Público
Público

Abuso sexual Un profesor de Vitoria pasará cinco años en la cárcel por abusar de dos alumnas

El docente "arrinconó" a una de esas jóvenes contra una pared del instituto y con "ánimo libidinoso" y con la excusa de buscarle las cosquillas la manoseó por encima de la ropa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen de archivo de una manifestación en Huelva contra de los abusos sexuales/EFE

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha confirmado la condena de cinco años y nueve meses de cárcel impuesta a un profesor de un instituto agrario de Vitoria por abusar sexualmente de dos alumnas y coaccionar a una compañera de trabajo con mensajes inapropiados y roces físicos. Según han indicado fuentes jurídicas, tras los recursos presentados por todas las partes -Fiscalía, acusación particular, defensa y Gobierno Vasco- el alto tribunal ha ratificado la condena impuesta el pasado mes de mayo por la Audiencia Provincial de Álava a este docente.

La Audiencia alavesa consideró acreditado que el hombre, que se encuentra inhabilitado como profesor, abusó sexualmente de dos alumnas suyas, una de ellas menor de edad, durante el curso 2015-2016, pero le impuso una pena menor a la solicitada por las acusaciones -la Fiscalía y la acusación particular pidieron 18 años y medio de cárcel - al absolverle de varios delitos, entre ellos el más grave de agresión sexual.El Gobierno Vasco solicitó una pena total de 17 años y 9 meses de prisión, mientras que la defensa pidió la absolución en el juicio celebrado el pasado mayo.

En la sentencia confirmada ahora el tribunal mantuvo que el acusado buscaba la proximidad física de las dos alumnas, a las que hacía comentarios inapropiados y tocaba innecesariamente en brazos, muslos y cintura, y a una de ellas, menor de edad cuando sucedieron los hechos, le llegó a tocar el pecho y el culo en varios lugares del centro. También "arrinconó" a una de esas jóvenes contra una pared del instituto y con "ánimo libidinoso" y con la excusa de buscarle las cosquillas la manoseó por encima de la ropa.

Las acusaciones pedían que este hecho se considerase un delito de agresión sexual, sin embargo la Audiencia de Álava estimó que durante el juicio no quedó "suficientemente acreditado" que el profesor le "inmovilizara" los brazos, la agarrara o empleara su fuerza para arrinconarla.

En el caso de la compañera de trabajo del acusado, la sentencia constató que durante ocho años, entre 2007 y 2015, el procesado le mandó periódicamente mensajes con comentarios inapropiados, le llegó a pedir besos y buscaba su cercanía física para rozarse fugazmente con ella.

Más noticias en Política y Sociedad