Público
Público

"Hace 400.000 años que las temperaturas no subían tanto y en tan poco tiempo"

Juristas, ecologistas, ingenieros y economistas de asociaciones como Anpier, COAG, Greenpeace o WWF presentan el proyecto ‘Transición Energética’ en el Museo del Ferrocarril de Madrid.

Publicidad
Media: 4.80
Votos: 5

Miguel Blanco Suaña, secretario General de COAG, durante la presentación de ‘Transición Energética’. / ALICIA IBARRA

MADRID.- “Es la hora de empezar un nuevo camino, de coger un tren que vaya por las vías del conocimiento y que nos permita poner en marcha este trabajo”. Así ha comenzado la presentación de Transición Energética, un proyecto formado por ecologistas, juristas, médicos, economistas e ingenieros, y cuya premisa es informar a la ciudadanía, luchar contra el cambio climático y promover nuevas energías para ser eficientes a la vez que sostenibles.

La iniciativa, promovida por la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), ha dado su pistoletazo de salida entre los viejos trenes del Museo del Ferrocarril de Madrid y pretende dar una visión global, a través de profesionales de todos los campos, de los problemas derivados de la emisión de gases de efecto invernadero, de la falta de políticas pro-renovables y de las enfermedades relacionadas con la contaminación.

“Hace 400.000 años que las temperaturas no subían tanto y en tan poco tiempo”, señalaba Ramón Tamames, catedrático de Estructura Económica y Premio Nacional de Economía y Medio Ambiente en 2003. Tal y como explicaba este experto, aunque el calentamiento global es totalmente necesario para no tener una temperatura media de unos -20ºC, hay que diferenciar esto de la subida de la temperatura media provocada por el cambio climático, ya que aunque solo sea de uno o dos grados, ha tenido, tiene y tendrá consecuencias realmente desastrosas.

A su lado, Rafael Barrera Morcillo, miembro de Anpier, apuntaba a la estrategia 20/20/20 de la Unión Europea, por la que los Estados miembros se han comprometido a reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero, promover las energías renovables hasta llegar al 20% y disminuir un 20% el uso de la energía primaria, antes de 2020.

A todas estas ideas se ha sumado Sara Pizzinato, experta en renovables y cambio climático, y responsable de campaña en Greenpeace. Además, todo ello estaría respaldado por la ciudadanía pues, según datos de Eurostat, el 80% de los españoles quiere que se trabaje sobre las renovables, siendo el país de Europa que más solicita el uso de estas energías.

Cada año mueren 7 millones de personas por contaminación

El proyecto Transición Energética, que cuenta también con médicos y expertos en el sector de la alimentación estudia algunos de los datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente, que probaban que cada año mueren aproximadamente 7 millones de personas a causa del aire contaminado.

En este estudio, también comentado este jueves por la doctora Carmen Diego Roza, coordinadora del área de Enfermedades Respiratorias de Origen Ocupacional
 y Medioambiental (EROM) de SEPAR, se especifica cómo aproximadamente la mitad de esos fallecimientos se produce por la contaminación del aire dentro de las casas, mientras que la otra mitad es por contaminación ambiental externa.

Eso quiere decir que, según la OMS, la contaminación del aire mata a más personas que el SIDA –1.7 millones de personas al año– y la malaria –660.000 vidas– juntas.

Ante estos datos, el doctor Francisco Feo Brito, jefe de la sección de Alergología del Hospital General Universitario de Ciudad Real, ha criticado la situación actual y ha dicho estar preocupado por si los pacientes asmáticos alérgicos sufren más en zonas con mayor contaminación y si el polen es más agresivo en dichas localidades, cuestión que ya está investigando.

Por todo ello, Juan Castro Gil, abogado y secretario de Anpier, consideraba que este proyecto no solo era posible sino que también es “imprescindible” si queremos mejorar no sólo el medio ambiente sino también nuestra salud y nuestra economía.

En España hay 25 millones de superficie agraria útil

Por su parte, el catedrático de Ecología de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de WWF España, Francisco Díaz Pineda, y el doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid y Premio Nacional del Economía y Medio Ambiente en el año 2000, José Manuel Naredo, han puesto sobre la mesa el papel de la biosfera, cómo funciona y lo fácil que es alterar su equilibrio.

“En España hay 25 millones de superficie agraria útil”, ha dicho el secretario General de COAG, Miguel Blanco Suaña, también apicultor desde hace más de 30 años. Para este experto en continuo contacto con la naturaleza, es necesario ir hacia un modelo social de agricultura sostenible ya que los lobbies son los causantes del 50% de los gases de efecto invernadero.

Como representante de cientos de agricultores, el miembro de COAG pide que como en Transición Energética se les tenga en cuenta en otros proyectos, pues lo que pase en su sector afecta a la alimentación de miles de personas. “Hemos visto cómo el aumento de las temperaturas provoca la desertificación y la llegada de plagas en muchos territorios” afirmaba.

Las fotovoltaicas, nueve veces mas baratas que en 2012

Desde un punto de vista más técnico, Jorge Morales de Labra, ingeniero Industrial y experto en el sector eléctrico español, ha explicado por qué son mejores las energías renovables frente a las fósiles o la nuclear. “Tenemos tecnologías más competitivas ahora, sólo las fotovoltaicas son nueve veces mas baratas que hace cuatro años, y además la entrada de renovables produce una reducción del precio del mercado”, afirmaba.

Por último, y para poder llevar a cabo el proyecto Transición Energética aún más lejos, el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III, Luciano Parejo Alfonso, ha señalado los puntos exigibles a nivel jurídico para volcar todo el material de esta iniciativa, a la par que ha criticado las medidas legales adoptadas en los últimos años. “No hay una política coherente y duradera contra el cambio climático sino normas de diferente rango que son contradictorias y poco eficaces para conseguir resultados”, ha concluido.

Más noticias en Política y Sociedad