/

¿El método Marie Kondo resultó ser un fraude? Quizás no sea para tanto …

“Entender a Marie Kondo”, “Carta abierta a Marie Kondo”, “Marie Kondo se va a la cama sin recoger”, “Las chifladuras de Marie Kondo” o “Las promesas vacías de Marie Kondo”. Estos últimos días todo el mundo parece tener alguna opinión sobre Marie Kondo… y tú sin saber quién es la gurú del orden. No te preocupes, lo solucionamos. 

A continuación, te resumimos brevemente quién es Marie Kondo, por qué es famosa, cuál es el método de organización del hogar que la ha convertido en millonaria y estrella de Netflix, por qué muchas personas se alegran de su “fracaso” y, lo más importante, por qué el método Marie Kondo (tal vez) no sea para todo el mundo. 

¿Quién es Marie Kondo y por qué es famosa? 

Método Marie Kondo
Marie Kondo en una entrega de premios – Fuente: Depositphotos

El año 2011 Marie Kondo publicaba su primer libro en japonés al que le seguirían otros tres antes de lanzarse al mercado internacional con La magia del orden que se convirtió en un fenómeno superventas hasta vender más de 12 millones de copias sumando 4 millones de seguidores en Instagram, donde es toda una institución si se trata de dar consejos sobre orden y organización. 

Al calor de su inmenso éxito internacional que la llevó a ser la única mujer japonesa entre las 100 personas más influyentes del mundo según la revista Time, no tardaría en sacar su firma de lifestyle KonMari, fichar por Netflix para sacar su propio reality… y seguir escribiendo libros superventas.

El último de ellos publicado recientemente (El método kurashi: cómo organizar tu espacio para crear tu estilo de vida ideal) ha supuesto, no obstante, un cambio de paradigma en su exitoso método, creando gran controversia entre seguidores, haters y hasta despistados que no sabían ni quién era esta chica hasta esta misma semana. 

¿Qué defiende Marie Kondo en su método? 

Método Marie Kondo
Recipiente para organizar objetos en casa – Fuente: Pexels

Inspirado en tradiciones ancestrales japonesas y en su innato carácter organizativo —dicen que en el instituto se quedaba ordenando las estanterías de su clase mientras los compañeros practicaban deporte o disfrutaban de sus descansos— Marie Kondo estableció un método para ordenar el hogar que pasaba, esencialmente, por los siguientes principios: 

  • Descartar lo que no te haga feliz. Marie Kondo detectó, y probablemente con razón, que el gran problema de la organización hogareña está en el exceso de cosas que se guardan “por si acaso”, en nuestro exagerado apego emocional a los objetos a los que atribuimos valores sentimentales que nos impiden deshacernos de ellos, acumulando tantas cosas que es imposible organizarlas.  
  • El doblado vertical. Una de las grandes revoluciones de Marie Kondo es el doblado vertical de las prendas de ropa para ganar espacio y tener todo a la vista. Como cuando nos vamos de viaje y doblamos la ropa como si fueran rollitos de primavera… pues igual. 
  • Ordenar por categorías. Según Marie Kondo es la mejor forma de ser verdaderamente consciente de lo que se tiene y comenzar el imprescindible proceso de descarte. 
  • Buscar la alegría en tu orden del hogar. Por último, de forma un poco más difusa, el método Marie Kondo promueve una serie de actitudes hacia la organización del hogar que pasa por actos concretos como desechar todo lo que no hayas usado en dos años y respuestas instintivas como deshacerte de lo que no te proporcione alegría.  

¿Qué ha pasado para que Marie Kondo ‘reniegue’ de su método? 

Método Marie Kondo
Unos niños mantienen una pelea de almohadas – Fuente: Unsplash

La respuesta corta es la siguiente: ha tenido hijos. En una reciente entrevista en The Washington Post la gurú del orden soltó la bomba: “Hasta ahora, era una limpiadora profesional, así que hice todo lo posible para mantener mi casa ordenada en todo momento” (…) “Me he dado por vencido en eso en el buen sentido para mí. Ahora me doy cuenta de que lo que es importante para mí es disfrutar el tiempo con mis hijos en casa“.

Todo sigue correcto, Marie Kondo sigue estupenda como siempre, pero la casa tal vez no esté como los chorros del oro. Y es que, con tres hijos, el doblado vertical y la categorización del orden pasan a un segundo plano. 

Las “explosivas” declaraciones de Marie Kondo llegan, por supuesto, al calor de la publicación de un nuevo libro que viene con un nuevo método. ¿Y qué defiende en su nuevo método? Entre otros principios más o menos similares a los anteriores destaca “hacer espacio para lo que importa”, que suponemos se referirá a los hijos que ocupan un poco más de espacio que la ropa, sobre todo porque son elementos dinámicos que no se prestan muy bien al doblado vertical ni al orden por categorías. 

¿Por qué Marie Kondo suma tantos detractores? 

“La forma ideal de pasar nuestro tiempo está determinada por cómo lo ocupamos y con qué y con quién lo compartimos”. Desde luego que Marie Kondo no ha inventado la rueda con sus consejos y sus reflexiones. Pero el hecho de haber “admitido su error” o haber evolucionado en su método para adaptarse a unas circunstancias, es algo a valorar. ¿Cuántas personas públicas —y no públicas— conoces que admitan un importante error en su enfoque acerca de un tema relevante para sí mismos?  

Pero más allá de la presunta superficialidad de sus consejos y la dudosa trascendencia de su método, no cabe duda de que la consultora japonesa también ha sumado un buen puñado de haters a lo largo de los años. 

Entre ellos están los que fruncían el ceño ante tanta perfección y sonrisa perpetua —algo extensible a casi cualquier influencer profesional especializado en vender felicidad— y los que, directamente, acusaban a Marie Kondo de nociva, hipócrita y sibilinamente capitalista


Los lectores cambian la ortodoxia del consumismo por la ortodoxia de la pulcritud. KonMari podría ser vagamente anticapitalista, pero luego está el hecho de que tienes que comprar un conjunto de libros de Kondo para practicarlo. Ella se ha transformado completamente en una marca: su compañía ahora vende lujosas cajas de Kondo para organizar sus cosas, clases de certificación para aspirantes a acólitos de Kondo y una gama de cristales, así como un “diapasón terapéutico”. 

Kyle Chayka

En un artículo de 2020, anterior a la “crisis” del método KonMari, el escritor especializado en cultura y tecnología Kyle Chayka, tiraba con bala a Marie Kondo, diciendo lo que todo el mundo ya sabe. Y, claro, el bueno de Chayka tampoco tardaría en sacar su libro criticando la “mercantilización y la banalidad del minimalismo” atreviéndose incluso a dudar de Steve Jobs, el mesías del funcionalismo tecnológico… que pagaba más de 8.000 dólares por la minimalista configuración de su estéreo.

Y bien, ¿es el método Marie Kondo para todo el mundo? 

Método Marie Kondo
Una mujer sonríe mientras organiza ropa – Fuente: Depositphotos

Evidentemente, no. Para empezar porque no todos estamos obsesionados con el orden y porque no todos necesitamos un gurú hasta para poner una lavadora de forma certera, aunque no seamos ni siquiera gurús de nosotros mismos.  

Desde luego que no hay que minusvalorar la importancia del orden en el hogar y su influencia en el bienestar, que no deja de ser el espacio en el que más tiempo pasamos. Y a poco que profundicemos en los consejos de Marie Kondo detectaremos que buena parte de lo que dice no puede ser más certero… y obvio. Pero en eso mismo radica el éxito actual de los gurús: en decirnos de forma sintética y bien masticadita lo que ya sabemos. Pero, por alguna razón, parece que muchas personas necesitan escuchar de otra persona lo que ya saben para ponerse en movimiento. 

De cualquier forma, llevar el método Marie Kondo al extremo, como han hecho millones de personas —buena parte de las cuales ahora se sienten “traicionadas” tras la confesión de su gurú— no es para todo el mundo, por diversas razones.

¿Cuáles? A saber: tenemos hijos, no tenemos ganas de dedicar tanto tiempo a la organización, nos sentimos bien en nuestro ordenado caos, no tenemos tantas cosas, porque viviendo de alquiler no se puede almacenar gran cosa, nos gusta guardar aquella camisa de los 80 por si se vuelve a poner de moda, somos unos frikis, no tenemos cuenta de Instagram, consideramos que hay cosas más importantes en la vida que el doblado vertical o, sencillamente, somos unos vagos.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.