Público
Público

Bares sí, sanidad no: Madrid avanza hacia la normalidad salvo en Atención Primaria

Este lunes se quitan las grandes restricciones de la Comunidad de Madrid y hasta las discotecas funcionarán con horarios prepandemia, pero no todo evoluciona igual porque los centros de salud siguen sobrecargados de trabajo y los de urgencias de Atención Primaria (SUAP) continúan cerrados.

20/09/2020.- Vecinos de Carabanchel sentados en la terraza de un bar de su barrio este domingo. / EFE - David Fernández
Vecinos de Carabanchel (Madrid). sentados en la terraza de un bar en noviembre de 2020. / EFE - David Fernández.

Este lunes se acaban las grandes restricciones en la Comunidad de Madrid. La hostelería y el ocio nocturno volverá a tener libertad horaria las horas de cierre de prepandemia. No existirá aforo en las terrazas y en los interiores se quedarán al 75%. El número máximo de comensales por mesa pasa a ser de 10 personas en exteriores y a seis en interiores. Y en los salones de banquetes, parques de atracciones, zoos, casinos y locales de apuestas se aumenta aforo al 75%. Con todas estas nuevas medidas, se convierte en la comunidad que más ha avanzado para que el ocio sea prácticamente igual al de la normalidad prepandemia.

Las nuevas medidas se enmarcan dentro de la estrategia que Isabel Díaz Ayuso ha impuesto en la Comunidad de Madrid desde que empezó la pandemia. Durante muchos meses del último año y medio, la región ha sido la que tenía más contagios y, a su vez, menos restricciones. En esto basó Ayuso su campaña para las pasadas en las elecciones —jactándose de que ella nunca había cerrado la hostelería— y gracias a esto ha llegado a recibir un premio de un think tank del neoliberalismo en Italia.

Pero esta libertad no llega a todos los ámbitos de Madrid. Y la que sale peor parada es la Atención Primaria, que se encuentra prácticamente colapsada desde que empezó la pandemia. De hecho, hay graves medidas que se tomaron al principio de la emergencia sanitaria que no se han revertido como el cierre de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). La Consejería de Sanidad cerró estos centros el 22 de marzo de 2020 y los trabajadores temen que no se vuelvan a abrir.

El Gobierno de Ayuso da poca información sobre el plan que tiene para los SUAP, los centros que antes abrían por las noches y los fines de semana. En la página web de la Comunidad de Madrid solo se indica que han dejado de "funcionar temporalmente" y que "para atender las urgencias y emergencias el SUMMA 112 cuenta con 28 UVI móviles operativas (Soporte Vital Avanzado) y la flota de ambulancias urgentes, en torno al centenar".

Los sanitarios se han movilizado en numerosas ocasiones por la reapertura de los SUAP. Miembros de una plataforma de trabajadores de Madrid llegaron a encerrarse en la Gerencia de Atención Primaria pidiendo, entre otras medidas, que volvieran a estar disponibles los centros.

Recientemente, Comisiones Obreras (CCOO) entregó a la Consejería de Sanidad un proyecto base para la elaboración de un Plan de Urgencias y Emergencias. El sindicato denunciaba cómo la situación estaba afectando a la salud mental de los sanitarios y que la situación de las plantillas de las urgencias de los hospitales, SUMAA 11 y los Servicios de Atención Rural (SAR) está siendo agravada por el cierre de los SUAP. Por ello también pedían la reapertura de estos centros, entre otras medidas recuperar el 21% de los médicos perdidos en los últimos años en el Summa o mejoras horarias como el fin de las guardias de 24 horas.

Pero no es el único problema de la Sanidad Pública en la Comunidad de Madrid porque nada funciona como antes de la pandemia —y que entonces había muchos fallos—.

"Tuve que ir por una infección de orina a urgencias de un hospital porque no conseguía cita con mi centro de salud"

Los centros de salud sí están abiertos, pero sobrecargados de trabajo. En buena parte de ellos no se puede coger cita con los médicos de familia en la misma semana en la que se necesita, y en otros tanto ni siquiera en dos semanas. Los facultativos tienen agendas que llegan a 60 pacientes por día y han sido varios los que han decidido dejar sus puestos de trabajo, como contó Clara Benedicto en esta entrevista.

La situación es insostenible para los que son capaces de aguantar. "Llevamos año y medio de pandemia y esto no mejora. Ninguna de las promesas de Ayuso para mejorar la Atención Primaria se han cumplido y en los centros de salud no podemos atender solo lo que es covid. Tenemos a pacientes totalmente abandonados", lamenta una facultativa de un centro de salud de Vallecas. Tiene una agenda que ronda la media de la región, unos 48 pacientes citados por médico y día, según una encuesta que realizó la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts). Menos del 5% de los médicos están teniendo una demanda inferior a los 30 pacientes día, un 15% adicional entre 30 y 40 pacientes y el 80% más de 40, según estos datos.

Pero esto no se queda en los centros de salud porque las urgencias de los hospitales se llenan también de dolencias que se podrían resolver en Atención Primaria. Lorena (28 años) acabó en urgencias a principios de septiembre después de intentar coger cita con su médico de familia durante dos días. "El dolor ya se hacía insoportable y no me quedaba otra porque era algo que tenía que resolver en ese momento", relata.

La situación de la Atención Primaria es tan grave que ni siquiera en momentos como ahora en los que está descendiendo la incidencia se puede atender en condiciones normales los problemas de salud de los madrileños. Hay situaciones que llegan a empeorar porque los sanitarios se van de la región por las malas condiciones laborales que ofrece la Comunidad. 

El día en el que la presidenta regional convocó elecciones anticipadas empezaba una huelga de médicos de familias, que fue suspendida por el adelanto electoral. Amyts fue el sindicato que organizó la huelga entonces y no se descarta que este curso se recupere si la situación no cambia.

Más noticias