Público
Público

Abusos sexuales a menores Condenado a 30 años de cárcel un monitor de Salt por abusar sexualmente de seis menores

El caso se destapó porque una de las niñas dijo que no quería ir más a artes marciales y explicó a su familia que el entrenador le practicaba masajes en los genitales "para que se relajara". 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Coche de los Mossos d´Esquadra. Archivo

La Audiencia de Girona ha condenado a treinta años de cárcel a Narciso Pérez, de 41 años, el monitor de artes marciales de Salt (Girona) que abusó sexualmente de seis niñas de entre cinco y diez años de edad entre 2016 y 2017 con la excusa de "favorecer la elasticidad" o ayudarlas a "relajarse".

El fiscal solicitó para él una pena de 46 años de prisión, mientras que la defensa pidió la absolución, porque el procesado negó las acusaciones. La sentencia de la sección cuarta, de la que ha sido ponente el magistrado Adolfo García Morales, condena a Pérez a cinco años de cárcel por cada uno de los seis delitos continuados de abuso sexual a menores de dieciséis años.

No obstante le absuelve en el caso de dos menores por considerar que los cargos "no han quedado acreditados", ya que se dan "contradicciones" que ofrecen "dudas sobre su credibilidad", sumado a que "muchos de los componentes repetitivos que se producen en los relatos de las otras niñas no se dan en estas dos".

La Audiencia de Girona no considera probados dos de los ocho casos denunciados

La sentencia considera probado que Pérez, profesor en el gimnasio UFAM SPORT de Salt desde 2015, prevaliéndose de su condición de monitor de kick boxing y kárate de menores de edad, "con la intención de satisfacer sus deseos libidinosos, sometió a algunas de ellas en múltiples ocasiones a tocamientos".

Además de a la pena de prisión, le condenan a siete años de libertad vigilada, a no poder acercarse a menos de doscientos metros de las víctimas durante trece años y a la inhabilitación durante una década para ejercer trabajo que implique contacto con menores de edad, mientras que la defensa ha anunciado que recurrirá. El caso se destapó porque una de las niñas dijo que no quería ir más a artes marciales y explicó a su familia que el monitor le practicaba masajes en los genitales "para que se relajara".

Los hechos fueron denunciados a los Mossos d'Esquadra el 15 de diciembre de 2017 y, durante las dos primeras semanas de enero de 2018, aparecieron otras siete víctimas. El monitor fue detenido y, el 8 de enero de 2018, el juzgado de instrucción número 2 de Girona autorizó a registrar las zonas privadas del gimnasio y, dentro de la mochila del acusado, encontraron un bote de aceite de masaje y un bote de vaselina hidratante.

Más noticias en Política y Sociedad