Público
Público

Barcos humanitarios Más de 500 migrantes rescatados esperan un puerto seguro para poder desembarcar

Los gobiernos de Italia y Malta han autorizado la evacuación de solo nueve personas, por motivos de salud. Organizaciones humanitarias llaman a la movilización ciudadana para exigir a los gobiernos europeos que desbloqueen la situación.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

La embarcación de Open Arms / REUTERS

Open Arms no descarta la posibilidad de que su barco se vea obligado a entrar en un puerto sin permiso, por motivos humanitarios, como "el último recurso", en caso de encontrarse en una situación de emergencia extrema. Por su parte, el Ocean Viking, gestionado por Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranée, han salvado en la tarde de este lunes a 105 personas más y eleva a 356 la cifra de rescatados. En total, hay 507 personas que viven una situación de emergencia y que esperan un puerto seguro. 

Este domingo, los responsables del barco de rescate español Open Arms han recibido autorización de Malta e Italia para evacuar solo a tres rescatados enfermos y seis familiares tras solicitar permiso a las autoridades de ambos países por motivos de salud. 

En concreto, según han explicado fuentes de la ONG Open Arms, se trata de una mujer con una posible neumonía, de un hombre con tuberculosis y de otra mujer con un historial de tumor cerebral.  Las dos mujeres y seis familiares deberán ser evacuadas en helicóptero hacia Malta, mientras que el hombre ya ha sido trasladado hacia Italia en una embarcación guardacostas. La propia ONG ha informado que esta primera evacuación se ha realizado con éxito.

Las autorizaciones recibidas por Open Arms se refieren únicamente a la evacuación de estas nueve personas, por lo que ahora la ONG insiste en denunciar el abandono por parte de los gobiernos europeos y en la exigencia de un puerto seguro.

El caso más crítico, según fuentes de Open Arms, es el de una mujer de origen sudanés que será evacuada por una posible neumonía y que se encuentra a bordo junto a su hija menor de edad. 

El barco de la ONG catalana ha cumplido ya once días con 159 personas a bordo, al borde de la isla italiana de Lampedusa, a la espera de que se le permita desembarcar, después de las negativas de los gobiernos italiano y maltés, y del desentendimiento por parte de los de otros países europeos.

El Ocean Viking rebasa el límite de carga de pasajeros

Mientras tanto, el Ocean Viking rebasa el límite de carga de pasajeros. Tiene a bordo a 356 refugiados cuando la capacidad del buque es de entre 200 y 250 personas. El último rescate se ha producido en la tarde de este lunes, salvando a 105 migrantes. Se trata del cuarto rescate que realiza en apenas cuatro días. En pasado domingo rebasó el límite de carga al rescatar a otras 81 personas


Rescate de personas que buscan refugio frente a las costas de Libia / MSF

El Ocean Viking continuará patrullando las aguas del Mediterráneo Central ya que puede haber otras embarcaciones que puedan estar en peligro", según explica MSF ya que ningún país ha ofrecido al barco la oportunidad de desembarcar.

El Open Arms considera entrar en un puerto sin permiso

El fundador de la ONG Open Arms, Òscar Camps, había dicho este mismo domingo en entrevista a RAC1 que "la estabilidad emocional" a bordo del barco de su organización "empieza a ser difícil" y había advertido que se podrían ver "obligados a entrar a puerto por motivos humanitarios, con todas las trabas administrativas y judiciales que puede conllevar". 

Posteriormente, fuentes de la misma ONG han matizado la declaración de Òscar Camps en los siguientes términos: "Nuestra obligación es cuidar a los migrantes rescatados y resistir, entrar en un puerto sin permiso por motivos humanitarios sería el último cartucho, nunca pondremos en peligro la vida de las personas a bordo". El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, había reiterado que si la embarcación entraba en aguas territoriales de su país sería multada.

Camps había lanzado un mensaje de socorro y también había denunciado la falta de atención por parte del Gobierno español. "Nadie entiende por qué llevamos diez días a la deriva sin tener ninguna comunicación oficial de la administración, si tanto el barco como la tripulación son españoles", ha remarcado. 

Movilización ciudadana 

Mientras tanto, personalidades de la vida cultural no dejan de pronunciarse para exigir la acogida de refugiados rescatados en medio del mar en puertos seguros. En Marbella, Antonio Banderas ha calificado de "horror" la situación de la nave. El actor, que ha participado este domingo en una rueda de prensa con motivo del décimo aniversario de la Gala Starlite en Marbella, considera que este problema "tiene que ver mucho con lo que está pasando en el mundo". 

En Barcelona, ​​la organización Stop Mare Mortum ha hecho un llamamiento a la movilización ciudadana para exigir al Gobierno español que "desbloquee la situación de las personas rescatadas por el buque de Open Arms". Una situación que, aseguran, "se agrava día a día". La misma entidad denuncia la ignorancia de los Derechos Humanos y exige también a los gobiernos europeos que autoricen el "desembarco con garantías" de las personas rescatadas "tanto para el Open Arms como por la Ocean Viking". 

Más noticias en Política y Sociedad