/

El duelo es un viaje emocional, ¿cuáles son sus fases?

El duelo es un proceso natural y complejo que todos enfrentamos en algún momento de nuestras vidas. Puede estar motivado por la pérdida de una pareja o un familiar o amigo, el fin de una relación o cualquier otro cambio significativo. Lo que es obvio es el duelo nos afecta profundamente. En psicología, se ha tratado de comprender este proceso a través de diversos modelos. Uno de los más conocidos es el modelo de las 5 fases del duelo de Elisabeth Kübler-Ross. En este artículo vamos a realizar un recorrido por estas fases y cómo nos ayudan a entender nuestras propias experiencias de pérdida.

Las 5 fases del duelo

tristeza
Mujer con mano en el rostro/Foto: Depositphotos
  • Fase 1: negación

La negación es la primera reacción ante la pérdida. Es una defensa natural que amortigua el impacto inmediato, permitiéndonos sobrevivir emocionalmente al golpe inicial. Durante esta fase, podemos sentirnos entumecidos y en shock. «Esto no me puede estar sucediendo», es un pensamiento habitual. La negación nos da tiempo para asimilar gradualmente la realidad de la situación,. y este tiempo es dependiente en cada individuo.

  • Fase 2: ira

A medida que la negación y el entumecimiento empiezan a desvanecerse, la realidad y el dolor de la pérdida se hacen más presentes. Esto puede manifestarse en ira, que puede dirigirse hacia otras personas, objetos inanimados, o incluso hacia la persona fallecida. «¿Por qué yo?», «¡No es justo!» son expresiones de esta ira. Es importante entender que esta ira es una parte normal del proceso de duelo.

  • Fase 3: negociación

La negociación es una reacción ante sentimientos de vulnerabilidad y desamparo. Aquí, intentamos encontrar una manera de evitar el dolor o la pérdida. Puede implicar repasar mentalmente situaciones pasadas, imaginando lo que podríamos haber hecho de manera diferente para evitar el dolor. En este estado, también es común que las personas recurran a un poder superior con promesas o tratos para aliviar su dolor.

  • Fase 4: depresión

La depresión es una respuesta apropiada a una gran pérdida. No se trata de un signo de enfermedad mental, sino más bien de una reacción normal a las circunstancias. Durante esta fase, nos enfrentamos a la magnitud de la pérdida. Puede manifestarse en sentimientos de tristeza profunda, llanto, insomnio, pérdida de interés en actividades y retirada de la vida social. Es un período de preparación para la siguiente fase, la de aceptación.

  • Fase 5: aceptación

La aceptación no significa estar bien con lo que ha sucedido. Más bien, es aceptar la realidad de la pérdida y el hecho de que la vida ha cambiado permanentemente. Durante esta fase, las personas comienzan a buscar formas de seguir adelante y adaptarse a su nueva realidad. Aunque la pérdida va a seguir doliendo, la intensidad de la emoción se va disipando.

El duelo es un proceso complejo

¿Por qué nos ponen tristes las Navidades?
Tristeza

Tal y como referimos al principio, el duelo no se limita a la pérdida de seres queridos. Puede ser provocado por una variedad de pérdidas, como el de una pareja, la pérdida de un trabajo o incluso cambios significativos en la vida personal o profesional. Cada experiencia de duelo es única y está influenciada por la relación con lo que se ha perdido y el contexto de vida del individuo. La complejidad del duelo también radica en cómo se manifiesta en diferentes culturas y sociedades.

Diversas tradiciones y creencias influyen en cómo las personas experimentan y expresan su dolor. Comprender esta diversidad es vital para ofrecer apoyo en los momentos oportunos Si hay una manera de expresarlo, el duelo es un viaje personal, a menudo en solitario, pero crucial para la restauración emocional y el crecimiento personal.

Es importante recordar que el duelo no es un proceso lineal y que sufre tantos subidas como bajadas. Las personas pueden moverse a través de estas fases en diferentes órdenes y pueden volver a etapas previas. Cada persona vive y procesa el duelo a su manera, y no hay un tiempo marcado para superar cada fase. Reconocer y entender estas fases puede ayudarnos a ser más compasivos con nosotros mismos y con los demás en tiempos de pérdida. Además, es muy importante buscar apoyo si el proceso de duelo nos impide llevar una vida normalizada. La ayuda psicológica online proporciona una serie de consejos, técnicas y tareas por realizar que ayudan en cada etapa. No demorar esta ayuda puede hacer que el proceso de duelo, aun siendo inevitable, pueda gestionarse de una manera más fácil. Es algo que depende de cada individuo.

El duelo es una parte integral de la experiencia humana. Debemos aceptar y entender sus fases para seguir progresando ir consiguiendo avanzar en el camino del duelo. Buscar ayuda profesional es una acción valiente, nunca se trata de un acto de debilidad ni de cobardía. Además, es beneficiosa cuando nos enfrentamos a las complejidades del duelo, una tarea para la que no estamos preparados de forma natural.

*Contenido elaborado en colaboración con una marca