Público
Público

Abusos sexuales en la Iglesia El arzobispo de Tarragona, sobre los abusos en su diócesis: "No lo veo tan grave como para secularizarlos" 

Josep Maria Font ha presentado este miércoles su renuncia como cura de la archidiócesis de Tarragona por denuncias de abusos a menores. Se trata del segundo cura que se ha visto obligado a dimitir. Jaume Pujol ha afirmado que "los he apoyado hasta este momento y los continúo apoyando", de acuerdo con lo que les ha dicho la Santa Sede.

Iglesia de Arbeca/Google Maps

AGENCIAS

El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol ha reflexionado y ha dicho que cree que puede haber un mal momento en la vida que le lleve a hacer una cosa de la que quizás se arrepentirá toda la vida: "A veces pienso: ¿Y no hay un mal momento en un sacerdote?".

El actual párroco de las localidades leridanas de Arbeca, Maldà, Belianes, Omellons y Rocafort de Vallbona, Josep Maria Font ha presentado este miércoles su renuncia, pactada con el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, tras desvelarse que estuvo investigado por denuncias de abusos a menores. Se trata del segundo cura de la archidiócesis de Tarragona, tras la dimisión ayer del párroco de Constantí y La Canonja, Xavier Morell, que se ha visto obligado a renunciar tras desvelarse por informaciones periodísticas que estuvo investigado por el Vaticano, aunque no se pudieron probar las acusaciones de abusos, por lo que seguía en activo.

Jaume Pujol ha afirmado que los dos párrocos "han podido tener sus errores y han podido tener sus faltas, pero no son tan graves como para poder decir que tienen que ser secularizados, de ninguna forma". También opina que desde el Arzobispado han actuado bien con las familias afectadas y, sobre los dos religiosos, ha añadido: "Para mí, no son unos desgraciados".

"Han podido tener sus errores y han podido tener sus faltas, pero no son tan graves"

Tras la publicación este miércoles en El Periódico de Catalunya de que Font había acompañado al expárroco de Constantí (Tarragona) Pere Llagostera —fallecido hace dos años y denunciado ahora por abusos de menores— en las excursiones con monaguillos, y que éstos le habían confesado que Llagostera les había sometido a tocamientos sin que él hiciera nada, Font ha decidido presentar su renuncia.

En un escueto comunicado, el sacerdote comunica que "ante las noticias publicadas en los medios de comunicación hacia mi persona y de acuerdo con el señor Arzobispo, y en bien de las parroquias donde estoy ejerciendo mi ministerio, he pedido poder ser relevado" de su cargo en todas las parroquias donde ejerce.

Actualmente Font es el rector de las parroquias de Sant Jaume Apòstol de Arbeca, de Sant Martí de Sant Martí de Maldà, de la Iglesia Dolç Nom de Maria del Vilet de Maldà, de Sant Jaume Apòstol de Belianes, de Santa Maria de Maldà, de Sant Jaume Apòstol de Nalec, de Sant Miquel dels Omellons y de la Transfiguració del Senyor de Rocafort de Vallbona.

Josep Maria Font, según El Periódico, fue apartado por el Departamento de Educación en 2011 de un colegio de Cabra del Camp (Tarragona), donde impartía la asignatura de religión porque algunos profesores le sorprendieron con dos alumnas a solas sentadas en su regazo. El diario asegura que la familia de las dos menores, que eran hermanas, presentó una denuncia contra Font, pero que finalmente decidieron retirarla antes de que llegase a juicio.

Font: "Lamento profundamente esta situación y pido disculpas a todas las personas a la que haya podido ofender" 

Fuentes del departamento de Educación han indicado que están recopilando la información sobre este sacerdote como exprofesor de religión, quien ha agradecido públicamente en su comunicado al arzobispo "su confianza depositada en mí durante estos años". "Lamento profundamente esta situación y pido disculpas a todas las personas a la que haya podido ofender o decepcionar", concluye el sacerdote, que también había ejercido como párroco de Cambrils (Tarragona) hasta 2015, cuando fue apartado cautelarmente por el arzobispado mientras investigaba una denuncia contra él por abusos.

Ayer ya cesó también, tras las presiones de los Ayuntamientos de Constantí y La Canonja (Tarragona), el rector de las parroquias de estas dos localidades, Xavier Morell Rom, después de trascender que había estado apartado durante dos años mientras el Vaticano le investigó por una denuncia de abusos y posesión de pornografía infantil, aunque finalmente tanto el juez como la Iglesia sobreseyeron el caso.

Más noticias de Política y Sociedad