///

El test de Wisc o cómo medir la inteligencia de tus hijos

En la actualidad, existen diversos instrumentos para calcular el nivel de inteligencia en los niños y en los adultos, aunque resultan más adecuados unos que otros en cada caso. De tal modo, la Escala Wechsler de Inteligencia para Niños, también conocida como test WISC (Wechsler Intelligence Scale for Children), es una de las mejores herramientas para medir el coeficiente intelectual de aquellos menores de entre seis y 16 años.

Para que conozcas un poco más sobre este tema, te contamos hoy en qué consiste el test de WISC o cómo medir la inteligencia de tus hijos, y para qué se utiliza esta prueba por parte de educadores y psicólogos.

¿Qué es el test WISC?

Niño
Niño con piezas de construcción/Foto: Pixabay

El test WISC o Escala Wechsler de Inteligencia para Niños, cuyo nombre se deriva de su autor David Weschler, constituye una herramienta, creada en 1949, para calcular el coeficiente intelectual en niños entre seis y 16 años. Desde aquel entonces, ha sido objeto de sucesivas mejoras y actualizaciones, hasta derivar en el que en la actualidad se usa.

Como consecuencia, aunque en sus orígenes se trataba de una versión de la prueba psicométrica de la Escala Wechsler de Inteligencia para adultos adaptada a los menores, con las diferentes modificaciones de las que ha sido objeto a lo largo de los años, se ha convertido en un método específico para los niños. Así, ha evolucionado hasta transformarse en una de las fórmulas más fiables y utilizadas para medir el coeficiente intelectual en menores, tanto por parte de los educadores como por parte de los psicólogos.

Aplicación del test

Hombre
Hombre escribiendo/Foto: Pixabay

Por sus especiales características, el test WISC presenta diversas posibilidades de aplicación para determinar tanto el funcionamiento neuropsicológico como las habilidades cognitivas de los menores de 16 años.

De tal manera, resulta especialmente útil para efectuar diagnósticos de altas capacidades, así como de retrasos mentales leves o moderados, de trastornos de aprendizaje y d disfunciones neuropsicológicas. También se usa para detectar las alteraciones atencionales, entre las que se encuentra el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad). Además, facilita analizar el coeficiente intelectual en función del tramo de edad de los niños.

No obstante, cada vez que el test WISC se utiliza para este tipo de diagnósticos, hay que tener en consideración que los resultados obtenidos pueden infravalorar las capacidades de niños con discapacidad motora o de lenguaje, al igual que las de aquellos otros con poco conocimiento del idioma en el que se realiza la prueba, con hipoacusia o con limitaciones visuales.

Pruebas del test WISC

WISC
WISC-V/Foto: Wikimedia Lea M. CC BY-SA 4.0

El test WISC está compuesto de una quincena de pruebas dividas (10 obligatorias y cinco optativas) en cuatro índices específicos: la Comprensión Verbal (CV), el Razonamiento Perceptivo (RP), la Memoria de Trabajo (MT) y la Velocidad de Procesamiento (VP). A estos apartados se suma un índice general: el Cociente Intelectual Total (CIT).

El índice de Comprensión Verbal consta de pruebas como la definición de vocablos, la intuición verbal, las relaciones entre conceptos verbales, la comprensión social, el juicio práctico y los conocimientos adquiridos. Las cuatro pruebas del Razonamiento Perceptivo se centran en las habilidades práxicas, los conceptos no-verbales, el análisis visual y el procesamiento simultáneo.

El índice de Memoria de Trabajo analiza con tres pruebas la capacidad de retención y la forma de almacenar y operar con la información obtenida, además de la habilidad para generar otra nueva. Y con l índice de Velocidad de Procesamiento de la Información se mide la capacidad para focalizar la atención y ordenar y/o discriminar la información visual.

Cada una de las pruebas que forman parte de esos cuatro índices, se puntúa con una escala del uno al cinco, siendo equivalentes estas calificaciones a un nivel bajo y excelente respectivamente. Para la realización del test se estima que son necesarios entre 60 y 75 minutos, según la rapidez y la habilidad del niño.

Fortalezas y debilidades del test

test
Test/Foto: Unplash

Sin embargo, aunque pueda resultar útil, el test es menos sensible para aquellos casos en los que se presentan dificultades de aprendizaje, tal y como señalan en el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, considerando que esta es una de las debilidades del test WISC.


El Consejo también indica que debería de haber entre todas las pruebas alguna dedicada a Historietas y Rompecabezas, las cuales permitirían analizar de manera adecuada la inteligencia visoespacial del niño. Pese a ello, determinan que «es un test recomendable, sin duda el más recomendable en su segmento en diversas áreas profesionales», como en la de Psicología Clínica, en casos de diagnóstico diferencial y en el contexto educativo.

En todo caso, se recomienda que este test sea aplicado por profesionales, quienes serán también los más adecuados para la interpretación correcta de sus resultados y poder utilizar los mismos en beneficio del menor.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.