Público
Público

Brecha de género Agentes de Igualdad: la apuesta de Carmena por la equiparación real entre hombres y mujeres

Han tenido que pasar casi veinte años para que una figura profesional como la de los agentes y técnicos/as de Igualdad, definida desde los años noventa y reconocida en la Clasificación Nacional de Ocupaciones, sea una realidad en el Ayuntamiento de Madrid.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. EFE/Javier Lizón

A partir de este año, un total de 34 personas (23 de ellas personal indefinido y las 11 restantes funcionarias interinas) se encargarán de diseñar, coordinar y evaluar las políticas públicas municipales con perspectiva de género. De hecho, ya cumplían estas funciones, aunque ahora ya tendrán consolidados sus puestos de trabajo.

¿Cuáles serán sus cometidos concretos?, ¿en qué ámbito trabajarán?, ¿qué repercusión tendrá su trabajo? En definitiva, ¿cómo afectará a la ciudadanía la actividad de esta figura desconocida para una gran parte de los madrileños?
Entre sus ocupaciones concretas figuran, por ejemplo, el diagnóstico y análisis de la situación y posición de mujeres y hombres en la ciudad de Madrid para la detección de desigualdades de género y la planificación de proyectos relacionados con la igualdad de oportunidades, la transversalidad de género y el empoderamiento de las mujeres, así como la dirección y supervisión de su gestión y evaluación.

Otra de sus prioridades será proponer medidas para crear o adecuar programas, recursos y servicios para garantizar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, al igual que la planificación y evaluación de estrategias para prevenir la violencia contra las mujeres.Igualmente, entre las tareas de esta nueva categoría profesional destaca el impulso de la investigación, innovación y buenas prácticas en materia de igualdad de oportunidades, y prevención de la violencia contra las mujeres.

Definida desde los años noventa

La figura de agente de igualdad está definida desde los años noventa del pasado siglo, y reconocida en la Clasificación Nacional de Ocupaciones. Sin embargo, no aparece en el Ayuntamiento de Madrid hasta el año 2000 con la creación del Área de Promoción de Igualdad y Empleo y su apuesta por las políticas de igualdad a nivel municipal.

Desde entonces, las agentes de igualdad llevan realizando su labor hasta ver consolidadas ahora sus plazas. Su trabajo ha estado muy presente en las unidades de igualdad, cuyo cometido es introducir la perspectiva de género en las diferentes áreas municipales.

Según han explicado a este diario fuentes del Ayuntamiento, para ser agente de igualdad y/o técnica de igualdad se exigirá estar en posesión del título universitario o de Grado. En aquellos supuestos en los que la ley exija otro título universitario será éste el que prevalezca, y la formación específica en materia de género será tenida en cuenta.

Las figuras de agente y técnico/a de Igualdad cobraron carta de naturaleza en el pleno municipal del pasado 20 de diciembre, que aprobó por mayoría, con los votos a favor del Grupo Socialista, la propuesta de Ahora Madrid para la creación de ambas figuras.

Este fue el primer paso para iniciar un procedimiento para la consolidación de los 34 puestos de trabajo existentes en la actualidad, dependientes del Área de Gobierno de Políticas de Género y Diversidad, al tiempo que supuso la legitimación de las funciones desarrolladas por las personas que ocupen dichos puestos de trabajo.

Aumento de plantilla

Esos 34 puestos de trabajo pueden resultar insuficientes, pero el Ayuntamiento, según las mencionadas fuentes, piensa incrementar la plantilla a medio plazo.
“La política de igualdad en el Ayuntamiento”, precisan, “está evolucionando, igual que evoluciona la sociedad, y en este momento se están poniendo en marcha las estructuras de coordinación necesarias para llevar a cabo la transversalidad de género en toda la organización municipal apoyada en las agentes de igualdad. De esta puesta en marcha pueden derivar necesidades de personal que responda a distintos perfiles relacionados con la igualdad de género para trabajar de manera conjunta, como promotoras/es de igualdad, una figura que está más en contacto directo con la ciudadanía”.

Países como Francia, Alemania, Reino Unido o los Países Bajos cuentan con figuras parecidas a las de los agentes y técnicos/as de Igualdad. Sin embargo, su perfil profesional presenta matices diferenciadores importantes, y denominaciones variadas y cambiantes a lo largo del tiempo.

Respecto a cómo afectará a la ciudadanía el trabajo de los agentes de Igualdad, las fuentes consultadas lo tienen claro: “Conseguirá reducir las brechas de género en cada ámbito de actuación, permitiendo, poco a poco, avanzar hacia una sociedad más justa”.