Público
Público

Cómo asistir a las personas mayores que viven solas: cuando el teléfono salva del estigma

Distintas ONG que realizan labores de acompañamiento se han reinventado para que la situación no se recrudezca a los más mayores. Les están explicando a distancia cómo funciona el envío de vídeos o las videollamadas a través de WhatsApp.

14/03/2020.- Un hombre se prepara una infusión en el concello coruñés de Pontedeume, con la mascarilla puesta por recomendación de su médico de cabecera. / EFE - CABALAR
Un hombre se prepara una infusión en el concello coruñés de Pontedeume, con la mascarilla puesta por recomendación de su médico de cabecera. / EFE - CABALAR

La tecnología no solo está siendo un medio a través del que informarse o, simplemente, entretenerse durante la cuarentena del coronavirus. También es una forma de que el colectivo más vulnerable, el de los más mayores, no se sienta aislado y estigmatizado por el brote de esta enfermedad. En especial, en aquellos casos que viven sin ningún tipo de compañía. A lo largo de la semana, las distintas ONG que realizan labores de acompañamiento se han reinventado para que la situación no se recrudezca.

Desde FEVOCAM, la plataforma de entidades de voluntariado de la Comunidad de Madrid, explican que están en "contacto permanente con todas las entidades que están trabajando con mayores para enviar un mensaje de calma, pero también de colaboración". Estas organizaciones han visto limitadas sus principales actividades, las presenciales, que no solo van destinadas a personas de avanzada edad, pues muchas también trabajan en hospitales o centros penitenciarios.

Distintas ONG que realizan labores de acompañamiento se han reinventado para que la situación no se recrudezca

"Es totalmente comprensible tanto para los mayores como para los voluntarios", explica Jorge Hermida, presidente de FEVOCAM. Pero no es solo eso, sino que también se han suspendido las visitas domiciliarias, que han sido sustituidas por llamadas telefónicas "para que se sientan acompañados, que no están desatendidos, porque la soledad es uno de los grandes problemas de la sociedad actual". "No hay una prohibición como tal de no visitar a los mayores, pero la prudencia para prevenir el contagio ha hecho que se planteara esta medida desde el principio", agrega.

Clases telefónicas para aprender a usar WhatsApp

Una de estas ONG es Grandes Amigos, que en el último año ha asistido a más de 900 personas mayores y cuenta con un millar de voluntarios en toda España. Aunque la actividad mayoritaria se da en la región madrileña -Madrid, Móstoles, Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz-, también están presentes en Galicia, Euskadia y Cantabria.

En este colectivo están reforzando "el apoyo a aquellas personas especialmente vulnerables", como son aquellas que no tienen familia ni apenas contacto con amigos o vecinos. "El principal reto es que no se note esta situación", subraya Palacios, que explica que están intentando "amortiguar esta situación extraordinaria para que no sientan aún mayor soledad y aislamiento". "Aunque sean a distancia, pero que se sientan apoyados, escuchados, que tienen hay alguien ahí", dice.

Palacios: "El principal reto es que no se note esta situación"

El coordinación de comunicación de Grandes Amigos, Jose Ángel Palacios, cuenta que han pasado la semana "trabajando con los voluntarios para informarles y hacer énfasis en las medidas de prevención, dando indicaciones a la par que las autoridades". "A principios de semana ya empezamos a pedir a los voluntarios que empezaran a sustituir la asistencia presencial por llamadas o WhatsApp", relata sobre el trabajo de esta semana, donde muchos voluntarios incluso han optado por empezar a mandarles cartas.

"Es una bonita tradición que se puede recuperar para estos días para que sepan que en cuanto pase esto todo volverá a la normalidad, pero que seguirán en contacto. Se están haciendo cosas muy bonitas y esto solo acaba de empezar", expresa. "Todos nos tenemos que adaptar a la nueva situación. Es un momento para aprender a usar nuevas herramientas que nos permiten conectarnos", apunta para contar que están explicando a distancia cómo funciona el envío de vídeos o las videollamadas a través de WhatsApp.

14/03/2020.- Un hombre se prepara una infusión en el concello coruñés de Pontedeume, con la mascarilla puesta por recomendación de su médico de cabecera. / EFE - CABALAR
Un hombre se prepara una infusión en el concello coruñés de Pontedeume, con la mascarilla puesta por recomendación de su médico de cabecera. / EFE - CABALAR

"Nunca nos hemos enfrentado a algo como esto"

Solidarios para el Desarrollo hace un acompañamiento semanal a casi dos centenares de personas mayores en Madrid, Granada, Sevilla y Murcia. El director general de la ONG, Alfonso Fajardo, explica que "el colapso del sistema público de salud va a afectar fundamental y principalmente a la población vulnerable, como son las personas mayores".

"Hay que apoyar todas las medidas. Nunca nos hemos enfrentado a algo como esto", reconoce Fajardo, que explica que están "analizando la situación al momento, teniendo principalmente la prevención y la salud del como la primera premisa".

Es el motivo por el que han decidido lanzar una nueva "lucha contra la soledad", porque "esto no puede significar una mayor vulnerabilidad para los mayores, porque estas medidas les afectan más. Sobre todo, si se deja a estas personas solas, sin atención como la que recibían". "Hay muchos mayores que han llamado a principios de semana para decir que no quieren que vayan voluntarios de fuera y prefieren suspender. Tienen miedo a un contagio", pone como ejemplo.

Además del acompañamiento telefónico con las personas mayores, esta ONG ha tenido que hacer un esfuerzo extra para desarrollar su programa Convive, basado en que estudiantes de fuera de Madrid acudan a vivir con personas mayores durante el curso. "El cierre de las universidades ha hecho que muchos estudiantes se vayan a sus provincias. Se da la paradoja de que cierra la universidad para proteger y ocurre esto", lamenta Fajardo.

De todos modos, están gestionando cada caso de forma individual, "hablando con el mayor, el voluntario y sus familias para tomar las decisiones consensuadamente". "Se ha hecho un esfuerzo muy grande para reforzar mensajes de prevención. Ante cualquier síntoma es mejor no ir", zanja.

El despertar de la solidaridad

"Realmente está siendo una semana trepidente, donde las informaciones han ido cambiando de forma muy rápida". Quien habla es Albert Quiles, director gerente de la ONG Amigos de los Mayores: "Empezamos la semana con medidas de prevención y la estamos terminando con suspender toda actividad de la organización". En su caso, se organizan a través de lo que llaman equipos de acción voluntaria, presentes en Madrid, Catalunya, Valencia y Aragón.

Quiles: "Empezamos la semana con medidas de prevención"

Al igual que en el resto de organizaciones, en Amigos de los Mayores ya auguran "el teléfono va a ser nuestro más grande aliado", además de que "va a ser un seguimiento más frecuente, enfatizándolo para aquellas personas que estén en situación de angustia o dificultad, pero también para aquellas que necesiten orientación". "En ningún caso queremos ser sustitutorios de los teléfonos oficiales", se apresura a decir para subrayar que se trata de "escucharles, acompañarles emocionalmente".

Quilés hace un "llamamiento a la calma y la serenidad, a no crear pánico" y, sobre todo, subraya que "es un momento excepcional en el que podemos sacar lo mejor de la sociedad". "Estamos recibiendo múltiples llamadas tanto de personas voluntarias como de ciudadanos que no son voluntarios pero que se ofrecen a hacer aquello que les digamos en beneficio de las personas mayores", ejemplifica: "Es el momento de pensar en los demás. Hemos de demostrar que somos una sociedad que piensa en los demás, que piensa en los mayores".

"Se está despertando una solidaridad que siempre está ahí y muchas veces no se pone en valor", dicen desde Grandes Amigos. En FEVOCAM también consideran necesario "lanzar mensajes para que la solidaridad aflore, ya sea en voluntarios o vecinos". No solo para mayores, sino también "para aquellas personas que tienen mayor adversidad, como son los hijos cuyos padres tienen que trabajar. Es un momento especial para crear un nuevo ambiente de colaboración en los hogares y entornos familiares". Y lanzan un último mensaje: "Hay que poner todos de nuestra parte".


Más noticias