///

Zinc en tu alimentación: beneficios y contraindicaciones

Te contamos todo lo que debes saber sobre el zinc, sus beneficios y contraindicaciones, para que no tengas ninguna duda. ¡Empezamos!


Uno de los micronutrientes que necesita nuestro cuerpo y debe formar parte de una alimentación saludable es el zinc. Son muchas las ventajas que aporta, aunque también puede ser causa de complicaciones si lo consumimos como no debemos.

Si en otra ocasión te comentábamos los beneficios y riesgos de tomar melatonina, hoy te contamos todo lo que debes saber sobre el zinc, sus beneficios y contraindicaciones, para que no tengas ninguna duda. ¡Empezamos!

Beneficios del zinc

marisco
Pixabay

El zinc constituye una de las necesidades de nuestro cuerpo. Contribuye a que nuestro sentido del gusto y del olfato funcionen perfectamente, refuerza el sistema inmunitario, previniendo resfriados y gripes, y contribuye a la cicatrización de heridas.


Además resulta imprescindible para fabricar proteínas e interviene en la mineralización de los huesos. Hay que tener en cuenta que, en determinadas etapas de la vida, como la infancia y la adolescencia, es necesario para desarrollarse adecuadamente. Y si quieres fortalecer el cabello y las uñas, así como cuidarte la piel, también debes de tomar la cantidad que tu cuerpo necesita.

Cómo tomar zinc

Las ostras son muy ricas en Zinc

Pero antes que de te pongas a pensar que necesitas comprar algún suplemento alimenticio para tomar zinc, recuerda que podemos darle a nuestro organismo el que necesita sin necesidad de recurrir a ellos. Si somos personas sanas y seguimos una dieta equilibrada y saludable, aportaremos a nuestro cuerpo el zinc que necesita sin necesidad de complemento alguno.

Para poder consumir las cantidades recomendadas de zinc diario, recuerda que lo encontrarás en las carnes de ave y las carnes rojas, así como en algunos mariscos, especialmente en las ostras, que aportan 60 miligramos de zinc por cada 100 gramos de alimentos. Pero también en otros como langostas, almejas y cangrejos. Los frutos secos, como avellanas, almendras y anacardos, los cereales integrales y los productos lácteos son otra buena fuente de zinc. El queso, por ejemplo, contiene 4 gramos de zinc cada 100 gramos. Asegúrate de incluir algunos de estos alimentos en tu dieta.


Si te decimos que la cantidad diaria recomendada de cinc que deben consumir los hombres adultos es de 11 miligramos y las mujeres adultas 8 miligramos, comprenderás por qué es más sencillo ingerir las dosis en la alimentación, sin necesidad de correr riesgos por un exceso de consumo.

Suplementos de zinc

cápsulas de zinc
Pixabay

Por otro lado, son numerosos los suplementos vitamínicos que incluyen zinc. No obstante, ten en cuenta que la mayoría de las personas obtenemos el zinc que necesitamos de los alimentos que comemos, de ahí que sea tan importante mantener una alimentación variada. De igual modo, lo mejor es que si quieres tomar ese tipo de suplementos, consultes a un especialista. Lo más adecuado es nos los receten o recomienden los profesionales, ya sea nuestro médico o nutricionista.

De hecho, las personas que pueden necesitar estos complementos en su dieta son aquellas que por padecer determinadas enfermedades, como colitis ulcerativa, enfermedad crónica renal, anemia de células falciformes y la enfermedad de Crohn, ven como la cantidad de zinc que su cuerpo absorbe es baja, por lo que necesitan un refuerzo. El alcoholismo crónico, que inhibe su absorción, también es otra de las causas por las que se produce su deficiencia.

De igual modo, los vegetarianos estrictos pueden mostrar deficiencia del zinc, puesto que cuando el alimento principal son legumbres y granos se produce la disminución de su absorción, provocada por los elevados niveles de ácido fítico de aquellos.

Por tales motivos, en todo caso, no se debe olvidar que los suplementos deben ser tomados por aquellos que padecen carencias de zinc por algún motivo o como refuerzo para las defensas durante un periodo determinado de tiempo por recomendación médica, pero nunca como sustitutivo de una alimentación saludable.

Contraindicaciones del zinc

En cualquier caso, has de ser consciente que el zinc puede ser perjudicial para nuestra salud si se consume en exceso. El límite máximo diario en adultos está estimado en los 40 miligramos. En el supuesto de exceder tal cantidad, puede producir desde náuseas y vómitos hasta dolores de cabeza y diarreas.

Y si se persiste en el consumo excesivo de zinc, con el paso del tiempo, puede provocar una baja inmunidad, deficiencia de cobre, que puede producir anemia, y el descenso de los niveles del colesterol HDL, ese al que denominamos popularmente «colesterol bueno». Así que nunca debes excederte en el consumo de los suplementos de zinc.

Por otro lado, si estás tomando algún suplemento de este tipo porque te lo ha recomendado tu médico, debes tener en cuenta que la ingesta de zinc puede disminuir la cantidad de antibiótico que nuestro cuerpo absorbe, por lo que es posible que reduzca su eficacia. Por tal motivo, lo más recomendable es que si tienes que tomar algún suplemento de zinc y te han recetado también antibióticos, debes tomar el medicamento un par de horas antes o 4 horas después de ingerirlo.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.