Público
Público

Cabalgata Así será la cabalgata de las 'Magas de enero' que irrita a la derecha

Un homenaje a la música protagonizará la edición de la cabalgata de las 'Magas de enero' de València, que se celebrará el próximo domingo día 13. Hablamos con las tres mujeres que representarán este año los valores y nos sumergimos en el origen republicano de esta festividad que pone a la derecha en cólera.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 9

Una imagen del desfile de las magas de enero del año pasado

Libertad, Igualdad y Fraternidad-Sororidad volverán a las calles de València el próximo domingo 13 de enero. Son las tres magas que proclaman para los niños y las niñas una protección para su desarrollo mental, social y físico, una educación completa, sin dogmas y por la paz, un entorno saludable y una vida digna. Las tres magas cerrarán por cuarto año consecutivo la Fiesta de la Infancia, una celebración laica de origen republicano recuperada por la Societat Coral el Micalet, con la participación altruista de decenas de entidades y colectivos de todo el País Valenciano.

El lema de este año: la música. Y, por ello, las varitas de las magas portarán corcheas en sus extremos. En ediciones anteriores fueron tréboles por el medio ambiente o palomas por la paz. “Aquí no engañamos a nadie; se trata de una fiesta para todas las religiones, que da visibilidad a las mujeres y que saca la cultura a la calle. Una cabalgata así es única en el mundo; estamos haciendo de València una ciudad pionera”, expresa Cristina Escrivà, de la Associació Cultural Institut Obrer y autora del cuento Les tres magues de gener. Y añade: “Es una festividad complementaria; no queremos suplantar nada. Respetamos y también queremos que nos respeten”.

Como novedad, este año se recuperará la caja de “L’Esglai” (susto, en valenciano), que se abrirá en diferentes tramos del recorrido con una sorpresa que no se puede desvelar. De nuevo, desfilarán por València grupos de danzas, gigantes y cabezudos, muixeranguers, grupos de batucadas, de animación y no faltarán a la cita personajes como Caparrut o Pregoner. A los niños y las niñas se les regalará todo aquello que se cree con las manos, como las papirolas resultantes del arte de la papiroflexia. Uno de los momentos más esperados será la recepción en el ayuntamiento del grupo de las sufragistas que construirán el lema “Cultura i harmonia”. Y, como colofón, el grupo Carraixet ofrecerá su actuación desde el balcón del consistorio.

Lejos de la vorágine consumista

La representación de los tres valores ha recaído este año en la educadora y activista social Maria Escalona (Libertad), la maestra y sindicalista Beatriu Cardona (Igualdad) y la química y política Pilar Soriano (Fraternidad-Sororidad). “Es un honor y una responsabilidad; los tres valores son pilares sobre los cuales se debe asentar nuestra sociedad. De no ser así, estaremos construyendo un mundo desigual donde sufrimos esclavitud y un mundo donde, en vez de cooperar, lo que hacemos es competir”, indica Cardona, que el año pasado ya participó como sufragista para ensalzar el trabajo incansable de las feministas para conquistar derechos. Cardona destaca que la cabalgata de las magas festeja los valores fundamentales y la diversidad de las personas para que todos los niños se sientan apelados, lejos de los valores del consumismo.

Las magas de esta edición: de izquierda a derecha, Maria Escalona (Libertad), Pilar Soriano (Fraternidad-Sororidad) y Beatriu Cardona (Igualdad).- HÉCTOR SERRA

“Y ese carácter laico te permite aglutinar, la multiculturalidad, que nadie quede excluido”, añade Soriano. Para la concejal de Compromís, se trata de una nueva fiesta para la infancia que ha venido para quedarse dentro del calendario festivo. “Se tiene que apostar por una fiesta moderna que necesita una ciudad moderna como València”, subraya.

“Es la primera fiesta en la cual hay tres mujeres protagonistas que no estamos de florero. No estamos para exhibir nuestro cuerpo como si fuese una parte más del producto. Venimos a poner en valor que las mujeres podemos ser repartidoras de magia y a darle la vuelta al concepto negativo de bruja. ¿Por qué el hombre era el mago y la mujer la bruja?”, razona Cardona. “Tenemos que proteger esa ilusión durante todo el año”, sentencia Escalona.

El espejo de 1937

El desfile de las Magas de enero de 1937 durante la República

La cabalgata del próximo día 13 rememora aquella otra que tuvo lugar en 1937, con el gobierno legítimo republicano en València. Organizada por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, el propósito era el de hacer olvidar a los más pequeños los horrores de la guerra, teniendo en cuenta también que los pueblos del País Valenciano fueron refugio de muchos menores amenazados por las bombas.

En aquella cabalgata, se repartieron una gran cantidad de juguetes, tanto instructivos como de entretenimiento, adquiridos a la Fàbrica Payà de Ibi por una cantidad de 100.000 pesetas. El Ateneo Popular de València subvencionó con 52.000 pesetas los gastos y las organizaciones antifascistas hicieron también aportaciones.

Las carrozas estaban protagonizadas por los personajes animados de la época, como Betty Boop o los tres cerditos

Gracias a las imágenes del fotógrafo Atienza realizadas en enero de 1937 y conservadas en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, se ha podido recuperar el espíritu de aquella fiesta. En aquella ocasión, las carrozas estaban protagonizadas por los personajes animados de la época, como Betty Boop o los tres cerditos. Otras tenían un carácter humorístico en relación con el tiempo político, como la imagen de un lobo feroz con la cara de uno de los generales franquistas más sanguinarios, Queipo de Llano. La caja de “L’Esglai”, en aquella cita, era la cabeza del traidor Franco que, de vez en cuando, salía para dar sustos.

También desfiló un juego de birlas o bolos que representaba a falangistas, requetés, soldados italianos y alemanes que estaban amenazados por una gran pelota que era el pueblo antifascista. La cabalgata cerraba con una gran carroza alegórica de la República con muchos niños y niñas que cantaban himnos populares.

La fiesta de la infancia pretendía institucionalizar unos días de felicidad y cultura con el solsticio de invierno de fondo y partiendo de una diversidad de actos éticos. Cabe destacar, además, la iniciativa que ese mismo año tuvo una librería de la calle de la Paz, que dedicó todo su espacio a contenido infantil. La librería mostraba dos escaparates decorados por la escritora y dibujante Pitti Bartolozzi —ilustradora del diario Sidrín, que se editó en València durante la Guerra— en homenaje a la defensa de Madrid y con un sinfín de libros que la autora había ilustrado para la editorial Estrella, ubicada en Barcelona.

Amenazas e insultos

Miembros de la extrema derecha hacen el saludo fascista y cantan el Cara al sol ante la cabalgata de las Magas de Enero.

La irrupción de tres magas en la festividad recuperada hace cuatro años se tradujo, especialmente en la primera edición, en un alud de insultos misóginos y groseros difundidos por medios de comunicación afines a la derecha. El glosario de graves calificativos y el menosprecio a esta cabalgata escenificado por los sectores más conservadores tiñó una celebración que aboga por la transmisión de los valores humanos de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Incluso la senadora del Grupo Popular por València, Marta Torrado, lanzó un tuit provocativo utilizando una foto con menores fotografiados al lado de las magas. El año pasado, grupos de extrema derecha intentaron boicotear la desfilada. En la plaza del Ayuntamiento se escucharon insultos, cánticos de Cara al Sol y se pidió la dimisión del alcalde Joan Ribó.

Sin embargo, la Fiesta de la Infancia llega robusta a la presente edición, con un aumento de los movimientos sociales participantes y una referencialidad indiscutible. Durante estos últimos meses, el fenómeno de las 'Magas de enero' ha desembocado en la publicación de un cuento, un documental, discos de canciones laicas para la infancia del siglo XXI compuestas por reconocidos poetas valencianos y la celebración de exposiciones itinerantes que han ayudado a conocer una fiesta que nunca más debería caer en el olvido.

Más noticias en Política y Sociedad