/

¿Te estresa tener que comprar regalos? Consejos para sobrellevarlo

Ir a comprar los regalos de Navidad puede resultar estresante. Tener que organizarse en estas fechas, adquirir detalles para los seres queridos y que no se desbarajuste el presupuesto de tu hogar tienen buena culpa de ello. Pero también la ansiedad que provocan los sitios abarrotados de gente, la falta de ideas sobre qué comprar y la escasez de tiempo, sobre todo, si te toca trabajar cuando todo el mundo está de vacaciones.

Pero es posible controlar la situación y evitar que tu estado de ánimo se vea afectado porque todo esto te supera. Por ese motivo vamos a darte algunos consejos para sobrellevar el estrés que provocan las compras navideñas. Verás cómo funcionan si los sigues.

Comprar los regalos con antelación

Bolsas de Navidad
Bolsas de compras navideñas/Foto: Unsplash

El primer consejo es obvio: compra los regalos con antelación. Evita dejarlo todo para el último momento, cuando estarás tan agobiado y con la mente tan saturada que acabarás cogiendo cualquier cosa. Como resultado, elevarás tu nivel de estrés, gastarás más de lo necesario y casi seguro que no acertarás con el regalo.

Establece un presupuesto para las compras de regalos de Navidad y divídelo entre las personas a quien vayas a regalarles. Lo mejor es que prepares una lista y reduzcas al máximo el número de regalos: uno por persona y solo a aquellas que consideres imprescindibles. Comienza unas semanas antes a adquirir los artículos de regalo y ves tachando en el listado a quienes ya se lo hayas comprado. Verás cómo te anima comprobar que disminuye el número.

Seleccionar qué regalar

Regalo de Navidad
Regalo de Navidad/Foto: Unsplash

A menudo, lo que más ansiedad provoca es no tener ni idea de qué regalar. Pero resulta más sencillo acertar de lo que parece. Si vas a comprar un regalo para un amigo o un familiar cercano, lo conoces lo suficiente como para saber qué le gusta, así que guíate por ello.

Recurre a sus aficiones si es cinéfilo, deportista, lector, músico o cocinillas. También puedes optar por prendas de ropa. Elijas lo que elijas, piensa en esa persona y no en ti. Es decir, si te encanta ese jersey no significa que a ella vaya a gustarle. Escoge siempre lo que se pondría. Es tan sencillo como pensar en cómo viste y seleccionar algo similar a lo que suele usar. Regala para quien es no para quien te gustaría que fuera.

Para aquellos casos en los que no tienes la suficiente confianza o conoces poco a la persona a quien vas a regalar, recurre a objetos prácticos y no te arriesgues. Si no tiene ningún problema con el tema de la alimentación, los regalos gastronómicos suelen ser un acierto, así como los artículos del hogar que todos usamos y que se renuevan cada cierto tiempo, desde los juegos de toallas hasta las mantas para el sofá.

Regala experiencias

Otra opción si no terminas de decidirte sobre qué regalar porque no quieres repetirte en ese listado comprando a la mayoría lo mismo, es elegir una experiencia. Puedes adquirir cajas regalo en las que hay diversas opciones para personas solas o en pareja, como cenas, catas de vino, sesiones de spa, actividades de aventura o viajes.

Asimismo, es posible regalar una cena en un restaurante determinado, una sesión de peluquería, una tarde en un escape room… Encontrarás muchas empresas que ofertan este tipo de vales regalo en sus servicios. Escoge aquel que más se ajuste a los gustos de la persona y acertarás seguro. Además, te llevará muy poco tiempo adquirirlo.

Regla de los tres regalos

regalo de Navidad
Regalo de Navidad/Foto: Unsplash

Por lo que respecta a los niños, la elección de los regalos puede constituir un auténtico problema. De hecho, si caemos en el hábito de saturarlos de paquetes cada Navidad pueden terminar con lo que se conoce como el síndrome del niño hiperregalado. Esto genera más problemas de lo que pueda parecer, porque lo único que se consigue es que no sepan valorar las cosas ni la importancia del hecho de que alguien tenga un detalle para ellos, además de poder afectar a su imaginación y creatividad.

Una de las formas para evitarlo es seguir la regla de los cuatro regalos. Esta es muy sencilla de seguir, puesto que se basa en comprarles algo de lo que piden, algo para leer, algo para ponerse y algo que necesiten. De esta manera, tendrán un juguete, un libro, una prenda de ropa y lo que sea necesario para el cole o para practicar su actividad deportiva favorita.

Por otro lado, para el caso de que tengan varios familiares que quieran regalarle, lo mejor es que realicen un regalo conjunto. Este es un estupendo modo de ahorrar y que puedan tener algo de precio elevado, pero que sean conscientes de que elegir una cosa implica renunciar a otra. Hacerles comprender desde pequeños que todo no se puede tener, es la mejor lección que puedes darles para tolerar la frustración y poder afrontar las distintas circunstancias que les esperan en el futuro.




Dejar una respuesta

Your email address will not be published.