///

¿Qué es la dispareunia?

La dispareunia es un trastorno sexual por dolor que deriva de causas físicas y/o psicológicas y que puede afectar al 12% de las mujeres en edad fértil. A continuación, explicamos las causas y los tratamientos para superar la dispareunia.

Pese a los considerables avances que ha hecho la sociedad tanto en investigación como en educación, todavía persiste una suerte de tabú con respecto a la sexualidad, provocando que muchas personas tengan reparo a la hora de exponer abiertamente sus problemas o dudas sexuales.

Uno de estos problemas es la dispareunia, el dolor que se manifiesta durante el coito. A continuación, explicamos las causas y los tratamientos para superar este dolor que se presenta sobre todo en mujeres, pero también en hombres

¿Qué es la dispareunia?: definición y síntomas 

¿Qué es la dispareunia?
Una joven descansa sobre un colchón – Fuente: Unsplash

La dispareunia, también conocida como coitalgia, es el dolor que experimentan los genitales y la estructura pélvica asociado a las relaciones sexuales y que puede aparecer, antes, durante o después del coito. En este sentido, abarca desde la irritación vaginal postcoital hasta el escozor, ardor o picor en el caso de los hombres. 

El término procede del griego dyspáreunos compuesto del sufijo dis (trastorno o dificultad) y páreunos (compañero, amante) siendo acuñado por el ginecólogo británico Robert Barnes en el último cuarto del siglo XIX cuando precisó la necesidad de definir con un término médico la dificultad y el dolor que se manifiesta durante el acto sexual. 

Presente en el DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría) como trastorno sexual por dolor, sigue despertando controversia sobre su naturaleza y su relación con el vaginismo. De cualquier forma, no hay duda de que se ha convertido en una de las quejas más frecuentes tanto en las consultas sexológicas como en las propias consultas médicas o de matronas.  

En este sentido, tal y como se señala en el estudio de 2017 dirigido por Manuela Velázquez-Barrios, enfermera especialista en Obstetricia y Ginecología del Centro de Salud La Paz de Badajoz, la dispareunia afecta al 12-15% de las mujeres en edad fértil y al 45-55% de las mujeres posmenopáusicas

Entre los síntomas más comunes de dispareunia femenina se encuentra la sequedad vaginal de la que derivan buena parte del resto de síntomas: dolor vulvar o vaginal, disminución de la lubricación vaginal durante el coito, sangrado vulvar o vaginal y ansiedad anticipatoria en el coito. 

Causas de la dispareunia 

¿Qué es la dispareunia?
Una mujer tumbada sobre la cama tapándose los ojos – Fuente: Unsplash

Entre las causas que pueden provocar la aparición de la dispareunia hay que diferenciar las ginecológicas de las psicológicas, aunque ambas pueden interaccionar en algunos casos de forma que un problema ginecológico puede influir en la aparición de uno psicológico que deriva, a su vez, en la aparición o el agravamiento de la dispareunia. 

Causas ginecológicas 

  • Enfermedades pélvicas como la endometriosis, la enfermedad inflamatoria pélvica o la hiperprolactinemia. 
  • Infecciones urogenitales
  • Uso de fármacos anticonceptivos de baja dosis, antiandrógenos y otros fármacos como antihistamínicos o anticolinérgicos. 
  • Secuelas quirúrgicas o de radioterapia
  • Falta de lubricación vaginal. Es la más frecuente pudiendo estar afectada tanto por cuestiones hormonales como psicológicas. En este sentido, diversos profesionales abogan por diferenciar la dispareunia del vaginismo que se define como la aparición persistente o recurrente de espasmos involuntarios de la musculatura del tercio externo de la vagina. Cuando la dispareunia se convierte en crónica puede acabar derivando en vaginismo. 
  • Parto reciente. La dispareunia después del parto es un proceso frecuente, ocasionado principalmente por problemas obstétricos y ginecológicos. Según un estudio publicado en la Revista Panamericana de Salud Pública, el 41% de las mujeres que habían reiniciado la actividad sexual entre 60 y 180 días después del parto había referido dispareunia.  
  • Dispareunia en el climaterio. El descenso hormonal durante el climaterio —periodo de transición a la menopausia— provoca el resecamiento de la pared vaginal por falta de lubricación haciendo que el coito sea menos placentero y más doloroso. 

Causas psicológicas 

La dispareunia también puede explicarse por causas psicológicas que pueden derivar, a su vez, de diversas situaciones. Los estudios elaborados en torno la complejidad de las causas de las disfunciones sexuales femeninas, particularmente el vaginismo o la propia dispareunia, coinciden en que gran parte de los casos se explican por factores experienciales asociados a una amplia gama de factores complementarios. 

En este sentido, un estudio de Jorge López-Olmos del Servicio de Ginecología del Hospital Arnau de Vilanova en Valencia abarcó a un total de 8000 pacientes recogiendo 80 casos de dispareunia, lo que supone 1% del total, encontrando que un 76% de esos 80 casos no presentaba causas físicas para explicar la dispareunia por lo que tendrían «un gran componente psicosexual»

De esta forma, el miedo a la penetración, el estrés, la falta de excitación sexual o la ansiedad no permiten relajar el músculo pubococcígeo que dificulta la penetración generando dolor lo que, a la larga, puede producir la aparición de la dispareunia.  

Por su parte, un estudio del Instituto Nacional de Perinatología que abordó a 200 mujeres de entre 22 y 45 años reportó que los principales factores psicológicos intervinientes en la aparición de la dispareunia son la disminución de la autoestima, la sumisión y los problemas conyugales.  


Así mismo, no hay que olvidar otras causas psicológicas derivadas de la violencia sexual o de otra índole que la mujer ha podido sufrir en alguna etapa de su vida y que pueden repercutir en trastornos de tipo sexual. 

Superar la dispareunia: tratamientos y consejos 

Ante la aparición de alguno de los síntomas descritos, lo aconsejable es acudir, en primer lugar, al ginecólogo que se encargará de hacer una revisión exhaustiva de los antecedentes médicos ya que, como hemos visto, la dispareunia es un trastorno multicausal que puede dimanar de diversos factores físicos.  

Así mismo, el ginecólogo hará un completo examen pélvico para buscar signos de irritación en la piel, infecciones o problemas anatómicos, además de un examen visual de la vagina que puede incluir una ecografía pélvica. Todo ello con el objetivo de descartar un problema ginecológico

Dentro de los tratamientos adecuados para tratar la dispareunia se pueden distinguir el médico, el fisioterápico, el físico o el quirúrgico que dependerá del diagnóstico de los profesionales médicos. En este sentido, puede ser suficiente con un tratamiento médico local a base de lubricantes y estrógenos, así como un tratamiento médico sistemático a base de hormonoterapia. 

De cualquier manera, también es posible que las causas de la dispareunia no deriven de un factor físico, por lo que el tratamiento debe abordar asesoramiento y/o terapia sexual que incluya a la pareja del paciente, si la tiene. En este caso, se aconseja que se trate el problema con un psicólogo y/o un sexólogo para su adecuada valoración. 

Algunos consejos generales que puede ayudar a reducir o superar la dispareunia de raíz psicológica son los siguientes: cambiar la posición sexual, evitar la penetración profunda, uso de lubricantes, aumentar los prolegómenos del coito, mantener una actividad sexual regular que incluya la masturbación, así como aplicar técnicas de relajación muscular. De cualquier forma, repetimos: en caso de duda, acudir en primer lugar al ginecólogo, que es el profesional que debe valorar el problema en primer término.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.