Público
Público

Asamblea del gaztetxe Maravillas La ocupación de un palacio abandonado en Pamplona llega a los tribunales

22 jóvenes se sentarán en el banquillo de la capital navarra por un delito leve de usurpación. Desde la asamblea del gaztetxe Maravillas denuncian que se trata de un "acto represivo" y advierten que podrían afrontar multas por varios miles de euros.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

22 jóvenes imputados por un delito leve de usurpación de inmueble.

A pocos días de las elecciones autonómicas, el Gobierno de Navarra que lidera Uxue Barkos tendrá un ojo puesto en los juzgados. No en vano, este jueves llega a los tribunales uno de los episodios más conflictivos de la legislatura: la ocupación y desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejos. Hay 22 jóvenes imputados por un delito leve de usurpación de inmueble, así como un listado aún más amplio de multas que superan, a día de hoy, los 111 mil euros.

En el Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona ya está todo listo para este juicio que atraerá los focos de las cámaras y provocará movilizaciones. De hecho, este mismo jueves está convocada una concentración fuera de la sede judicial en solidaridad con los acusados. "Maravillas para el pueblo", puede leerse en el cartel que anuncia este acto. El gaztetxe (local ocupado por jóvenes) debe su nombre a Maravillas Lamberto, la chica de 14 años que fue violada y asesinada por la dictadura franquista en el municipio navarro de Larraga.

El gaztetxe debe su nombre a Maravillas Lamberto, la chica de 14 años que fue violada y asesinada por la dictadura franquista

La historia que ahora llega a los tribunales arrancó en septiembre de 2017, cuando se produjo la ocupación de este edificio abandonado. En agosto de 2018 fueron desalojados por la Policía Foral, pero unas pocas horas después volvieron a ocuparlo.

Los antidisturbios navarros volvieron a la antigua casa del Marqués de Rozalejos el pasado 20 de enero. Entonces se produjo el segundo y –hasta ahora- definitivo desalojo, decretado por el Gobierno de Navarra alegando que existían "riesgos" para las personas debido a la situación estructural del edificio, que se encuentra ahora tapiado.

Policías como testigos

El juicio arrancará a las 10.00 de la mañana en la sala de vistas 102 con la declaración de seis policías forales, en calidad de testigos. "Esto no es más que un acto represivo contra la juventud organizada del barrio", afirma a Público Xabi Berrio, integrante de la asamblea que da vida al gaztetxe Maravillas.

Si, tal como temen los jóvenes, el tribunal decide aplicar en este caso el artículo 245.2 del Código Penal –en el que se establece una pena de multa de tres a seis meses para quien ocupe "sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular"-, les esperan unas sanciones que, en total, "podrían ascender a las 25.000 o 30.000 euros para las 22 personas encausadas", destaca su portavoz.

Material requisado

Berrio también recuerda otro de los aspectos polémicos que han rodeado este caso: "Tras el desalojo han requisado todo el material que había dentro, y el juzgado se niega a devolverlo", apunta. Entre los objetos requisados se encuentran distintos artículos pertenecientes a la "herri denda", el mercadillo anual que realizan distintos colectivos de Pamplona para autofinanciarse.

En un reciente comunicado, Maravillas denunció que el Gobierno de Navarra "interpuso recursos para tratar de evitar que la devolución fuera efectiva, alegando que no podía ser demostrado que perteneciesen al Gaztetxe o a los colectivos que se habían encargado de solicitarlos mediante sus códigos de identificación fiscal".

Grietas en el Gobierno

En ese contexto, aún falta por conocer cuál será el destino final del palacio. El Gobierno de Navarra aseguró en reiteradas ocasiones que pretendía instalar allí la sede de la Dirección General de Paz y Convivencia y el Instituto Navarro de la Memoria. Sin embargo, el procedimiento seguido por el Ejecutivo en torno a este caso provocó grietas entre los socios del gobierno cuatripartito: tanto EH Bildu como Podemos e Izquierda-Ezkerra mostraron sus discrepancias con las formas seguidas por el Gobierno de Uxue Barkos (quien pertenece a Geroa Bai) en lo relacionado al desalojo de Maravillas. La historia continuará tras las elecciones del domingo 26.

Más noticias en Política y Sociedad