/

Konjac, la alternativa a la pasta sin calorías: beneficios y riesgos

Te contamos todo lo que debes saber sobre el konjac, la alternativa a la pasta sin calorías.


De un tiempo a esta parte, cada vez resulta más frecuente oír hablar del konjac, uno de esos productos que comienza a formar parte de la alimentación y que hay quien denomina, en ocasiones, como milagroso o superalimento, por sus beneficios y bajas calorías.

Pero realmente ¿esto es así? Si deseas incluirlo en la dieta, ¿tienes que tener algo en consideración? Hoy damos respuesta a tus preguntas y te contamos todo lo que debes saber sobre el konjac, la alternativa a la pasta sin calorías.

¿Qué es el konjac?

Konjac
Wikimedia/Salix CC BY-SA 3.0

También denominado la «lengua del diablo», el konjac (Amorphophallus konjac) es una planta perenne originaria del sudeste asiático. Se trata de un tubérculo cuya parte más valiosa es la raíz. De esta se extrae una especie de harina que se utiliza posteriormente para la elaboración de distintos tipos de pasta y productos alimenticios.


Su consumo es habitual en los países asiáticos desde tiempos inmemoriales. En Occidente se ha puesto de moda a causa de sus efectos saciantes y para comer como sustitutivo de la pasta tradicional, puesto que no aporta hidratos de carbono y apenas tiene calorías. Ten en cuenta que 100 gramos de konjac aportan 9 calorías.

En la actualidad, ya es habitual encontrar fideos de konjac en el supermercado y en las tiendas especializadas. Estos fideos de pasta de konjac los hallarás también comercializados bajo el nombre de shirataki, el cual puede traducirse como «cascada blanca», denominación que hace referencia a ese aspecto que tienen. Se caracteriza por su sabor insípido y una textura gelatinosa, de manera que puedes aumentar mucho las calorías del plato según cómo la prepares para darle sabor. Tenlo en cuenta si vas a consumirla porque deseas perder o controlar tu peso.

Propiedades del konjac

La raíz del konjac se caracteriza por estar compuesta por gran cantidad de fibra, de manera que cuenta con una elevada capacidad de absorción de agua. Esta fibra, denominada glucomanano, es usada habitualmente en productos y complementos dietéticos, así como en elaboraciones de pasta. Su propiedad saciante es lo más destacado, porque te sentirás tan lleno como si hubieras comido un cocido, ya que se hincha al llegar al estómago.


Sin embargo, hay que ser consciente de que un alimento como el shirataki no aporta los numerosos nutrientes, minerales y vitaminas que sí obtienes de la pasta convencional, por lo que no deberías abandonar del todo su consumo y, si te preocupan las calorías, tener cuidado con las salsas o la forma en la que preparas la pasta de trigo. No olvides que puedes combinar el consumo de ambas en tu alimentación.

El konjac es especialmente efectivo y muy utilizado para reducir las calorías de un plato, pero este deberá completarse de manera que aportes a tu organismo las sustancias necesarias para cuidar tu salud.

Beneficios del konjac

shirataki
Pixabay

Además de la propiedad saciante del konjac, la cual es reconocida por la EFSA (European Food Safety Authority), este organismo europeo también le atribuye otras ventajas, como resultar beneficiosa para controlar el colesterol.

Diversos estudios asimismo aseguran que el consumo de konjac favorece el control de los problemas dermatológicos y la salud intestinal, gracias a su elevado contenido en fibra, pues contribuye a una mejor digestión y a aliviar la sensación de pesadez al comer.

Riesgos del consumo de konjac

Pero no todo son ventajas con respecto al konjac. Si se consume en grandes cantidades, es posible que cause problemas gastrointestinales por su alto contenido en fibra. Además, mientras que su consumo puede favorecer una rápida pérdida de peso, por esa sensación de saciedad que provoca, también puede causar graves consecuencias en aquellas personas que tienen algún problema en el esófago.

Tanto es así que, en todo caso, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria recomienda consumir mucha agua si comemos la pasta de konjac preparado como cualquier plato de pasta tradicional. No se puede olvidar que aumenta mucho su tamaño al entrar en contacto con cualquier líquido, por lo que es necesario beber mucha agua mientras se ingiere para provocar que llegue con rapidez al estómago y evitar el riesgo de asfixia.

Asimismo, la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición de España (AESAN) recomienda no consumir la pasta de konjac antes de acostarse, así como no ingerirla con otros alimentos ricos en fibra. De igual manera, recomienda una cantidad máxima de ingesta de glucomanano de konjac de 4 gramos al día, lo cual debes tener en cuenta si tomas algún complemento alimenticio que lo incluya. Además, los pacientes con diabetes deben consultar con su médico ante de consumirlo.

Como consecuencia, y con todo lo expuesto, no podemos olvidar que, quien consuma konjac de cualquier forma en dietas de adelgazamiento, deberá asegurarse de ingerir en otros alimentos las propiedades nutricionales que necesita nuestro organismo para estar en perfecta salud, o se corre el riesgo de padecer un déficit nutricional que puede provocar graves enfermedades.

En todo caso, si tienes pensado consumirlo con frecuencia por este motivo, lo mejor es que consultes a un nutricionista o a tu médico para asegurarte de que tu alimentación es la adecuada y evitar riesgos mayores.




Dejar una respuesta

Your email address will not be published.