Público
Público

Accidentes de caza Más de 50 personas han muerto por disparos de cazadores este año

Otras más de 500 personas resultaron heridas por tiros procedentes de actividades cinegéticas y batidas mientras se encontraban en el monte entre enero y principios de septiembre, periodo que incluye el confinamiento, cuando cazar estaba prohibido.

Más de 2,5 millones de personas tienen licencia para poseer armas de caza en España. - PXHERE CCO), 24-02-2017
Más de 2,5 millones de personas tienen licencia para poseer armas de caza en España. - PXHERE CCO), 24-02-2017

 Más de medio centenar de personas han muerto en los nueve primeros meses de este año como consecuencia de los disparos de cazadores que se encontraban en el mismo monte que ellos, según los datos facilitados por el Ministerio del Interior en su respuesta a una pregunta parlamentaria del senador de Compromís Carles Mulet.

Los datos que expone el Gobierno resultan escalofriantes, ya que indican que más de 600 personas resultaron en esos meses tiroteadas y heridas con mayor o menor gravedad tras recibir disparos efectuados por cazadores entre el 1 de enero y el 6 de septiembre de este año, periodo que incluyó los más de tres meses de confinamiento y de desescalada, en los que la posibilidad de desplazarse estuvo prohibida.

Concretamente, el balance de daños personales de la caza que expone Interior, y que no incluye los datos de Catalunya y Euskadi por tener cedidas a esas comunidades las competencias en seguridad ciudadana, recoge 554 personas heridas y 51 víctimas mortales.

Cargando Personas heridas y fallecidas por disparos de cazadores en España este año

Las comunidades en las que el número de víctimas de los cazadores y de sus escopetas ha sido más elevado son, con claridad, Castilla-La Mancha y Andalucía, con 166 heridos y doce muertos en el primer caso y con 122 y nueve en el segundo, a mucha distancia en ambos casos de los 73 y seis registrados en Castilla y León.

"En evidencia la imagen idílica de la caza"

"Son cifras oficiales que resultan escandalosas, y más en un año en el que la gente ha estado varios meses encerrada", señala el senador, para quien "esto pone en evidencia esa imagen idílica que presenta la caza como algo que casi es necesario y que no tiene ninguna repercusión negativa. Se trata de una actividad con una elevada siniestralidad que debería estar mucho más regulada".

"Es quien practica una actividad peligrosa por emplear armas quien tiene la obligación de respetar las zonas públicas y de evitar situaciones de riesgo para el resto de las personas", sostiene Ecologistas en Acción, que acaba de lanzar un Manual para defender tus derechos en la naturaleza ante el aumento de "los incidentes que esta actividad provoca sobre quienes pretenden disfrutar de forma pacífica del medio natural" con el inicio de la temporada este mes.

Sin embargo, eso no ocurre siempre. Resulta habitual encontrar en el monte carteles, señales y vallas que "instan al paseante o a la ciclista a tener puesto un ojo en el camino y otro en el cazador, cuando la normativa exige que sea al revés", añaden la organización ecologista.

Los datos facilitados por el Gobierno reseñan cómo una mujer resultó muerta en Madrid por disparos de cazadores y otras 14 sufrieron heridas en el resto del país y cómo un menor perdió la vida en Valladolid mientras otros dieciséis padecían lesiones por tiroteos de ese tipo. En dos de los episodios en los que se produjeron víctimas no mortales de la caza había apretado el gatillo un muchacho de menos de 18 años.

Menos licencias, menos armas y menos piezas

La respuesta parlamentaria también muestran cómo continúa el declive de la caza que comenzó en España hace más de una década. En ese bienio se redujeron en 46.810 las licencias de armas del tipo E, que habilitan a sus titulares a poseer hasta cinco armas de caza y de tiro deportivo, mientras las de tipo D, las que amparan los rifles de caza mayor, aumentaban en 19.736.

Eso situó por debajo de los 2,6 millones el número de ciudadanos con autorización para disponer de armas de ese tipo en España, una tendencia bajista que también se da en el número de artefactos de los arsenales privados y en el de licencias de caza, actividad que sigue siendo considerada como un deporte.

Cargando Piezas abatidas por los cazadores

Paralelamente, el último Anuario Forestal del Ministerio de Agricultura muestra cómo en 2018, y tras ocho años en los que el número de animales de caza mayor que morían tiroteados en España anduvo cerca de triplicarse, el de caza menor aumentaba un 10% y el de aves crecía más de un 50% para sumar entre todos más de 22 millones de cadáveres cuando en 2008 no llegaban a 16, esa tendencia se ha interrumpido.

Ese volumen de animales tiroteados en el monte, del que las aves suponen casi dos terceras partes, se había reducido a 19,18 con descensos en los tres tipos de piezas después de que en 2017 ya se hubiera producido un frenazo en el de los pájaros.

El hurón, que se contagia de coronavirus, se sigue utilizando para cazar
Por otro lado, el comienzo de la nueva temporada de caza incluye en la mayoría de las comunidades autónomas la posibilidad de utilizar hurones, pequeños mustélidos de apenas cuarenta centímetros de longitud (sin incluir la cola) que, por su pequeño tamaño, se introduce en las madrigueras de los conejos para hacerlos salir de ellas y capturarlos en el exterior, ya sea a tiros, con trampas o con perros.

"Es posible la transmisión de coronavirus humano-gato y, también, la posibilidad de transmisión gato-gato y entre hurones"

La permisividad con el uso de ese animal por los cazadores en plena pandemia de coronavirus por el Ministerio de Agricultura y por las consejerías del ramo de las comunidades autónomas choca con las conclusiones del Ministerio de Sanidad ( ) sobre su relación con la Covid-19.

Los hurones "son susceptibles a la infección [por coronavirus] y pueden desarrollar la enfermedad", indica un informe de Sanidad actualizado a finales de agosto, que recoge que esa misma situación se da con "los felinos (gatos, tigres y leones), los visones y los hamsters".

"Es posible la transmisión humano-gato, y también existe la posibilidad de transmisión gato-gato y entre hurones", añade el dictamen, que, al mismo tiempo, anota que "en este momento hay muy pocos casos descritos de posible transmisión desde los animales a los humanos".

Más noticias de Política y Sociedad