Público
Público

Caninos policías ¿De pura raza o mestizos?: Cómo elegir los mejores perros para labores policiales

Los agentes acuden a criadores de confianza, pero tampoco descartan ir a centros de acogida o aceptar las donaciones de particulares. Lo fundamental es que estén socializados y que adquieran las actitudes propias del trabajo policial.

Distintas fotografías de perros que realizan labores policiales.

Los perros adiestrados son utilizados cada vez más por los cuerpos policiales en labores de detección de drogas y explosivos, así como en el rescate y localización de personas, y en muchas ocasiones se convierten en los mejores aliados de los agentes para resolver con éxito los diferentes casos a los que se enfrentan.

Uno de los últimos ejemplos –muy mediático- de esa eficacia canina fue la localización, a finales del pasado verano, del cadáver de la esquiadora Blanca Fernández Ochoa, que fue hallado en las inmediaciones del pico de La Peñota, en la sierra de Guadarrama, por Xena, una hembra de pastor belga malinois, de 3 años. 

El animal paseaba por la zona junto a su dueño, el sargento de la Guardia Civil Francisco Borreguero, quien se encontraba en ese momento fuera de servicio pero participaba como voluntario en la operación de búsqueda de la medallista olímpica. 

Son precisamente los pastores belgas malinois muy utilizados por la policía y el Ejército por sus cualidades innatas: son ágiles, fuertes, vigilantes y protectores. Unos auténticos atletas caninos que necesitan muchas horas de trabajo para cumplir con sus necesidades genéticas. 

Un pastor belga malinois, junto a un guía canino. /Héroes de 4 patas.

El pastor belga malinois es una de las cuatro variedades de la raza canina de pastor belga y su nombre proviene de la ciudad belga de Malinas. Esta raza, junto a la del pastor alemán, es de las más utilizadas tradicionalmente por los cuerpos policiales para nutrir a sus unidades caninas. 

Sin embargo, en los últimos años los cheniles policiales comienzan a albergar animales de otras razas y, fundamentalmente, mestizos o cruzados, que cumplen a la perfección todos los requerimientos y actitudes propias del trabajo policial con perros adiestrados. 

El subinspector de la Policía Municipal de Madrid Rafael de la Gándara, responsable de la Unidad Canina del cuerpo, explica que los perros mestizos, por razones genéticas, suelen ser, muy fuertes y sanos, y por lo general tienen el carácter muy equilibrado. Además, no presentan tantos problemas como otros de razas puras, como la displasia de cadera o de codo. 

Entre los últimos ejemplares que se han incorporado a la Sección Canina de la Policía Local madrileña se encuentran un pastor alemán que fue abandonado en Vallecas y que fue recogido en el Centro de Protección Animal de Aluche, y otros tres perros mestizos – uno de ellos cruce de Jack Russell terrier- en el Centro Integral de Acogida de Animales que la Comunidad de Madrid tiene en Colmenar Viejo. 

Y este es un hecho significativo: los cuerpos policiales acuden cada vez más a este tipo de centros de acogida y protectoras de animales para buscar ejemplares que puedan servir en las labores de seguridad, protección y rescate. 

Prueba de obediencia entre un pastor alemán y su guía./ Guardia Civil

"En principio, a mí me da igual la raza y si el animal es mestizo, chucho o de pura raza. Sólo nos importa asegurarnos de que va a ser útil porque reúne la carga instintiva que se les exige (caza, presa y juego). También nos aseguramos de que no tiene miedos ni es agresivo. Lo ideal es empezar a adiestrarlos entre los 8 o 10 meses y los dos años de edad", explica De la Gándara. 

De los 24 perros que componen la Unidad Canina de la Policía Municipal de Madrid, el 40 por ciento son mestizos. En el caso de los perros guía de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE), precisa De la Gándara, tampoco se suelen utilizar razas puras sino, de forma preferente, cruces entre labradores y Golden Retriever.

Comportamiento y potencial

Otra opción de la que dispone la Policía Municipal es la donación de perros por parte de particulares. En ese caso, los guías caninos se quedan un mes con los animales para comprobar su comportamiento y su potencial. En caso positivo, les someten a unas pruebas veterinarias para ver si están sanos y posteriormente son incorporados al servicio. 

Jesús Navarro es cabo primero de la Unidad Central del Servicio Cinológico de la Guardia Civil en El Pardo y recuerda que siempre ha habido perros mestizos en las secciones caninas de los cuerpos de seguridad, siendo el cruce más frecuente el de pastor alemán y pastor belga. 

El cruce más frecuente el de pastor alemán y pastor belga

"Lo que se busca principalmente al adquirir un perro", indica, "son las características del individuo, y no tanto la raza que tiene. La ventaja que tiene conseguir un perro de criadores profesionales es que en una mañana se testan hasta cuarenta ejemplares para elegir a los mejores. Y hacerlo a través de criadores profesionales es que ya tienes un estándar y un baremo garantizados".  

Los animales que llegan a la Guardia Civil proceden de dos vías diferentes. Una de ellas es la compra a criadores profesionales que se dedican específicamente a tener perros para los cuerpos policiales. En este caso, no se mira tanto la belleza sino las actitudes de los canes. 

La otra vía es la Escuela de Cría Caballar de Ávila, donde se dispone tanto de perros como de caballos. Una tercera opción son las donaciones de particulares. En este caso, los agentes hacen un test al animal para medir su carácter, obediencia y comportamiento, sin importar en absoluto la raza que tenga. 

500 perros en España

En toda España, la Guardia Civil cuenta con unos 500 perros, y en el centro de El Pardo hay entre 150 y 160. De estos últimos, de raza pura, con pedigrí y papeles, no habrá más de cinco animales, indica el guardia civil. 

El cabo primero Navarro trabaja últimamente con cuatro perros de reciente adquisición, de los que tres han sido comprados a criadores y la cuarta es una perra recogida en la protectora SOS Malinois. 

Una agente de la Unidad Canina da de comer a un perro en el chenil. / MTZ

El guía canino señala que estos perros se pusieron de moda hace algún tiempo "y ahora la gente los está abandonando porque son muy activos, tienen mucha intensidad y energía, y requieren de sus propietarios mucho tiempo y ejercicio·. 

"Nosotros nos fijamos principalmente en que sean perros equilibrados, que estén hipersocializados, acostumbrados a convivir con la gente y otros perros. También es muy importante la carga instintiva, la capacidad de esforzarse por conseguir un juguete, y que no tengan ningún tipo de miedo a ruidos, portazos y demás. Del físico nos basta con que tengan una línea estándar y que sean ágiles y fuertes", aclara Navarro. 

En cuanto a la vida útil de un perro policía, depende de la especialidad que tenga. La más exigente físicamente es la de seguridad y rescate, donde los animales suelen trabajar durante nueve o diez años. En labores de detección de sustancias estupefacientes pueden llegar hasta los once años. 

Por otra parte, fuentes del Centro Integral de Acogida de Animales de la Comunidad de Madrid en Colmenar Viejo confirmaron a este diario que los cuerpos policiales acuden a ellos para buscar animales y que los cruces de pastor belga malinois son unos de los más demandados.