Público
Público

Abusos en la Iglesia Una segunda víctima acusa de abusos sexuales al monje de la Abadía de Monserrat

La comisión de investigación de los abusos ha habilitado un correo electrónico para que los afectados envíen información sobre otros casos de pederastia en la comunidad benedictina.

Monasterio de Montserrat./Wikipedia

EFE

Un segundo testimonio acusa de abusos sexuales al monje de la Abadía de Montserrat Andreu Soler, quien falleció en 2008 tras estar cuarenta años al frente del grupo de escoltas del monasterio.

La persona que ahora ha hecho público su caso se llama Ricard Zamora, tiene 55 años y asegura que cuando tenía 15 o 16 el sacerdote se metió en su cama y le realizó tocamientos genitales, según explica en una entrevista con el diario Ara.

Se trata de la segunda persona que denuncia públicamente los abusos de este clérigo, después de que la pasada semana revelara su caso Miguel Hurtado, un psiquiatra residente en Londres que sostiene que Andreu Soler abusó de él cuando formaba parte del movimiento escolta de Montserrat.

"Sólo recuerdo llegar a casa y decirles a mi padre y mi hermano: '¿Dónde cojones me habéis enviado?'"

Ricard Zamora, que vive en Sabadell, relata que en 1978, cuando era adolescente, la familia lo envió unos días a Montserrat para intentar enderezar sus problemas de conducta. En su primera noche de estancia en la abadía, el cura se metió en su cama y le tocó los genitales mientras le daba "consejos" sobre anatomía. Zamora reconoce que se quedó en estado de 'shock' y que, una vez que el sacerdote abandonó la habitación, decidió huir del monasterio por la ventana del cuarto.

"Sólo recuerdo llegar a casa y decirles a mi padre y mi hermano: '¿Dónde cojones me habéis enviado?'", explica Zamora al diario Ara.

En el caso de Zamora, el monje actuó el primer día, mientras que a Miguel Hurtado lo acosó cuando llevaba un año como escolta en Montserrat.

Zamora asegura que esta vivencia, aunque la recuerda perfectamente, no le ha comportado "ningún trauma": "Fue rápido y corto, y lo aparté. No ha sido nunca una experiencia traumática, sino que me lo he tomado incluso con humor", señala.

"No ha sido nunca una experiencia traumática, sino que me lo he tomado incluso con humor"

Responsables de la abadía de Montserrat han asegurado no tener constancia de este nuevo caso y han subrayado que todas las denuncias se analizarán en la comisión independiente creada esta misma semana para estudiar posibles casos de abusos sexuales a menores que afectan a la comunidad benedictina.

Esta comisión ha puesto a disposición de quien lo desee el correo electrónico transparencia.montserrat@gmail.com a la que se puede enviar cualquier información sobre hechos relacionados con el tema de abusos sexuales a menores vinculados a Montserrat.

Esta comisión tiene previsto reunirse esta próxima semana, una reunión en la que ya se analizarán las dos denuncias que han trascendido de abusos por parte del monje Andreu Soler. Todos los casos se tratarán con confidencialidad, respetando la privacidad de los denunciantes, han precisado desde Montserrat.

Más noticias