/

Pintar mandalas y otras actividades para relajarnos este verano

Toma nota de estas actividades para desconectar en verano para toda la familia con las que ejercitaréis la mente, favoreceréis la creatividad y estaréis entretenidos.


El verano es esa época en la que apetece realizar otras actividades, ya que no solo debemos descansar físicamente sino que también es necesario que relajemos la mente y desenchufemos de los problemas y preocupaciones diarias, al menos, en la medida en la que nos sea posible.

A menudo no sabemos muy bien cómo hacerlo por la cantidad de opciones con las que contamos en la actualidad, así que para ayudarte a decidir entre todas ellas, hoy vamos a darte algunas ideas. Toma nota de estas actividades para desconectar en verano para toda la familia con las que estarás entretenido y podrás divertirte.

Pintar mandalas

mandala
Pxhere

Pintar mandalas es una de esas actividades que se ha puesto de moda en los últimos años. No nos extraña nada, porque combina los beneficios de la relajación con la actividad mental y la estimulación de la creatividad. Además, es perfecta para niños y adultos, desde los más pequeños hasta los ancianos. Solo es necesario buscar un dibujo más o menos complejo en función de su capacidad y seleccionar diseños de las temáticas que más os gusten. Podrás comprar ya libros con un montón de ellos o imprimir en internet aquellas páginas que ofrecen mandalas gratuitos para colorear.


Si vas a empezar en esta técnica o vas a iniciar en ella a los peques de la casa, recuerda que se debe comenzar con formas grandes y circulares. Luego, ya podrás seguir hacia aquellas con figuras más pequeñas y minuciosas que tardan un poco más en completarse. Por lo que respecta a la forma de colorear cada mandala, elige la que más te guste: acuarelas, lápices, rotuladores, ceras… Concéntrate en el dibujo y recuerda que el único límite será tu imaginación.

Resolver rompecabezas

actividades relajantes
Pxhere

¿Eres de los que de pequeño se lo pasaba en grande montando puzles? Pues tal vez sea el momento de retomar esa actividad, porque se trata de una de las que más nos ayudan a desconectar de nuestro entorno. Ir buscando y encajando las piezas requiere tal cantidad de concentración que inevitablemente desconectarás del mundo.

Al igual que sucede con pintar un mandala, resolver un rompecabezas es de esas actividades perfectas para cualquier edad o capacidad intelectual. De hecho, es un ejercicio que reduce el riesgo de padecer enfermedad mentales y degenerativas.


Solo tendrás que adecuar el nivel de dificultad del rompecabezas a la persona que vaya a resolverlo y el disfrute estará asegurado. Si no estás acostumbrado, no vayas a empezar por uno de 1000 piezas o puede que termines con más frustración que otra cosa, e igual consejo sirve para los más pequeños. Ves aumentando su dimensión y reduciendo el tamaño de sus piezas a medida que vayan convirtiéndose en unos expertos y los más fáciles les aburran porque los completan enseguida.

Practicar lettering

lettering
Pixabay

Otra de esas actividades tan entretenida como relajante y beneficiosa para nuestro cerebro que experimentó un nuevo auge en los últimos años es el lettering. Si nunca te has interesado por ella o piensas que simplemente se trata de escribir de forma bonita en un trozo de papel como la caligrafía, tal vez este verano sea la ocasión ideal para que descubras esta afición tan maravillosa.

Y es que el lettering es más complejo y diverso de lo que en un principio puedas pensar. De hecho, también sirve para todas las edades y no será para nada lo mismo según los conocimientos y experiencia que tengas al respecto. Con esta técnica delinearás, dibujarás y colorearás letras de todas las formas y tamaños, con filigranas o sencillez, formando palabras, frases o simplemente enmarcando una inicial. Puedes utilizar para ello rotuladores, acuarelas, pluma o combinar diversas técnicas de pintura y escritura.

Ten en cuenta que el lettering tiene más puntos en común con la rotulación que la caligrafía, requieres grandes dosis de creatividad y concentración y te servirá para realizar tarjetas, láminas o dedicatorias personalizadas para cuando tengas que hacer un regalo.


Montar recortables

papercraft
Pixabay

Para esos días de verano en que estemos cansados, el tiempo no acompañe o incluso se nos acaben las ideas con los más pequeños, podemos recurrir a algo tan efectivo como tradicional: los recortables. Los peques disfrutarán con las tradicionales mariquitas y similares, pero también podemos ponernos a montar auténticas réplicas de todo tipo de objetos o incluso pequeñas maquetas de papel grueso o cartón. En internet encontrarás muchos recortables gratuitos, solo tienes que tener a mano la impresora.

Y si te vas a ir de vacaciones en familia, recuerda imprimir unos cuantos y meterlos en la maleta. No pesan y a lo mejor te sacan de un apuro si un día de esos tus hijos están aburridos.

Labores de ganchillo

amigurumi
Pixabay

La costura nos permite desconectar del mundo al tiempo que hacemos algo a lo que luego le podremos quitar provecho. Y es que las labores de ganchillo favorecen nuestra mente, los movimientos y la coordinación. Además, si nos apetece, nos permite combinar esta actividad con otras, como charlar con la familia, ver la televisión o sentarnos a la sombra de un árbol con la labor y relajarnos escuchando al mismo tiempo a los pájaros.

Las opciones son de lo más diverso y no tienes por qué pensar en los manteles de la abuela cuando se habla de ganchillo. Desde crear un bolso o una chaqueta de crochet hasta preparar esos pequeños y adorables peluches (amigurumi) con personajes de tus películas favoritas, podrás hacer lo que desees. En internet encontrarás muchos patrones y técnicas básicas para empezar desde cero en una actividad tan económica como entretenida.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.