónde se va, que no suele escuchar a los demás, que siempre habla de sí misma con orgullo y que, a pesar de todo, resulta encantadora? A continuación, distinguimos los diferentes tipos de narcisismo y ofrecemos consejos para descubrir al narcisista de tu grupo de amigos.

¿Tienes entre tus amigos a una persona que siempre decide a dónde se va, que no suele escuchar a los demás, que siempre habla de sí misma con orgullo y que, a pesar de todo, resulta encantadora?

Pese a que el narcisismo es un rasgo de personalidad muy habitual y que todos podemos llegar a manifestar, en algunos casos esa faceta domina a todas las demás, transformando a la persona en un narcisista extremo, en un narcisista ‘a tiempo completo’. 

¿Qué es el narcisismo? 

Descubre al narcisista de tu grupo de amigos
Detalle de Eco y Narciso de James William Waterhouse. Fuente: Wikipedia

Némesis, la diosa de la justicia retributiva, la venganza y el equilibrio, castiga a Narciso por su egolatría haciendo que se enamore de su propia imagen reflejada en el agua de un estanque. Absorto por su propia belleza, Narciso termina en el fondo del estanque persiguiendo un imposible: encontrar a alguien tan perfecto como sí mismo.  

Aunque existen diversos desarrollos de la historia del mito clásico de Narciso, el resultado siempre es el mismo: Narciso es castigado por su endiosamiento. Y solo los dioses pueden comportarse como tales.  

La figura de este personaje, como otros mitos clásicos, fue aprovechada por Sigmund Freud en su ensayo de 1914 Introducción al narcisismo para ilustrar un trastorno de personalidad que más tarde siguió siendo desarrollado por la psicología. 

Tipos de narcisismo

Descubre al narcisista de tu grupo de amigos
Descubre al narcisista de tu grupo de amigos. Fuente: Unsplash

La clínica Mayo define al narcisista como una persona que exagera su propia importancia, tiene una necesidad acuciante de atención excesiva y admiración, relaciones difíciles y una falta de empatía por los demás, ocultando bajo todo ello una personalidad frágil que puede resquebrajarse con cualquier crítica. 

Pese a que el narcisismo puede convertirse en un trastorno si domina al resto de rasgos de la personalidad, el profesor de psiquiatría de Harvard Andrew P. Morrison matiza que el narcisismo es un “escalón necesario dentro del desarrollo de la personalidad” y que “una razonable cantidad de narcisismo ‘sano’ permite equilibrar la percepción individual de las propias necesidades en relación con los demás”. 

Dentro de estos dos extremos, entrarían diversos tipos de narcisismo caracterizados por una diferencia cualitativa en la forma en la que este se manifiesta. El narcisista puede tener muchas caras:  

  • Narcisista poderoso. Pertrechado en una situación de poder sobre los demás, ejecuta su dominio como un déspota, deleitándose del control que ejerce sobre su entorno. En caso de perder poder, este narcisista puede enajenarse y volverse aún más peligroso. 
  • Narcisista fantasioso. Sin la suficiente capacidad o entusiasmo para dominar su entorno como el narcisista poderoso, este tipo de narcisista se conforma con ser un semidios en su mundo imaginario en el que cual todos le rinden pleitesía. Suele ser una persona retraída o tímida con dificultad para relacionarse. 
  • Narcisista vulnerable. Aquella persona que maneja como nadie el chantaje emocional y el victimismo y que, amparado en su presunta hipersensibilidad, puede llegar a hacer la vida imposible a su entorno debido a su insaciable necesidad de atención.  
  • Narcisista salvador. Esa persona que siempre tiene una solución para arreglar los problemas de los demás, incluso del mundo entero, aunque rara vez funcionen. Considera que su visión del mundo es la única y verdadera. Si todos pensasen y actuasen como él, todo estaría solucionado en un periquete.  
  • Narcisista mártir. Relacionado con el anterior, este tipo de narcisista pasa la vida subrayando los sacrificios que ha hecho por los demás, acentuando los beneficios que los demás han encontrado en él, además de recalcar lo que él ha perdido debido a esos supuestos sacrificios. Nótese que este individuo no entiende el significado real de sacrificio como acto desinteresado y amparado en el amor por los demás.  
  • Narcisista inconsciente. Es aquel que actúa como un narcisista, pero, al contrario que la mayoría de narcisistas, no es consciente de su comportamiento. 

Consejos para descubrir al narcisista que se esconde en tu grupo de amigos 

amistad
Pxhere

Si has leído los diferentes rasgos dominantes que puede tener un narcisista ya estarás más cerca de desenmascarar al narcisista de tu grupo de amigos. A continuación, varios consejos extra para que afines aún más la puntería: 

Demasiado competitivo 

La competitividad extrema se ha convertido en una característica de nuestra sociedad, siendo incluso fomentada por sus beneficios sin considerar sus riesgos. El narcisista aprovecha esta tendencia para aflorar su carácter competitivo sintiéndose plenamente orgulloso de su competitividad. Su ansia por demostrar su supuesta superioridad le puede llevar a convertir cualquier situación en una competición.  

Manipulador encubierto 

Uno de los rasgos más sutiles pero peligrosos del narcisista es su tendencia a la manipulación que a menudo ejerce con técnicas de lo más refinadas. Entre ellas destaca el gaslighting, un patrón de comportamiento que se basa en manipular a las personas para que duden de sí mismas. El término procede del notable clásico Gaslight en la que un hombre manipula a su mujer emocionalmente para hacerle creer que está loca y quedarse con su dinero. 

En un entorno más rutinario, la persona que ejecuta esta técnica usa diferentes recursos para minusvalorar las emociones y el talento de las personas de su entorno, cuestionando sus ideas, acciones y decisiones haciendo creer a a dichas personas que el problema está en ellos mismos, aunque sea falso. 

Falta de empatía 

En línea con lo anterior, la falta de empatía, la incapacidad para ponerse en el lugar de los demás y comprender sus emociones y sus actos, es el rasgo más definitorio del narcisista. Si uno de tus amigos siempre minusvalora o incluso ridiculiza tus emociones y es incapaz de tomarse en serio tus problemas, estás ante un narcisista, como mínimo. 

Exige tratamiento especial 

“No saben con quién están hablando”. El narcisista se cree especial y, por lo tanto, necesita un tratamiento especial, ya sea en el trabajo o en el bar de la esquina. Aspira a que todo el mundo le rinda reverencia y, como eso rara vez es posible, vive inmerso en la frustración criticando a todo lo que se mueve. 

El problema mayor viene cuando esa persona, generalmente poderosa, vive en un entorno plagado de aduladores y panegiristas: todos conocemos algún ejemplar. Entonces el narcisista está con pie y medio en el fondo del estanque.

No deja hablar, no escucha 

Si tienes que resumir cualquier argumento en dos frases sencillas, a poder ser evitando las subordinadas para que no pierda el hilo, es que tal vez tu interlocutor sea un narcisista. Si a la tercera frase ya tiene la mirada perdida o está mirándose el bíceps o sus nuevas y relucientes bambas, no hay duda, tu amigo es una narcisista. Si nunca te deja terminar un argumento y cambia de tema constantemente para que el protagonista del mismo siempre sea él, ya sabes con quién estás (intentando) hablar. 

¿Y si el narcisista eres tú? 

ego negativo
Descubre al narcisista de tu grupo de amigos. Pxhere

Si al leer este texto has sentido que estás representando por alguna de las facetas del narcisismo no debes entrar en pánico. Todos nos creemos un poco especiales, aunque no lo seamos. Es una forma de manejar la vida y fortalecer nuestra autoestima para afrontar cualquier reto que nos hayamos marcado.  

Pero si los rasgos narcisistas tienden a dominar tu comportamiento, cuidado: el narcisista extremo tiene conocidos, colegas, socios, compinches, aduladores… pero no amigos. Los amigos de verdad no soportan durante mucho tiempo a un narcisista, por muy encantador que este sea.    



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.