Público
Público

Atención Primaria Cifran en 900 el déficit de médicos en Atención Primaria en la Comunidad de Madrid

El sindicato de Amyts reclama la necesidad de reformas estructurales en los equipos de los centros de salud y pide que el refuerzo asistencial a las residencias de mayores se haga "con personal ajeno al centro".

Médicos de un centro de Atención Primaria de Madrid. EFE
Sanitarios de un centro de Atención Primaria de Madrid. EFE

EFE

El sindicato de médicos Amyts, mayoritario en la Comunidad de Madrid, ha cifrado en 900 los médicos que faltan en Atención Primaria (AP), que ya tenía un déficit de al menos 400 médicos de familia y 150 pediatras antes de la pandemia, y pide que el refuerzo asistencial a las residencias de mayores se haga "con personal ajeno al centro de salud".

Tras la covid-19, el papel prioritario que el Ministerio de Sanidad otorga a la AP abre "una oportunidad única, social y política para poner en marcha las reformas estructurales que necesitan los equipos de los centros de salud", según la portavoz de Atención Primaria de Amyts, Alicia Martín.

El sindicato critica que las Unidades de Apoyo a Residencias (UAR) de ancianos "parten de nuevo de los mismos centros de salud y no con personal externo", pese a tratarse de un servicio "tremendamente afectado por el coronavirus y que se merece personal exclusivo, no médicos extenuados por la sobrecarga".

El sector de Atención Primaria de Amyts reclama la necesidad de reformas estructurales en  los equipos de los centros de salud 

Como necesidades inmediatas, la doctora Martín pide conocer el números de sanitarios con coronavirus por categorías; contratar a MIR de medicina de familia en todos los centros de salud para cubrir las bajas por covid, así como más mascarillas FFP2, que sigue siendo "muy escasas", indica en un comunicado.

Además, reclama "test serológicos cuantitativos, a ser posible ELISA o quimioluminiscencia, como hay en hospitales"; más desinfección de los centros, algunos de ellos "sin ventanas", por lo que Amyts puso una denuncia en Inspección de Trabajo que debe cumplirse.

Respecto a los Equipos de protección individual (EPI), pide conocer "la certificación solicitada a la empresa a la que se hace la compra", también para mascarillas, batas de protección, guantes.

También es necesario "mantener la consulta de triaje respiratorio en la entrada del centro de salud", además de "potenciar la figura del administrativo sanitario en el triaje telefónico”.

Menos burocracia

Además del refuerzo de plantillas, reclaman menos burocracia "quitando de la consulta" la tramitación de las bajas por incapacidad temporal (IT) por la "sobrecarga que está originando", quitar también la prescripción de apósitos y mantener la receta electrónica de más de 90 días en ciertos fármacos, integrando también a Muface.

También pide "agendas correctamente dimensionadas con tiempo suficiente para cada paciente, entre presenciales y telefónicas", así como "control telefónico de las bajas y sus partes de confirmación" directamente a las empresas.

Demanda, asimismo, "posibilidad de justificación por enfermedad por todos los estamentos del centro emitiéndolo el personal sanitario que haya atendido", ya sea el médico, enfermero, matrona, psicólogo, fisioterapeuta, odontólogo, personal de urgencias que atienda al paciente o médico hospitalario que lo valore en consulta y considere que no debe trabajar.

La Atención Primaria "se hunde por falta de personal, no es atractiva como puesto de trabajo en medicina. Existen médicos pero no se fidelizan por las condiciones laborales de sobrecarga interminable", concluye Martín.

Más noticias de Política y Sociedad