/

¿Es buena idea buscar trabajo en verano?

Hace un puñado de años, cuando la generación Baby Boomer aún era joven, casi todos teníamos la sensación que España cerraba por vacaciones, ya desde las primeras fechas de julio. Muchos negocios echaban la persiana y las empresas ralentizaban su trajín, a la espera de la efervescencia de septiembre. ¿Sirve de algo entonces buscar trabajo en esta época?

En aquel tiempo parecía que los rigores estivales ahuyentaban casi cualquier posible oferta de empleo y solo el sector turístico o las actividades que repuntaban en verano podían arrojar algo de luz en el incierto horizonte que marcaba un país entregado a la playa y a la siesta. Tal percepción no era del todo real entonces, ni tampoco es muy certera ahora. Nada que ver con la realidad del mercado. El verano puede poner a tu alcance atractivas oportunidades para buscar trabajo que no se repetirán durante el resto del año.

¿Qué tipo de empleos puedo encontrar en verano?

Son muchos los puestos de trabajo a los que se da cobertura en verano. Bastará mencionar que solo en junio de 2021 se registraron nada menos que 1.798.047 de contratos en nuestro país, 172.866 de ellos con carácter indefinido. Ahí tuvieron cabida casi todas las actividades, perfiles y cualificaciones imaginables. Eso sí, en distintas proporciones.

Es innegable que buena parte de estas propuestas poseen carácter temporal y tienen su origen en el turismo, la hostelería, el ocio, la distribución y otros sectores productivos que incrementan o cambian notablemente su actividad durante estos meses. Una gran proporción de estas ocupaciones tienen fecha de caducidad, aunque para muchas personas son el comienzo de una carrera profesional o la puerta de acceso a alternativas más perdurables y prometedoras.

También es cierto que en estos meses tórridos las ofertas y los procesos selectivos no se detienen y nos brindan un panorama en el que puede resultar más fácil competir por un empleo estable que impulse tu carrera profesional. Las oportunidades siguen fluyendo y no pienses en absoluto que hablamos solo de trabajos efímeros de camarero, reponedor o socorrista de piscina de una urbanización.

La vida no se detiene cuando los termómetros suben y a poco que revises cualquier Web de anuncios de trabajo te percatarás que en el verano se siguen buscando empleados de perfiles muy diversificados.

¿Cuál es tu objetivo laboral a corto plazo?

Ser un pelota en el trabajo
Trabajo

Para dar respuesta a este interrogante, tal vez antes debemos preguntarnos cuál es nuestro objetivo laboral a corto plazo. Es muy relevante decidir si estás buscando algo eventual; un contrato estable; el puesto de ‘tus sueños’; sumar unas líneas a tu currículum; aumentar los contactos profesionales; ‘meter la cabeza’ en una buena empresa; ganar algo de dinero para sobrevivir al invierno o tal vez adquirir experiencia para afrontar retos más ambiciosos en el futuro.

Todas las expectativas son lícitas y respetables y es posible que el verano sea el momento propicio para acercarte a tus metas personales, igual que pueden serlo el invierno o el otoño.

¿Por qué buscar trabajo en verano es una buena opción?

Según cuáles sean tus propósitos profesionales a corto plazo, este tiempo te brindará ventajas más difíciles de encontrar en otras épocas del año:

  • Los meses del estío son los que ofrecen un mayor volumen de oportunidades de empleo eventual en España. Te resultará más fácil que te contraten, bien en sectores que elevan significativamente su actividad o bien en otras empresas para sustituir los períodos vacacionales de sus empleados.
  • Si no tienes experiencia profesional, en verano aumentan tus opciones para ser seleccionado en un buen número de propuestas. A más oferta, menor competencia entre candidatos dentro de cada proceso selectivo. El listón de exigencia desciende.
  • No olvides que el empleo temporal de ahora bien puede ser el puesto estable a la vuelta de unos meses. Al menos para algunos.
  • Si tratas de optar a contratos más duraderos y en puestos de cualificación media o alta, lo normal es que encuentres un menor número de profesionales a los que superar en la selección. Para estas oportunidades hay mucha gente que se relaja en verano, deja de buscar trabajo o incluso no se presenta a las entrevistas para las que se les convoca. Tu camino estará más libre y despejado en verano. Todo puede resultar más fácil, especialmente si estamos en el mes de agosto.
  • Esto no se lo digas a nadie, porque ellos (y ellas) siempre te lo negarán, pero los departamentos de recursos humanos y las empresas consultoras de selección también se relajan en verano e incluso sus integrantes se marchan de vacaciones. Si te citan a una entrevista, es probable que encuentres un clima más distendido y amigable. Te resultará más sencillo conectar con las personas que participarán en las decisiones respecto a tu futuro.


Dejar una respuesta

Your email address will not be published.