Público
Público

La brecha salarial disminuye en Catalunya pero las mujeres todavía cobran un 20,6% menos que los hombres 

De media ganan hasta 6.000 euros anuales menos que ellos. Es un dato "intolerable", según la consellera Tània Verge, que "disminuye a ritmo demasiado lento": un 1,5% respecto al año anterior. Sin intervención tardaría entre 25 y 30 años en cerrarse y es uno de los factores que explica la feminización de la pobreza

El conseller  d’Empresa i Treball, Roger Torrent, i la consellera d’Igualtat i Feminismes, Tània Verge, juntament amb la responsable de l’Observatori del Treball i Model Productiu, Manuela Redondo.
El consejero de Empresa y Trabajo, Roger Torrent, y la consejera de Igualdad y Feminismos, Tània Verge, junto con la responsable del Observatorio del Trabajo y Modelo Productivo, Manuela Redondo. Emma Pons

La brecha salarial entre hombres y mujeres en Catalunya desciende por quinto año consecutivo pero todavía es del 20,6%. Es decir, que las mujeres en Catalunya cobran una quinta parte menos que los hombres por el mismo trabajo. Esto significa que en promedio, las mujeres ganan hasta 6.000 euros anuales menos que los hombres. Pese a ser la cifra más baja desde que se empezó a registrar, en 2008, es un dato "intolerable" que "disminuye a ritmo demasiado lento" y es uno de los factores que explica la feminización de la pobreza.

La brecha salarial se ha reducido un 1,5% respecto a 2018

Son palabras de la consellera d'Igualtat i Feminismes, Tània Verge, que ha participado en una rueda de prensa junto con el conseller d'Empresa i Treball, Roger Torrent, y la responsable del Observatori del Treball i Model Productiu, Manuela Redondo, organización encargada de elaborar el informe Evolución de la brecha salarial de género en Catalunya 2019.

Se trata de datos anteriores al estallido de la pandemia, por lo que todavía no reflejan el impacto que ha tenido sobre el mercado laboral y las desigualdades de género.

500 euros de diferencia al mes

En 2019, el salario medio de las mujeres se situó en los 22.988,2 euros anuales brutos, frente a los 28.965,4 de los hombres. Se trata de casi 6.000 euros de diferencia al año, es decir, 500 al mes.

Una de cada cuatro mujeres cobra el SMI o menos, frente al 10% de los hombres

La brecha se ha reducido un 1,5% respecto a 2018 gracias a que los salarios de las mujeres han subido más que los de los hombres, en buena parte debido a los efectos del incremento del salario mínimo, que en 2019 subió de 736 a 900 euros.

Actualmente, un 25% de las mujeres cobra una cifra correspondiente al SMI o inferior, frente al 10% de los hombres. El hecho de que haya más mujeres en la parte baja de la escala salarial se conoce como efecto "suelo pegajoso", y se produce porque las mujeres tienen puestos de trabajo menos retribuidos, en sectores menos valorados socialmente, y menos cargos de responsabilidad , entre otros.

Por otro lado existe el efecto "techo de cristal", que hace que las mujeres con remuneraciones más elevadas cobren menos que los hombres en esta situación. Concretamente, el 10% de las mujeres con mayores salarios cobran en torno a los 41.000 euros brutos anuales, frente a los 50.000 de los hombres.

Desigualdad estructural

La brecha salarial se explica por diferentes causas, entre ellas un mayor paro entre las mujeres, mayores tasa de parcialidad y temporalidad y un menor acceso a los puestos de responsabilidad. En cuanto a la parcialidad, en muchos casos es no deseada y un 16% de las reducciones de jornada es para el cuidado de niños o personas dependientes, en el caso de las mujeres, frente al 3% de los hombres.

El 16% de las reducciones de jornada de las mujeres son para el cuidado de familiares

Se trata de una desigualdad que atraviesa al conjunto del mercado laboral, afectando a las mujeres en todos los tramos de ingresos, franjas de edad, sectores y modalidades contractuales. "Esto demuestra que se trata de una desigualdad estructural", ha destacado Verge. "Las mujeres cobran el 79,4% de lo que cobran los hombres, es como si dejáramos de cobrar a mediados de octubre", ha afirmado.

Sin ninguna intervención pública, Verge ha apuntado que la brecha se cerraría dentro de 25 o 30 años. Actualmente su Departament trabaja en diversas intervenciones orientadas a incidir en ello, la mayoría conjuntas con Treball. Entre ellas, la obligatoriedad de que todas las empresas de más de 50 trabajadores a partir del 8 de marzo tengan plan de igualdad, así como el control de los registros salariales.

Por su parte, Torrent ha señalado que la brecha salarial es un "lastre" tanto para las mujeres como para el conjunto de la sociedad y ha detallado una serie de políticas de empleo para mejorar la calidad de los puestos de trabajo de las mujeres. Asimismo, ha afirmado que inspección de Treball ha aumentado la vigilancia sobre estos temas, con un incremento del 46% de las actuaciones y del 222% de las infracciones propuestas por discriminación por razón de sexo en 2021.

Más noticias