Público
Público

Calidad del aire y covid-19 La contaminación del aire urbano desciende un 55% en España desde la emergencia del coronavirus

Las restricciones al tráfico del estado de alarma han reducido las emisiones contaminantes a los niveles más bajos de los últimos diez años, según un informe de Ecologistas en Acción sobre la calidad del aire en el mes de marzo.

Una mujer pasea por las calles de Madrid, sin apenas tráfico por las restricciones de la emergencia del coronavirus./ Reuters-Susana Vera
Una mujer pasea por las calles de Madrid, sin apenas tráfico por las restricciones de la emergencia del coronavirus. Reuters/Susana Vera

alejandro tena

El confinamiento y las medidas restrictivas aprobadas por el Gobierno han reducido la contaminación del aire urbano hasta un 55% en España en la última quincena de marzo, según el último informe de Ecologistas en Acción, que recoge las mediciones de dióxido de nitrógeno (NO2) 125 estaciones de 24 ciudades del Estado.

Los datos revelan, por tanto, que la reducción drástica del tráfico rodado se está traduciendo en "una mejora sin precedentes de la calidad del aire, muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la OMS", según explican desde la organización medioambientalista. "Hay que subrayar que esta reducción de la contaminación se ha producido en el marco de una situación extrema, en absoluto deseable, que está originando graves problemas a muchísimas personas", agregan.

No en vano, la reducción de contaminación del 55% supone que los niveles de CO2 de España sean los más bajos para la segunda quincena de marzo que se han registrado desde la última década.

El informe revela también una menor reducción de la contaminación en las ciudades de la cornisa cantábrica respecto al resto del país. Las ciudades del litoral mediterráneo, por su parte, son las que más han rebajado sus niveles de NO2, llegando a niveles propios estaciones rurales. Asimismo, Barcelona y Madrid, las ciudades con mayores índices de contaminación de España, también han registrado datos históricos, ya que por primera vez desde 2010 ninguna de sus estaciones de medición ha rebasado el valor límite legal.

"La reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad son la mejor herramienta para mejorar la calidad del aire de las ciudades"

Si bien es cierto que las restricciones a la movilidad provocadas por la emergencia del coronavirus son un factor determinante, el análisis publicado por la organización ecologista señala que las precipitaciones que han marcado al mes de marzo también han contribuido a limpiar la atmósfera de las ciudades españolas. En cualquier caso, los datos de marzo de 2013 o 2018 registraron mayores índices de lluvias y la contaminación se mantuvo.

El informe achaca esta reducción del 55% de las emisiones en España a las restricciones al tráfico rodado, el mayor contaminante del país, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica. "La crisis de la covid-19 demuestra que la reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad son la mejor herramienta para mejorar la calidad del aire de las ciudades", explican desde la organización ecologista.

No en vano, la crisis del coronavirus no es una solución al cambio climático, sino un espejismo que limpia el aire, ya que la tendencia ha demostrado que durante las crisis económicas se reducen las emisiones pero no la concentración de partículas de CO2, que continúan en la atmósfera hasta cien años.

"Esta constatación debería marcar las políticas de movilidad urbana, acelerando las implantación de zonas de bajas emisiones ambiciosas en las principales ciudades, recuperando el transporte público del estigma provocado por la necesidad de anular el contacto social y potenciando la bicicleta y el tránsito peatonal", zanja el informe.

Más noticias