Público
Público

Adeje avanza hacia otros proyectos turísticos mientras los ecologistas luchan en Tenerife por frenar Cuna del Alma

La creación de un complejo hotelero con campo de golf y tres parcelas hoteleras convencionales podría destruir restos arqueológicos en la zona de Hoya Grande, a seis kilómetros del Puertito de Adeje.

Algunas de las 22 viviendas que hay en el Puertito de Adeje
Algunas de las 22 viviendas que hay en el Puertito de Adeje. Andrea Domínguez Torres

Adeje guarda con recelo el mayor espacio turístico de Tenerife y la segunda mayor oferta alojativa de Canarias. Los terrenos que antes se destinaban al cultivo de plátano y tomate cambiaron las piñas por bloques a partir de los años 70. Desde entonces, el crecimiento del municipio ha sido exponencial. Mientras el consistorio continúa con el modelo de crecimiento, decenas de personas duermen al raso desde hace una semana junto a una pala para frenar un macroproyecto turístico. A seis kilómetros de distancia, el Ayuntamiento de Adeje da luz verde a un nuevo complejo hotelero con campo de golf y otro hotel "de gran lujo".

La situación privilegiada de sol y playa ha situado al municipio en el mapa. Sin embargo, el panorama ha cambiado para una ciudadanía cada vez más preocupada por las consecuencias del cambio climático. Las costas del municipio se bañan en el único Santuario de Ballenas de la Unión Europea. Además, la biodiversidad marina le ha otorgado la protección de Zona de Especial Conservación (ZEC). Sin embargo, en una sola mañana en el sur de Tenerife se pueden contabilizar más de 100 embarcaciones de recreo, entre lanchas y motos de agua navegando por la zona. Hasta el momento y, según los documentos a los que ha tenido acceso Público, son dos los sectores de Hoya Grande que han avanzado los trámites burocráticos hacia hoteles de lujo.

Al mismo tiempo en el que avanzan los trabajos para construir villas de lujo en un barranco canario situado en el Puertito de Adeje, ya se gestiona la construcción de un nuevo complejo hotelero con campo de golf y otro posible complejo hotelero de cinco estrellas "gran lujo" en la costa del municipio. Estos últimos proyectos se sitúan en la zona de Hoya Grande, entre el municipio vecino de Guía de Isora y la zona más turística de la isla, Costa Adeje. Se habla de dos proyectos porque se han promocionado en dos áreas de actuación diferentes: el sector 1, cercano a la costa; y el sector 8, más hacia el interior, cerca de la autopista. Por ese motivo, ambos se encuentran en situaciones administrativas diferentes.

El sector 8 de Hoya Grande

El Plan General de Ordenación (PGO) del sector 8 de Hoya Grande es el que está más avanzado. Esa zona linda con el barranco de las Moradas al norte y con una pista de tierra al sur. Además de con el núcleo urbano de Tijoco Bajo y con terrenos rústicos. El Ayuntamiento de Adeje promovió la cuarta modificación del territorio en el año 2016. Las anteriores se habían hecho para ir adaptando los terrenos a los cambios de ley, a la construcción de una vía conocida como anillo insular que conecta toda la isla y fomentando el uso turístico.

Entre uno de los objetivos claros marcados por el consistorio estaba "potenciar el destino turístico de Costa Adeje, adaptando el planeamiento a la nueva normativa". El 11 de agosto de 2016 se le encargó al arquitecto Luis Cabezas y al ingeniero de caminos Enrique Amigó la elaboración de un proyecto. En octubre de ese mismo año se concluyó la propuesta para la zona. Luego, el Ayuntamiento solicitó el inicio del proceso de Evaluación Ambiental Estratégica pero la documentación entregada estaba incompleta. El proceso se extendió hasta 2022.

Los usos del suelo se dividieron de esta manera: un 80% del terreno, turístico y el 20% restante, residencial. Los terrenos turísticos se repartieron entre un complejo hotelero con campo de golf y tres parcelas hoteleras convencionales en torno a este campo. Mientras que, por otro lado, la proporción correspondiente de parcelas residenciales se destinaron a viviendas unifamiliares y villas.

De acuerdo con la documentación a la que ha tenido acceso este medio, se estima un total de 1.680 camas y 55.800 metros cuadrados repartidas en las cuatro parcelas hoteleras. Mientras se prevén 155 villas que ocupan 31.000 metros cuadrados. A estas infraestructuras se suma una casa club para el campo de golf y una zona comercial, de un millar de metros cuadrados de extensión cada una. Además de otras 160 viviendas unifamiliares. El campo de golf que se pretende construir es de 18 hoyos. Este se convertiría en el noveno de la isla, según los datos publicados por el Cabildo de Tenerife.

El concejal de Podemos Adeje, Gabriel González, recuerda que en agosto de 2021 la agrupación "alertó de que este nuevo disparate urbanístico podría incumplir los máximos legales de oferta alojativa (fijados en 500 plazas por el Plan Territorial Especial de Ordenación Turística de Tenerife, frente a las 1680 previstas por el gobierno de Adeje para la zona de Hoya Grande)".

En septiembre de 2020 aparece la empresa San Eugenio SA en los primeros informes. Hasta entonces el Ayuntamiento de Adeje había promovido la reordenación de la zona. El estudio patrimonial necesario para modificar el sector 8 de Hoya Grande lo encargó Eugenio Campos Domínguez, en nombre de la empresa San Eugenio SA, que cuenta con el 24,35% de los terrenos.

La riqueza cultural de la zona

Dentro del valor patrimonial de la zona se encuentra el patrimonio industrial. Las parcelas del sector 8 de Hoya Grande, como ocurre en otras partes del municipio, son un ejemplo de lo que significó la exportación de plátanos y tomates para el desarrollo económico en Tenerife. El estudio arqueológico de la empresa Cultania recoge que se ha localizado "un elevado número de enclaves patrimoniales en el paraje".

Estos enclaves son también un símbolo de las "grandes actividades agrícolas" en el lugar. La presencia de yacimientos culturales en la zona no solo se queda en las labores de agricultura, sino que se remontan al periodo guanche. "La intensa explotación agrícola dificulta enormemente la conservación de enclaves patrimoniales de época aborigen", relató entonces Cultania.

En esta zona localizaron, al menos, 29 recursos patrimoniales, 17 de ellos inéditos. 19 de tipo etnográfico y 10 yacimientos arqueológicos de adscripción aborigen cerca del barranco de Las Moradas o en afloramientos rocosos. "Resultan relevantes por la singularidad de algunos de los motivos de grabados y la densidad de material arqueológico presente en la superficie", recabó el estudio. 22 de ellos se verían afectados de forma directa por las obras planeadas en Hoya Grande.

A raíz de estos descubrimientos, la Asociación Patrimonial Tegüico ha pedido una reunión al Ayuntamiento de Adeje. "La zona que afectaría a más yacimientos arqueológicos sería donde se piensa hacer el campo de golf", denuncia Tegüico. La Asociación también destacó la falta de transparencia del Ayuntamiento de Adeje. En abril de 2022 solicitaron una entrevista personal con algún representante de la institución. Al mes siguiente solicitaron por registro de entrada una solicitud: "Tampoco hemos obtenido respuesta", insiste la asociación.

El municipio de Adeje no tiene un registro arqueológico, tal y como marca la ley

El municipio de Adeje no tiene un registro arqueológico, tal y como marca la ley. La carencia de este documento supuso ya la destrucción de restos arqueológicos en el proyecto turístico de Cuna del Alma en el mes de mayo. Entonces, el Cabildo de Tenerife denunció esos destrozos como una "falta administrativa grave". Sin embargo, el municipio sigue autorizando planes de ordenación sin hacer un informe oficial del patrimonio arqueológico del municipio.

El sector 1 de Hoya Grande

Por otro lado, se encuentra el sector 1, el más pegado a la costa. La promotora Inversiones Plomer Canarias SL inició la modificación del sector 1 de Hoya Grande en Adeje. A pesar de que su nombre puede conducir a engaño, su sede fiscal no está en Canarias, sino en las Islas Baleares. En la zona más cercana al litoral se localiza este espacio de suelo destinado al uso turístico junto al barranco de Las Moradas. A diferencia del sector 8, en el sector 1 la iniciativa para modificar la zona es privada. El Ayuntamiento, dirigido por el socialista José Miguel Rodríguez Fraga, aprobó la propuesta de la promotora Inversiones Plomer Canarias SL para modificar el espacio.

El objetivo entonces era claro, "erradicar el uso y las parcelas residenciales a favor del turístico con el objeto de implantar un complejo hotelero de gran lujo y reorganizar los equipamientos y espacios libres", reza un documento del área de Planificación Territorial y Proyectos Estratégicos fechado en mayo de 2022 al que ha tenido acceso esta redacción.

Uno de los últimos pasos dados por la promotora ha sido la elaboración de una Evaluación Ambiental Estratégica Simplificada que fue enviada al Cabildo el pasado 3 de febrero. El 31 de mayo de 2022, el Consejo de Gobierno del Cabildo denegó el plan de modificación parcial y quedó a la espera de los cambios exigidos en diferentes puntos, desde el paisajístico hasta la movilidad. Ese mismo día, el organismo insular había paralizado de forma cautelar las obras del macroproyecto turístico de Cuna del Alma.

El Cabildo de Tenerife instó a la promotora a reservar los suelos agrícolas para "compensar en la medida de lo posible con la creación de nuevas explotaciones o en la mejora de otras existentes". El proyecto inicial fue modificado por el Cabildo porque ocupaba parte del cauce del barranco de las Moradas y la zona de servidumbre delimitada por la Ley de Costas.

Tras esos cambios, el consistorio insular abogó por no construir un hotel de cinco estrellas alejado del núcleo turístico ya existente, sino adaptarlo a la ley para convertirlo en un complejo hotelero. "No es acorde al Plan Insular de Ordenación de Tenerife (PIOT)", señaló entonces la institución, "esta tipología de turismo convencional se reduce exclusivamente al complementario de los núcleos turísticos existentes".

Desde la oposición afean al Ayuntamiento de Adeje su apuesta por el turismo masivo

De esta manera, ofreció la alternativa de crear nuevos espacios complementarios para convertir el proyecto de hotel en un complejo turístico, que "son aquellos que combinan la oferta alojativa con uno o más elementos de oferta complementaria". La letra pequeña exige que esos elementos complementarios, por ejemplo un campo de golf, tengan una dimensión mínima de, al menos, 25 hectáreas. Por lo que el Cabildo estimó que no era viable en la zona por falta de espacio. Sin embargo, la última palabra la tiene el Ayuntamiento de Adeje, que es de quien depende la aprobación de la reforma del plan de ordenación.

Desde la oposición afean al Ayuntamiento de Adeje su apuesta por el turismo masivo. "Lo más grave", a juicio de Podemos, sería "la situación objetiva de agotamiento de un modelo en que Fraga insiste de forma ciega, que es incapaz de generar empleo digno, retener el talento de nuestros jóvenes ni mucho menos de ofrecer garantías de futuro ante los enormes retos que se avecinan".

Más noticias