/

¿Por qué sentimos nostalgia de aquel verano?

El verano se asocia con la libertad, el descanso y la inocencia. Y todo ello nos aporta emociones positivas y recuerdos entrañables. Pero cuando la nostalgia de aquel verano se presenta como un subterfugio para no afrontar la realidad de nuestro presente, el futuro se convierte en amenaza. A continuación, reflexionamos sobre el verano de nuestras vidas y los beneficios y riesgos de la nostalgia. 

El verano se asocia con el descanso, la libertad y la inocencia. Y todo ello nos aporta emociones positivas y recuerdos entrañables. Nos gusta sentarnos en la mecedora de la nostalgia y evocar el olor de aquellas noches estrelladas, el rumor de aquellas olas y el sabor del primer beso.

Pero cuando la nostalgia de aquel verano se presenta como un subterfugio para no afrontar la realidad de este otoño, el futuro se convierte en amenaza. A continuación, reflexionamos sobre el verano de nuestras vidas y los beneficios y riesgos de la nostalgia. 

La nostalgia del verano de nuestras vidas 

¿Por qué sentimos nostalgia de aquel verano?
¿Por qué sentimos nostalgia de aquel verano? Fuente: Unsplash

Aquel verano fue el de los paseos en bicicleta, los baños eternos en el mar y las noches al fresco. Durante aquel verano aprendiste a lanzarte de cabeza, a dar una calada y a abrir los ojos mientras besabas. Fue el verano de la odisea en el bosque, de la travesía en el río y de la expedición a la montaña. Porque en aquel verano todo era nuevo, todo era inesperado y todo era una aventura


Ahora que han pasado unos años de aquellas risas, besos y hazañas, recordamos el verano con nostalgia, ese sentimiento narcotizante capaz de dejarnos fuera de combate durante varios minutos con el simple olor del perfume de aquella chica de la que casi has olvidado hasta su cara, pero no su beso. Eso no se olvida

Fue un día del azul septiembre cuando, / bajo la sombra de un ciruelo joven, / tuve a mi pálido amor entre los brazos, / como se tiene a un sueño calmo y dulce. / Y en el hermoso cielo de verano, / sobre nosotros, contemplé una nube. / Era una nube altísima, muy blanca.  / Cuando volví a mirarla, ya no estaba.

Recuerdo de Marie A. Bertolt Brecht

El verano de nuestras vidas es como la nube de Bertolt Brecht, un paraíso etéreo que cuando lo volvimos a mirar ya se había hecho viento. Y ahora corremos tras el viento, añorando verano, anhelando el pasado, a sabiendas de que es una persecución inútil, pero tan dulce… 

Los peligros de la nostalgia 

¿Por qué sentimos nostalgia de aquel verano?
¿Por qué sentimos nostalgia de aquel verano? Fuente: Unsplash

“Me gusta recordar las cosas a mi manera, no necesariamente tal como ocurrieron”. Fred Madison de Carretera Perdida (David Lynch) lo tenía claro. Él usaba la nostalgia en su propio beneficio consciente de que sus recuerdos no eran exactos. Sin embargo, buena parte de las personas siguen creyendo que el tiempo pasado siempre fue mejor y aquellos veranos puro éxtasis.  


Porque la memoria es selectiva y construimos el relato que nos interesa, a veces conscientemente, otras de forma instintiva: aquel verano fue mágico y ningún recuerdo demasiado real romperá el hechizo.  

Cuando el médico suizo Johannes Hofer usó por primera vez esta palabra —que deriva del griego nostos (regreso al hogar) y algos (dolor)— no sospechaba el éxito que iba a tener en el futuro. Hofer lo usó para describir el estado de ánimo de los soldados suizos que combatían lejos de casa. Porque, durante muchas décadas, la nostalgia se usó para describir un sentimiento de consecuencias negativas, incluso que podía derivar en una grave enfermedad mental. 

Y es que la nostalgia se convierte a menudo en un velo que oculta el presente y nos impide mirar hacia el futuro. Cuando los recuerdos del pasado se convierten en nuestro principal estímulo, quedamos atrapados en un callejón sin salida: más allá de que el pasado esté más o menos idealizado es evidente que no va a volver.  

Aquella nube de verano se evaporó y cuando antes asumamos que no va a regresar —acompañada del aroma del primer amor— antes volveremos a mirar el cielo de nuestro presente con esperanza, con la esperanza de que los vientos del futuro nos traigan, quién sabe, nubes más altas, más blancas y más apasionadas


Los beneficios de la nostalgia 

¿Por qué sentimos nostalgia de aquel verano?
¿Por qué sentimos nostalgia de aquel verano? Fuente: Unsplash

Más allá de que la cultura popular esté abusando de una forma escandalosa del envoltorio nostálgico para embalar productos de consumo masivo que carecen de cualquier novedad creativa —solo hace falta echar un vistazo a la cartelera de cine— también es un hecho que la nostalgia tiene su lado positivo, siempre en dosis moderadas. 

Así lo cree, por ejemplo, el profesor de psicología social de la Universidad de Southampton Constantine Sedikides que sufrió fuertes accesos nostálgicos de su anterior hogar en la cálida Chapel Hill en Carolina del Norte cuando llegó a la brumosa Inglaterra.

Fue así como empezó a investigar el sentimiento de la nostalgia porque, en realidad, Constantine no quería volver a Estados Unidos, pero el recuerdo de su anterior hogar y de las experiencias allí vividas eran demasiado potentes: la nostalgia ejercía en este caso de lubricante para engrasar su nueva vida al otro lado del Atlántico. 

Años después, este profesor creó el Observatorio de Nostalgia en la universidad de Southampton, un grupo que estudia los beneficios de este sentimiento en diferentes individuos y grupos sociales. Porque los recuerdos agradables, una vez evocados, reestablecen la serenidad psicológica, además de elevar el estado de ánimo y la autoestima potenciando la conexión con otros individuos que han vivido situaciones similares a nosotros. 


Por otro lado, la nostalgia sana —entendida como aquella nostalgia que somos capaces de controlar— permite tener una percepción más integra de la relación del pasado con el presente. En última instancia, la nostalgia puede dar sentido a una vida, ya que nutre las raíces de nuestros recuerdos, apuntala nuestra memoria.  



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.