Público
Público

Beatriz Luengo Beatriz Luengo: "El machismo no va de los hombres, va más allá"

La compositora se lanza con su primer libro con perspectiva de género, El despertar de las musas,  que enlaza historias desde María Magdalena hasta Gala Dalí.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

Imagen de la cantante Beatriz Luengo

La cantante, ganadora de un Grammy como compositora, se lanza al mundo literario con un libro titulado El despertar de las musasLuengo explica en esta entrevista cómo fue el proceso de documentación para recopilar las historias que dan vida a su libro.

Con un prólogo de Elvira Sastre e ilustraciones de Marta Waterme, la cantante cuenta las historias de 12 musas o personajes históricos que han sufrido machismo a pesar de tener grandes talentos. A partir de cada historia la compositora realiza reflexiones personales relacionadas con la actualidad, les dedica versos y cartas.

Beatriz Luengo explica a lo largo de esta entrevista lo que para ella es el machismo, una situación que define como un acto de "subestimación". Además, la cantante reconoce en un acto de sororidad que una de las personas que la han influido en el mundo de la música ha sido la cantante de música urbana, La Mala Rodríguez, con quien ha colaborado recientemente en la canción Caprichosa.

El libro se llama "El despertar de las musas", ¿quiénes han sido tus musas en el feminismo y en la música para ‘despertar’?

En realidad, siento que he estado rodeada de musas. Empezando por mi madre, su labor y su lucha, hasta pasando por mi abuela que es una mujer que nunca aprendió a leer y ha conseguido muchas cosas en la vida, con su inteligencia. Desde ellas dos hasta Frida Khalo, que es una mujer que desde hace muchos años me acompaña porque me encanta su historia y siempre me ha inspirado muchísimo; me acompaña en mi música y en mis visuales.

"La Mala Rodríguez me parece que es una mujer que puso un golpe sobre la mesa"

Y en la música La Mala Rodríguez me parece que es una mujer que puso un golpe sobre la mesa por lo que significaba ser mujer en un mundo de hombres, como es la música urbana. Yo recuerdo escuchar Lujo ibérico de niña y para mí era un sueño pensar que podía haber una mujer dentro del hip hop. Otro referente dentro de la música ha sido Lauryn Hill, luego dentro del mundo literario, Elvira Sastre, por ejemplo.

¿Cómo y en qué momento te planteas que quieres escribir un libro con perspectiva de género?

Bueno, realmente, como toda mi vida ha estado relacionada con la composición ha sido un camino casi que orgánico. La composición de canciones es unas sinopsis constantes. Piensas una idea y la tienes que desarrollar en tres minutos y encima estás encerrado en un ciclo melódico. Hay que enfrentarse al lápiz y al papel y fluir sin tener que estar con el contador detrás, sin límite de tiempo. Ha sido la composición llevada a otros terrenos.

¿Te costó llegar a la historia que querías contar?

Bueno, he tenido hacer un proceso de documentación, he tenido que sentarme con musicólogos etc. Hay un profesor de la Universidad Politécnica de Valencia que escribió una tesis que me gustó mucho sobre la mujer, y me dedicó mucho tiempo, también. El biógrafo de Rosalía Mera, la mujer de Amancio Ortega, tuve contacto, también, con Save The Children que me mandaron información sobre los problemas de las mujeres hoy o con la Asociación de Mujeres contra la Mutilación Genital.

En el libro presentas la historia de 12 musas o personajes históricos para hablar de feminismo, ¿Cómo elegiste a esas musas? ¿cuál fue el proceso de selección?

Trataba de buscar mujeres separadas el tiempo, desde antes de Cristo hasta el día de hoy, y que tuvieran profesiones muy diferentes y que fuesen de los cinco continentes para así demostrar de una manera general que la mujer ha sido subestimada a lo largo de la historia. No importa clase social, profesión ni momento histórico.

Dices en el libro que se trata de un proyecto que nace con el fin de "desaprender lo aprendido", ¿qué es lo que has aprendido mientras escribías, ¿qué te ha llamado la atención?

Imagen de la portada del libro

Me ha ayudado a sacar una conclusión personal de lo que para mi es el feminismo. El machismo es una subestimación más por el hecho de ser mujer, me ha ayudado a detectar que las personas que son machistas, en mi opinión, también son racistas porque es un tipo de persona que sale por la puerta de su casa, que piensa que no va a poder liderar a partir de sus propias capacidades, entonces, bajo esa inseguridad mal gestionada y mira a la gente con el propósito de arrodillarles. Es un tipo de persona que te subestima para subir un escalón dentro de la sociedad, en vez de subir un escalón por sus capacidades.

¿Te has replanteado aspectos de tu vida personal o profesional a raíz de escribir este libro y conocer esas 12 historias?

Sí, sí. De hecho, después de cada capítulo hay una reflexión. Cada una de las musas plantea un tipo de machismo. El machismo no va de los hombres, va más allá. Hay muchísimos hombres de esas 12 historias valedores de las mujeres, hay machismo institucional, machismo religioso, machismo paternalista, machismo por tradición.

¿Alguna vez has tenido que luchar contra el famoso síndrome de la impostora, tanto al escribir el libro como en la industria de la música?

Me autocuestiono como cualquier ser humano porque soy una persona muy exigente, me preparo mucho todo, muy responsable con los productos que saco de cualquier tipo, también, porque soy muy respetuosa con la gente que me sigue.

En el libro citas el pecado original o a María Magdalena, ¿arrastramos todas las mujeres un poco de Eva o de María Magdalena, por aquello del pecado original y la dicotomía santa o puta?

Sí, totalmente, es una parte muy importante del libro. María Magdalena no fue prostituta y no lo dice la biblia, ni lo dice nadie. A lo largo de la historia muchísimas personas han defendido la figura de María Magdalena, empezando por Da Vinci que pintó en el cuadro de La última cena a uno de los apóstoles con rasgos femeninos queriendo así imponer la figura de María Magdalena.

"Defiendo la figura de María Magdalena que fue una mujer de grandes conocimientos"

Incluso, el Papa Francisco en 2016 pidió reactualizar la imagen que tenemos de María Magdalena y dijo que era un ejemplo para las mujeres y la nombró apóstol de los apóstoles.

Defiendo la figura de María Magdalena que fue una mujer de grandes conocimientos, incluso, de la alta sociedad. Ella apoyó a Jesús intelectualmente, fue un apostol más. El hecho de que las películas sigan contándonos que María Magdalena es prostituta responde al sin sentido de que tiene que haber un hombre maravilloso, líder, sin camiseta con una mujer que se muere por cumplir sus deseos sexuales. No tiene ningún sentido en que nos cuenten que era prostituta porque no lo era.

En el libro haces una pequeña crítica a las películas Disney sobre esa tendencia a representar a las mujeres como enemigas y a los hombres como salvadores...

Creo que Disney acompañó, me da un poquito de pena que no haya ido por delante, sino que acompañó. Hablo, por ejemplo, de Mulán. Mulán fue una película que llegó en un momento que Disney vio que en ese momento en la sociedad era necesario contar una historia en la que la princesa se salva de sus propias batallas. Por su puesto que ha ido evolucionando.

Yo no culpo a Disney del machismo, digo que va contando un reflejo de una sociedad con unos reflejos establecidos de que ocupamos cada uno. En todas las historias las malas hemos sido las mujeres, la mala que le robó la voz a la Sirenita por envidia, la madrastra que es malísimas con la pobre niña, la reina que porque hay otra mujer más bella que ella la trata de envenenar con una manzana. Los hombres son siempre los salvadores. Luego, en todas las películas Disney, ellas no tienen una profesión mientras que el hombre es el cazador.

A algunas de las mujeres de tu libro no se las reconoció a pesar de tener un gran talento, ¿Has visto eso en la industria musical, mujeres con un gran talento pero que la industria no ha sabido reconocer por no tener el rol que se esperaba de ellas?

Es una realidad que en la industria musical hay más mujeres que hombres. Participe en un panel de Bilboard el año pasado con el director de una compañía de discos que me explicaba la razón, él mismo, decía que como el público mayoritario de la música es femenino pues, supuestamente, es la mujer la que arrastra al hombre a los conciertos, es la que consume los discos físicos, lleva a que de los hombres se enamoran y con las mujeres se identifican.

"Es una realidad que en la industria musical hay más mujeres que hombres"

El proceso de enamoramiento es mucho más rápido que con el de identificación, por su puesto, dejando a un lado que los dos tienen talento. Este directivo me ponía el ejemplo de Selena Gomez y Justin Bieber, los dos son muy talentosos y muy completos pero las chicas enseguida le daban a seguir en las redes porque, además, lo veían muy bonito. En cambio, este proceso con Selena Gómez ha sido más largo. Es verdad que está ayudando mucho este movimiento de power, yo he tenido 104 millones de streams, las mujeres están queriendo sentirse identificadas a través de la música urbana

Imagen de la cantante Beatriz Luengo

Has trabajado con artistas como Ozuna, Wisin Yandel, Chayanne, ¿A lo largo de tu carrera te has encontrado con situaciones machistas que te han llevado a tener una mayor perspectiva de género?

Con los artistas nunca me ha pasado, nunca me han hecho sentir inferior. Me ha pasado con algunas personas de los entornos, en sesiones de compositores, productores y con un sector de la industria.

Hace dos años Bilboard sacó una estadística de mujeres compositoras, ignorando a quienes cantan las canciones, el porcentaje de mujeres vs hombres era de un 2% y eso es una realidad. En enero del pasado año por un premio que equivale en Estados Unidos a la SGAE y fui yo como compositora y le dieron un premio a Natti Natasha como artista, pero como compositora solo estaba yo frente a 150 hombres.

¿Crees que esas situaciones han provocado que tengas perspectiva de género y que han podido influir en que hayas querido plasmar esas 12 historias en tu libro?, ¿hay correlación?

Sí porque el año pasado participé, por primera vez, en una plataforma que se llama Woman in Music. Es una plataforma donde las mujeres le damos voz a ese tipo de cosas, que no hay mezcladoras, compositoras...etc. De ahí me llamaron de una plataforma formada por Alicia Keys, yo soy una de las directivas de la parte latina junto con otras mujeres, esto me ha ayudado en el proceso en el que yo estaba escribiendo el libro. Me ha ayudado a entender que es necesario contar lo que estamos viviendo desde el pasado hasta el presente que es lo que hago en el libro.

"La conclusión que yo siento que trato con el libro es que el feminismo es necesario"

La conclusión que yo siento que trato con el libro después de una primera es que el feminismo es necesario, un tema que en prensa todavía me lo preguntan, pues imagínate, en los próximos 10 años 30 millones de niñas serán mutiladas genitalmente, la brecha salarial es una realidad o los puestos desajustados en los que lideran hombres y mujeres.

En mi industria hay 2% de compositoras en comparación con un 98% compositores y no hay directivas en productoras de discos, solo conozco a una directiva en la industria latina. Es evidente que las mujeres sufrimos una subestimación de género.

¿Qué piensas de movimientos como el "Me Too"?

Imagen de la cantante Beatriz Luengo

Aquí el movimiento ha sido muy fuerte. Yo jamás y nunca he tenido una situación que se aproxime a eso, lo vivo desde fuera como receptora de todas estas historias y me quedo alucinada. Me entristece que pase y me parece muy valiente que estas mujeres por contarlo, y estos hombres, también, porque han salido muchos hombres con el Me too.

También, entiendo que hay que dejar a la justicia que actúe, no se puede tirar por tierra a nadie sin que verdaderamente haya pruebas suficientes. Lo que se trata es de que todos hagamos un ejercicio de responsabilidad, entender cuando hay sentencias firmes y cuando alguien, simplemente, pone un tuit pero en su día no puso una denuncia ni nada. Lo que hay que hacer es llevarlo por la vía legal y penal porque así es como se cambian las cosas.

Nombrabas antes a Elvira Sastre, ¿por qué la elegiste para el prólogo?

Es mi escritora favorita. Me encanta Elvira, es valiente, cercana. Siento que respira actualidad. Tiene una sensibilidad para narrar lo que está pasando hoy maravillosa. Su último libro me fascina. Siempre la he admirado, así que cuando mi editora me preguntó que quién quería que escribiera el prólogo dije que ella, le mandamos el libro y en menos de 24 horas lo leyó, le gustó y me hizo el prólogo.

Las ilustraciones del libro están muy cuidadas, ¿el proceso de selección para elegir a la ilustradora fue igual que con Elvira Sastre, a primera vista?

Sí, la conocí por Instagram. Yo tengo dos obsesiones uno es seguir a bailarines y bailarinas y el otro es ilustradores e ilustradoras. Hicimos click desde el principio. Ella ilustró mi último disco que ha sido platino en España y Oro en México, y la verdad es que me han celebrado mucho los medios las ilustraciones. Con este disco me nominaron al Grammy, y eso es un todo, también las ilustraciones.

¿Qué piensas sobre el debate que se ha reabierto, últimamente, sobre si se puede escuchar o bailar reggaeton, trap o música urbana y ser feminista?

Mi punto de vista es respetar los distintos puntos de vista en las canciones de lo que representa mujer y hombre. Yo que compongo para Daddy Yanke, Ozuna o Wisin Yandel y ahora estoy componiendo para músicas urbanas, mujeres… yo entiendo el lenguaje explícito de las canciones urbanas, entiendo que es parte del movimiento, entiendo que Bad Bunny canta 200 millas.

El lenguaje explícito forma parte, sobre todo, del trap y del reggaeton. A mí el lenguaje explícito yo no lo uso como cantante, pero como compositora formando parte de este universo tengo que respetarlo y entenderlo. Ahora lo que no entiendo es que la mujer quede en una situación que la desfavorece en una canción.

"Lo que no entiendo es que la mujer quede en una situación que la desfavorece en una canción"

Cuento en el libro que hace poco estaba en una sesión componiendo una canción para una artista urbana mujer, y el estribillo era "quiero que me riegues con tu manguera toda la noche entera", me fui de la sesión porque me parece de vergüenza que le contemos a las niñas que el nuevo cool es que te agaches mientras te riegan con una manguera. Las mujeres tienen que contar que ellas también disfrutan dentro de cualquier canción que hable de sexo.

¿Existe una visión machista en eso de no exponer en la música lo que a las mujeres nos gusta hacer en el sexo?

El problema es que las mujeres acaban bailando el feminismo visto desde el hombre. De verdad que lo vivo, porque me toca debatirlo en las sesiones de composición y lo tengo que explicar, porque me dicen "es que a la mujer le gusta".

La música tiene una responsabilidad, yo puedo entender que tú me digas que tu novia, en tu caso concreto, disfruta así viéndote como tu disfrutas. Bueno, maravilla. Pero si estamos hablando de un punto de vista casi que general en el que estamos tenemos que darle valor a la mujer, que cada vez está más empoderada y liberada y, cada vez, decide más lo que quiere y no quiere hacer. Esa es la realidad de lo que está pasando, y, para mi, es de lo que deberían hablar las canciones. Si cada vez tenemos más claro que en una relación sexual solo el sí es sí en redes, y, luego vienen las canciones y lo que dicen es que quieres que te rieguen con una manguera pues no lo entiendo. Hay que acompañar a la sociedad.

¿De los 12 personajes que seleccionas en el libro ha habido alguna especial para ti a la hora de escribirla?

Gala Dalí porque es como me siento yo con mi chico. Dalí fue un hombre muy valedor de su mujer y llegó a firmar sus cuadros como Gala Dalí, dándole toda la importancia de lo que ella supuso para su obra. Yo me siento así, tanto él para mí como yo para él.

Más noticias en Política y Sociedad