Público
Público

Asesinato de Laura Luelmo El cadáver de Laura Luelmo tiene un golpe en la cabeza y señales en el cuello

La juez del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino (Huelva) decreta el secreto de sumario. También ha comenzado a practicarse la autopsia al cadáver de la joven profesora zamorana en el Instituto Anatómico y Forense de Huelva. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Efectivos de la Guardia Civil inspeccionan el paraje La Mimbrera en el término municipal de El Campillo (Huelva) donde se encontró el cadáver de la joven zamorana Laura Luelmo. (JULIÁN PÉREZ)

La titular del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino (Huelva), encargado de la investigación de la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo, ha decretado este martes el secreto de sumario del caso. 

A pesar de ello, se ven conociendo detalles de la investigación. El cadáver de Laura Luelmo presenta un golpe en la cabeza y signos de violencia en el cuello, lo que refuerza la teoría de que fue asesinada. De hecho, los investigadores trabajan con la hipótesis de que la profesora fuera asesinada en un lugar y trasladada después al paraje donde fue hallada ayer, lunes, que todavía no había sido rastreado aunque estaba previsto hacerlo el lunes.

El equipo forense ha comenzado a practicar la autopsia al cadáver de la joven profesora zamorana en el Instituto Anatómico y Forense de Huelva, a cuyas instalaciones llegó el cuerpo ayer, lunes, sobre las 21.00 horas, después de que la joven fuera hallada entre arbustos y matorrales, en un terraplén, boca abajo y semidesnuda

El rastro de Laura Luelmo se perdió el pasado 12 de diciembre. Ese día, sobre las nueve de la noche, se perdió también la señal de su móvil junto al pantano de Campofrío, a 15,5 kilómetros por carretera del lugar pero en dirección contraria al lugar donde los agentes encontraron su cadáver, a 6,5 de su casa de alquiler en El Campillo. 

Los miembros de la Unidad Científica de la Guardia Civil desplazados desde Madrid continuarán este martes trabajando sobre el terreno, en el entorno de la zona en la que apareció el cuerpo de Laura Luelmo, a varios kilómetros de El Campillo, localidad en la profesora residía desde hace escasos días.

La Guardia Civil se ha marcado como prioridad la búsqueda del móvil de Laura Luelmo. En realidad, la investigación policial se centra en dos objetivos: encontrar el teléfono móvil de la víctima para reconstruir las circunstancias que rodean a su muerte violenta y, además, investigar al entorno de la joven zamorana, principalmente a vecinos considerados de interés para la investigación. El objetivo es cruzar esta señal del móvil de Laura con otros teléfonos que también fueran captados por la misma antena de telefonía, a la espera de que la autopsia y las pruebas de ADN del cuerpo y de la ropa de la maestra zamorana arrojen más información sobre las circunstancias que rodean a su muerte.

Los investigadores esperan que la autopsia —cuyos resultados se conocerán en unos días— y las actuaciones sobre el terreno permitan aclarar las circunstancias en la que murió Laura Luelmo, aunque a estas alturas de la investigación nadie duda de que su muerte fue violenta: así lo indican numerosos indicios, como el hecho de que la profesora fuera encontrada semidesnuda y parte de su ropa se hallara a 200 metros de lugar donde estaba el cuerpo. 

Aunque hay que esperar a los resultados oficiales, el diario El Mundo adelanta que  Laura Luelmo se defendió de su agresor. 

No hay sospechoso claro

De momento no hay un sospechoso claro. Fuentes de la investigación, conducida por especialistas de la Unidad Central Operativa (UCO), han explicado que una de las prioridades es comprobar el relato y las coartadas de diferentes personas, algunas de ellas vecinos de la fallecida.

Estas mismas fuentes explican que un vecino de El Campillo reconocido como L.M. está descartado como sospechoso porque el miércoles 12 de diciembre, día de la desaparición de Laura Luelmo, se encontraba interno en la prisión de Ocaña (Toledo). Este extremo ha sido confirmado por fuentes penitenciarias consultadas por Europa Press, que precisan que L.M. salió del centro con un permiso, pero fue ayer lunes.

Este vecino, con un historial de violencia hacia las mujeres, tiene un hermano gemelo que también cumplió varias condenas por asesinato y robos. Este segundo sí se encontraba en libertad cuando desapareció Laura Luelmo y la Guardia Civil lo tiene controlado. Insisten las fuentes en que para que alguien pueda ser acusado de un delito hay que tener indicios o pruebas suficientes.

En ese sentido, tanto el delegado del Gobierno en Andalucía como la propia Guardia Civil han pedido cautela, redoblando los llamamientos para no difundir elucubraciones en torno a la muerte de Laura Luelmo.

Movilizaciones de condena

Y mientras avanza la investigación, está previsto que a lo largo de la mañana de este miércoles se desarrollen distintas concentraciones en repulsa por lo sucedido.

Así el Ayuntamiento de Zalamea La Real ha convocado una para las 11:00 horas, en El Campillo se guardará un minuto de silencio a las puertas del Consistorio a las 12 y en Nerva, localidad donde Laura Luelmo estaba cubriendo una sustitución como profesora de Plástica en el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz, se llevará a cabo otra concentración a la una del mediodía.

Esta última ha sido convocada por el Consejo Escolar Municipal, que además ha decidido suspender las clases aunque los centros permanecen abiertos, así como la suspensión de las actividades complementarias y extraescolares durante toda la semana.

En cuanto al IES, la dirección ha comunicado que a las 11:00 horas realizarán, en apoyo a los familiares de Laura, un acto de condolencia al que invitan a familias y al alumnado.

También, por las redes sociales está circulando una convocatoria para que los centros educativos que así lo deseen guarden a las 12:00 horas un minuto de silencio en memoria de esta joven. 

Más noticias en Política y Sociedad