Público
Público

Abusos sexuales Uno de cada cinco menores puede sufrir algún tipo de abuso sexual

Son las cifras que ha aportado la vicepresidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), Narcisa Palomino, durante la presentación del Congreso de esta sociedad científica que dedicará un seminario al abuso sexual infantil.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cartel que denuncia el abuso sexual a menores de edad. / ARCHIVO

Alrededor del 20% de los menores en España, es decir, uno de cada cinco, puede sufrir algún tipo de abuso sexual. Una cifra que se incrementa cuando se trata de aquellos cuya infancia o adolescencia es más difícil por encontrarse, por ejemplo, en centros de menores o ser pacientes de salud mental.

Son cifras que ha aportado la vicepresidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), Narcisa Palomino, durante la presentación del Congreso de esta sociedad científica que dedicará un seminario al abuso sexual infantil. Palomino ha explicado que esa proporción de abusos en la infancia "tan alta" puede llamar la atención pero se debe a que están incluidos todos los tipos de abusos, no solo los más graves -los incluyen penetración-.

La cifra se incrementa cuando se trata de jóvenes cuya infancia o adolescencia es más difícil, superando el 34% de probabilidades de sufrir algún tipo de abuso

Así, ha indicado que "hay muchas formas de abuso" en las que ni siquiera existe el contacto físico, como puede ser el fotografiar a los menores desnudos o ponerles a ver pornografía. "El abuso es la utilización del menor para la estimulación de un adulto y hay muchas maneras de ejercerlo", ha insistido Palomino, quien ha subrayado en que el abuso va aumentando en gravedad con el tiempo.

Ha destacado que la cifra del 20 % de los menores que puede o va a sufrir abusos se refiere a la población menor de 18 años en general, pero que cuanto "más difícil es la infancia, más riesgo hay de ser abusado". De esta forma ha expuesto que en los menores que están en centros porque han delinquido o aquellos que acuden a consultas de salud mental la proporción de abusos es todavía mayor y supera el 34 %.

Un desafío para los pediatras

Para los pediatras es todo un "desafío" destapar en las consultas los abusos porque son un problema que tanto los agresores como las víctimas lo mantienen escondido, de hecho estas, si lo cuentan, suelen hacerlo cuando ya han cumplido los 30 años. No obstante, Palomino ha destacado algunas de las indicaciones que pueden hacer sospechar de que el menor está sufriendo abusos como alteraciones del carácter, del estado de ánimo, del sueño, disminución del rendimiento escolar o alteraciones físicas como infecciones en la zona anogenital.

"Todos estos son indicadores que no son específicos del abuso, que suelen estar en otro problemas pero que nos pueden alertar y podemos ayudar a dirigir nuestra entrevista con el niño", ha afirmado la vicepresidenta de la AEPap.

Además del abuso, los cerca de 900 pediatras de Atención Primaria que acudirán al Congreso también abordarán hasta el próximo sábado temas como las ciberadicciones en los menores y otros asuntos de interés que los profesionales ven en las consultas, según ha explicado la coordinadora del evento, María Jesús Esparza.

Más noticias en Política y Sociedad